Importancia del ejercicio en perros

28 enero, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
El ejercicio en perros cubre una serie de necesidades vitales para brindarle una buena vida: fortalece su cuerpo, agiliza su mente, refuerza el vínculo con su dueño y previene enfermedades.

El ejercicio en perros es tan importante como lo es para las personas. Es bien sabido que el ejercicio –practicado regularmente– brinda, además de bienestar físico, bienestar mental.

A través de la actividad física, los perros pueden liberar tensiones y, junto con una dieta balanceada, determinar un estilo de vida saludable. Entonces, ¿por qué no brindar este requisito básico de salud a tu mascota? Hoy hablaremos de por qué es importante asegurarte de que tu perro esté haciendo una rutina cardiovascular.

El ejercicio en perros es clave para combatir la ansiedad

Está comprobado que el ejercicio disminuye la ansiedad en los perros. Todos los dueños de mascotas deben asegurarse de que sus cachorros estén en buena forma física; esta simple medida te podría ahorrar regresar a casa para encontrarte el sofá masticado.

Se conoce que la falta de ejercicio y de estimulación mental puede conducir a que el perro busque llamar tu atención expresando comportamientos destructivos.

A más actividad, menos envejecimiento

Indudablemente, en perros, al igual que en humanos, hacer la cantidad adecuada de ejercicio puede ayudar a mantener la agudeza mental. Esto redunda en una menor incidencia de enfermedades relacionadas con la edad.

Por supuesto, el ejercicio debe adaptarse a la etapa de vida de tu mascota. Ten en cuenta que, si bien es importante que los perros mayores se mantengan activos, nunca traerá beneficios si te extralimitas. Por tal razón, se recomienda fuertemente obtener asesoramiento del veterinario sobre cuánto y qué tipo de ejercicio es apropiado para tu can.

Perro levantando peso

Con el ejercicio en perros se previenen las artrosis

Se conoce que el ejercicio regular es una de las mejores formas de garantizar que las articulaciones de tu mascota se mantengan saludables. Ten en cuenta que no solo se trata de mantener un peso adecuado para evitar el exceso de presión. El ejercicio, además, asegura que las articulaciones permanezcan lubricadas, mientras fortalece los músculos de soporte.

Familia que ejercita unida, permanece unida

Sin duda, cuando los perros y sus dueños se ejercitan juntos, se fortalece su vínculo afectivo. Dado que el ejercicio es una actividad estimulante, compartirla crea un refuerzo positivo de amistad. Aunque se trate de cualquier rutina simple como caminar cada día, mejorará su equilibrio mental y cardiovascular.

Por supuesto, siempre debes ponerte en lugar de tu mascota. Por ejemplo, al salir a correr por la playa debes considerar que las conchas marinas pueden ser dolorosas en las patas sensibles de tu perro. Además, ejercitar en horas de más sol puede causar un golpe de calor a tu mejor amigo.

Todos los perros necesitan un trabajo

Ten en cuenta que el hombre fue seleccionando a los perros para realizar trabajos particulares. Así, el antepasado de tu amigo fue criado para cazar, pastorear u otro propósito. Por esta razón, es importante que tu perro pueda actuar, en alguna medida, según sus instintos.

No se trata de que lo lleves de cacería; se trata de brindarle oportunidades interesantes para realizar una tarea acorde a su necesidad. Si un perro no tiene un trabajo apropiado para su raza y edad, por ejemplo persiguiendo un frisbee, él mismo se asignará uno, como ladrar excesivamente a los transeúntes o tirar la basura.

Perro jugando al fútbol

El ejercicio en perros conduce a la obediencia

¿Quién es un buen chico? Un niño ejercitado. Si deseas que tu cachorro te obedezca con más entusiasmo, la clave podría ser una actividad más interactiva. Cuando pasas tiempo jugando con tu cachorro y enseñándole nuevos juegos, la relación se fortalece y conduce a un comportamiento más obediente.

Abrir el camino a una adecuada socialización

El ejercicio puede y debe ser parte de una rutina de exposición a otros perros, personas y estímulos ambientales. Este es un modo muy eficaz de encaminar a un perro joven a una socialización adecuada.

Es importante tener en cuenta que, para la mayoría de los perros, un paseo tranquilo por la cuadra, simplemente, no satisfará sus necesidades de ejercicio aeróbico. Sin embargo, un jugueteo animado en el parque con otros perros promueve su socialización a la vez que garantiza que los cachorros y los perros jóvenes reciban el nivel adecuado de esfuerzo.

  • Hodgson, S. (2010). Dog Tricks and Agility For Dummies. John Wiley & Sons.
  • Farber, S. D. (2002). Sports Medicine for Dogs Part 1: Prevention of Injury.