La increíble odisea de las mariposas monarcas

Guillermo Bisbal · 8 febrero, 2019
Las famosas mariposas monarcas son conocidas por su brillante color naranja y por la migración masiva que realizan algunas de ellas para huir del invierno; la ruta que siguen supera los 5 000 kilómetros de distancia, desde Canadá hasta el centro de México

Las mariposas monarcas son unas de las especies de mariposa más conocidas en todo el mundo. Esto es debido a su característico color naranja y a su larguísima ruta migratoria anual. Este insecto habita en casi toda América desde Canadá hasta el norte de Sudamérica.

Coloración de las mariposas monarcas

La mariposas monarcas (Danaus archippus) adultas son de brillante color. La parte externa de sus alas es de color naranja, entrelazadas con líneas negras. En cambio, la parte interna de sus alas es de color naranja opaco.

Esta distinción de colores ayuda a las mariposas monarcas a sobrevivir. La parte interna, por su opacidad, ayuda a camuflarse en las cortezas de los árboles y en otras superficies. De la misma forma, la parte externa de la mariposa monarca es mucho más brillante para advertir de su desagradable sabor a los potenciales depredadores, por tener altos niveles de toxicidad en su cuerpo.

Esta clase de advertencia hacia los depredadores lleva por nombre aposematismo o coloración de aviso. Es una estrategia evolutiva debido a que la mayoría de los depredadores asocian los colores brillantes, como el naranja y el amarillo, con veneno.

En el caso de las mariposas monarcas, estas contienen glucósidos cardíacos en el interior de su cuerpo, sustancia que es venosa para algunos animales. Esta propiedad la adquiere la mariposa monarca al comer plantas de algodoncillo, cuando están en forma de oruga. Sin embargo, existen algunas especies de aves y roedores que son inmunes a esta clase de venenos.

Criar mariposas

Ciclo de vida de las mariposas monarcas

Las mariposas monarcas pueden llegar a medir entre 8 y 10 centímetros, y la distinción entre macho y hembra es fácilmente reconocible. Los machos son un poco más grandes y tienen una mancha negra en el centro de cada ala, en la parte posterior. Los adultos pesan aproximadamente medio gramo.

Las mariposas monarcas pasan por cuatro grandes etapas:

  1. Todo empieza con la deposición de los huevos en la hoja de algunas plantas del genero Asclepias, mejor conocidas como algodoncillos. Los huevos no miden más de dos milímetros y eclosionan al pasar entre cuatro y ocho días.
  2. De los huevos surgen larvas, que se alimentan de la hoja donde fueron depositados por su madre, que eventualmente llegan a ser orugas robustas con un patrón rayado amarillo, negro y blanco en toda su superficie. En esta fase de oruga permanecen durante más o menos dos semanas dependiendo de la cantidad de comida que consumen.
  3. Cuando ya están lo suficientemente alimentadas, las orugas se disponen a formar su crisálida, la cual permitirá que empiecen su proceso de metamorfosis. La crisálida es color verde lima, con machas doradas y una banda negra. Este proceso dura 10 días.
  4. Al terminar la transformación, de la crisálida sale la mariposa monarca, la cual tiene una vida estimada dependiendo del momento de su nacimiento. Aquellas que nacen temprano en primavera y verano viven entre dos y seis semanas. Sin embargo, aquellas que nacen durante finales de verano y principio de otoño viven hasta ocho meses. Son estas mariposas monarcas las que realizan la gran odisea: la migración masiva desde Canadá hasta México y de regreso.

Migración masiva de las mariposas monarcas

Las mariposas monarcas norteamericanas nacidas a finales del verano son aquellas que realizan una migración masiva desde Canadá hasta el centro de México o California. La distancia supera los 5 000 kilómetros de distancia. Esto lo realizan para huir del invierno, por lo que cada otoño emprenden su viaje y regresan en la siguiente primavera.

Migración de las mariposas monarcas

Existen dos grandes rutas migratorias para las mariposas monarcas. La más conocida es la que va desde el sur de Canadá hasta el centro de México en el estado de Michoacán. La otra ruta es la que va desde el sur de Canadá hasta la costa de California en Estados Unidos. En la primera ruta participan el 90% de las mariposas monarcas nacidas en Canadá, mientras el 10% restante lleva a cabo la segunda ruta.

Para guiarse, las mariposas monarcas se valen de la posición del sol y la intensidad de la luz solar, aunque es un total misterio cómo esta brújula biológica funciona exactamente, debido a que aún no se sabe cómo las mariposas procesan la luz a través de sus ojos. Este es uno de los grandes misterios de cómo las mariposas monarcas realizan anualmente su migración masiva en busca de lugares más cálidos.

A pesar de que las mariposas monarcas norteamericanas son las más famosas, también existen en otras partes del mundo, como en todo el norte de Sudamérica (Venezuela y Colombia) y el sur de Florida. Además, han sido introducidas en los últimos años en Australia, Nueva Zelanda, Hawái y España.

Actualmente, las mariposas monarcas se consideran amenazadas, ya que cada año el grupo que realiza la migración masiva es cada vez más reducido. Esta disminución se debe a varios factores, en el que el ser humano es el principal causante.

El factor que les afecta directamente es la falta de plantas de algodoncillo por la deforestación desmedida. Asimismo, en las últimas décadas se ha demostrado que la aplicación de herbicidas dirigidos a los campos agrícolas ha disminuido su población.

  1. Pyle, Robert Michael (2001). Chasing Monarchs: Migrating with the Butterflies of Passage. Houghton Mifflin Books.
  2. Brower, Lincoln (1999). Para comprender la migración de la mariposa monarca, 1857-1995. Mexico D.F.: Instituto Nacional de Ecología.