La luciérnaga, fuente de luz

Francisco María García 25 febrero, 2018
Estos insectos se caracterizan por su bioluminiscencia, que no es otra cosa que la capacidad de brillar a voluntad mediante una sustancia que se produce en la región baja de su abdomen; están en peligro de extinción por polución, excesiva luz de las ciudades y destrucción de hábitat

La naturaleza siempre nos ha sorprendido con sus maravillas. La verdadera magia está en ella, en los múltiples ejemplos de funcionalidad y belleza que encontramos en sus manifestaciones: en este caso la luciérnaga.

Muchas muestras de ello se encuentran en la espléndida y diversa fauna existente, como los ejemplares que nos atañan. Presentan una gran biodiversidad, al registrarse casi 2 000 especies conocidas. En cada parte del mundo hay una especie, con nombres diferentes.

Son insectos coleópteros de la familia de los lampíridos, como los escarabajos, caracterizados por su bioluminiscencia. Se encuentran en muchos países, pero abundan en los ecosistemas boscosos, cálidos y húmedos de Asia y América.

Dependiendo de las regiones, en España reciben otros nombres  como cocuyo, lucero, candelilla y lumbrera. También se les llama bichos de luz, cuco de Dios o fuego fatuo. En otros lugares se les conoce como cuqueta o cuca, linternilla, candileja, candilito y gusano de luz, entre muchísimos nombres más.

Cómo se forma la luz de las luciérnagas

En la parte baja del abdomen de las luciérnagas se produce una sustancia, la luciferina, que mediante la enzima luciferasa es oxidada a voluntad. También en el proceso interviene un compuesto llamado adenosin trifosfato. La luciérnaga emplea la luminiscencia en el cortejo para la función del apareamiento.

Luciérnaga: bioluminiscencia

Se observan generalmente en las noches unas pequeñas luces itinerantes entre la vegetación, muestra de la actividad de estos insectos. Vistas de cerca, la luz que generan es algo verdosa. Tiene la particularidad de ser una luz fría, al contrario de la luz solar o artificial a las que estamos acostumbrados.

Mitos históricos sobre las luciérnagas

En la historia se han creado muchos mitos sobre la existencia de las luciérnagas. Se ha creído que son espíritus que vagan por ciertos lugares, entidades de otras dimensiones o metafísicas e incluso mensajes de la divinidad. Comparten la misma simbología de la luz y su correlación con lo bueno y con el amor.

Lo cierto es que por el evento mágico de producir luz siendo pequeñas criaturas orgánicas, nunca han pasado desapercibidas para el género humano.

Aplicaciones prácticas humanas de la bioluminiscencia de las luciérnagas

Las luciérnagas pueden ser una fuente de luz natural siempre y cuando sea en un entorno compatible con su biología. El uso más común sería para iluminar jardines; sin embargo, estos insectos no pueden ser privados de sus necesidades biológicas, ya que podrían perecer.

Muchas investigaciones actuales en biotecnología se dirigen a lograr iluminación mediante diferentes organismos que producen luminiscencia natural. Estas iniciativas han provocado cierta polémica en relación a la ética, ya que implica la manipulación de seres vivos, por muy pequeños que estos sean.

Luciérnaga: hábitat

Por otro lado, si se lograra replicar su proceso bioluminiscente se obtendría una energía limpia que no genera calor ni desechos tóxicos. Además, no requeriría de otra fuente de energía para su generación.

La obtención de una luz natural

Entre los numerosos usos que se investigan para la luz biológica, están los siguientes:

  • Replicar el mecanismo luminiscente de las luciérnagas para muchos procesos biotecnológicos, como la medicina y la ecotecnología.
  • Desvelar y resaltar enfermedades o patógenos para detectar el área que afectan, la manera y tiempo en que se propagan en órganos o tejidos. Así, poder atacarlos certera y selectivamente.
  • Árboles luminosos en áreas públicas y vías para la seguridad ciudadana y para disminuir el uso de las luces tradicionales.
  • Indicador del nivel de humedad en plantas.
  • Marcadores de contaminación bacteriana, vírica o de toxicidad en alimentos y productos de consumo animal y humano.
  • Identificadores biológicos de organismos en seres vivos, incluso en humanos.
  • Espectáculos y escenografías sociales y culturales, como árboles de Navidad autoiluminados.

La actualidad de las luciérnagas

Impresionantes coreografías de nubes de luciérnagas en Asia y Tennessee son un hermoso espectáculo nocturno como atractivo turístico. Se cree que se debe a una especie de método de comunicación entre ellas.

Lamentablemente, en la actualidad hay menos luciérnagas que antes. De hecho, se encuentran en riesgo de extinción al ser muy sensibles a la contaminación, la depredación ambiental y la excesiva iluminación artificial de las urbes.

Hay que proteger a estas maravillosas fuentes de luz y detener la invasión de sus templos naturales. Eso, si queremos seguir disfrutando de sus llamativas cualidades.

Te puede gustar