La pulga: características y curiosidades de su salto

Por sus características morfológicas, la pulga puede llegar a saltar distancias de hasta 200 veces la longitud de su cuerpo en cuestión de milisegundos. En las siguientes líneas te contamos cómo y por qué lo hacen.
La pulga: características y curiosidades de su salto
Sebastian Ramirez Ocampo

Escrito y verificado por Médico veterinario y zootecnista Sebastian Ramirez Ocampo.

Última actualización: 07 abril, 2022

Las pulgas o sifonápteros son insectos invertebrados que se alimentan exclusivamente de sangre (hematófagos). En la naturaleza se pueden encontrar más de 2000 especies parasitando todo tipo de animales, principalmente mamíferos, como las ya conocidas infestaciones por pulga en perros, gatos y humanos. A continuación te presentamos un poco más de ella y sus curiosidades.

Generalidades de la pulga

La pulga ha sido identificada como el parásito externo más habitual de los animales de compañía. Según investigaciones se tiene conocimiento que estos insectos han actuado desde el Paleoceno.

Por sus hábitos alimenticios las pulgas pueden actuar como vectores de diferentes enfermedades zoonóticas y no zoonóticas, las que pueden ser catastróficas tanto para los humanos como para sus animales de compañía. Por ejemplo, si una pulga se alimenta en un principio de sangre de un animal infectado con bacterias y luego pica a una persona, puede llegar a transmitirle enfermedades como el tifus, varias rickettsiosis o la peste bubónica.

En el caso de los perros y los gatos, la picadura de la pulga puede generar una reacción alérgica que se manifiesta con pequeñas erupciones o zonas inflamadas. Estas producen una sensación intensa de prurito, lo que puede desencadenar en una grave dermatitis sino se realiza un tratamiento adecuado. Por otro lado, pueden llegar a transmitirle enfermedades a los caninos y felinos como dipilidiosis, micoplasmosis, bartonelosis, entre otras.

Características físicas

Las pulgas son animales muy pequeños, generalmente de un color oscuro, cuyas diferentes especies miden entre 1.5 y 10 milímetros de largo. Su cuerpo se encuentra comprimido lateralmente y cuenta con un fuerte exoesqueleto esclerotizado, el cual se ha adaptado para soportar el rascado de los animales que habita. De igual manera, está cubierta de pelos y espinas dirigidos hacia atrás, lo que le permite una mayor movilidad dentro de su huésped.

Por otra parte, no cuenta con una visión muy especializada, ya que carece de ojos compuestos. Algunas especies cuentan con grandes o pequeños ojos simples. Tiene además un sistema bucal especializado para alimentarse de la sangre de los animales. Este está conformado por varios apéndices surgidos de la parte inferior de la cabeza.

Aunque estas características hacen de la pulga un animal muy ágil y difícil de atrapar, su especialidad se encuentra en su gran capacidad de salto.

Cómo funciona el salto de la pulga

Las primeras investigaciones acerca del tema iniciaron en el año de 1967, en donde dos grupos de científicos se dieron a la tarea de descubrir realmente el mecanismo de salto de la pulga. Antes de esto, se creía que estos insectos generaban tal brinco por la acción de la musculatura de sus extremidades.

Al finalizar sus estudios, ambos grupos concluyeron que estos insectos poseían en sus articulaciones depósitos de resilina, una de las proteínas más elásticas encontradas en la naturaleza. Por tal razón, los saltos rápidos y potentes que dan estos pequeños animales se deben gracias a la energía liberada por la resilina, la cual actúa como una especie de resorte tensado.

Sin embargo, no estaban de acuerdo en cuanto a la posición de despegue de la pulga antes del salto. Por un lado, unos exponían que este insecto se impulsaba desde sus rodillas. Otros explicaban que desde una posición agachada la pulga replegaba las articulaciones de sus extremidades posteriores, para luego empujar sus patas hacia el suelo y así saltar vertical u horizontalmente.

Una pulga con huevos.
Una pulga con huevos sobre su abdomen.

No obstante, la tecnología en esos tiempos no era tan certera como para aclarar finalmente como eran las mecánicas involucradas en este proceso. Por tal razón, una reciente investigación de la Universidad de Cambridge se dispuso a esclarecer este debate de años.

Nuevas investigaciones

Utilizando cámaras de alta velocidad los científicos lograron demostrar que estos insectos se impulsan realmente desde sus pies, también conocidos como tarsos. Estos se encuentran equipados con pinzas de agarre especializadas, las cuales permiten una mejor estabilidad antes de realizar los saltos.

Es decir que en un principio las pulgas se agarran a la superficie en que se encuentren desde la punta de sus tarsos. Luego liberan la energía contenida en sus depósitos de resilina y se impulsan desde la punta de sus pies en la dirección necesaria. De esta manera, utilizan sus extremidades como una palanca.

Pinzas de agarre ubicadas en las puntas de los tarsos

Curiosidades

Estos pequeños animales ocupan el primer lugar en cuanto a realizar saltos respecto a su tamaño. Una pulga puede llegar a saltar hasta 200 veces el tamaño de su cuerpo en cuestión de un milisegundo. La aceleración en el despegue es de 11,16 km/h, y alcanza longitudes de hasta 33 centímetros en dirección horizontal y 18 centímetros en vertical.

Si un ser humano tuviera la capacidad de salto de una pulga, podría llegar hasta la punta de un edificio de 70 pisos de altura. Así mismo, la fuerza de aceleración que experimentan las pulgas al momento del despegue es 100 veces mayor a la que está sometido un piloto de aviones.

Finalmente, este insecto puede realizar hasta 600 saltos por hora. Además, solo realiza estos movimientos explosivos cuando percibe luz, ya que en la oscuridad tiende a quedarse quieta.



  • Sutton GP, Burrows M. Biomechanics of jumping in the flea. The Journal of experimental biology. 2011;214(Pt 5):836-47.
  • Lareschi M, Sanchez J, Autino A. A review of the fleas (Insecta: Siphonaptera) from Argentina. Zootaxa. 2016;4103(3):239-58.
  • Iannino F, Sulli N, Maitino A, Pascucci I, Pampiglione G, Salucci S. Fleas of dog and cat: species, biology and flea-borne diseases. Veterinaria italiana. 2017;53(4):277-88.
  • Burrows M. How fleas jump. The Journal of experimental biology. 2009;212(18):2881-3.
  • BENNET-CLARK HC, LUCEY ECA. The Jump of the Flea: A Study of the Energetics and a Model of the Mechanism. Journal of Experimental Biology. 1967;47(1):59-76.
  • Burrows M. Jumping mechanisms and performance of snow fleas (Mecoptera, Boreidae). The Journal of experimental biology. 2011;214(Pt 14):2362-74.