Identificación de ovejas y cabras

Si bien es cierto que hay excepciones y diferentes métodos, se considera obligatorio tener control del ganado debido a las actuales leyes de sanidad españolas y europeas

La legislación española establece la obligación de identificar a los animales de abasto a través de diversos métodos. En concreto, la identificación de ovejas y cabras consta de dos métodos: el bolo ruminal y la marca auricular con un código individual.

¿Por qué hay que hacer la identificación de ovejas y cabras?

Dadas las actuales leyes de sanidad de la Unión Europea y de España, es muy importante respetar la identificación de ovejas y cabras, al igual que la de otros animales, si no queremos someternos a una sanción.

La normativa en la que se ampara este sistema de identificación de ovejas y cabras data de 2005, y establece, por tanto, la identificación individual electrónica, algo que no existía en el pasado para estos animales. Existen excepciones a esta normativa, como son los animales destinados a sacrificio antes del año de edad.

Este registro digital permite tener controlados todos los movimientos de animales de estas especies, pues los dueños tienen que informar a las autoridades competentes el traslado de animales de una explotación a otra en un plazo máximo de siete días. Además, dichos códigos de identificación individuales deben ser anotados en el libro de registro.

Bolo ruminal: ovinos

¿Cómo se hace la identificación de ovejas y cabras?

A efectos prácticos, la identificación de ovejas y cabras consiste en que todos los animales lleven un crotal como marca auricular con un código de identificación individual. Es decir, un pendiente de plástico con un código.

Además, deben llevar un bolo ruminal con identificador electrónico, que es un elemento de cerámica que permanece en el estómago del animal. La identificación electrónica va ligada a bases de datos informatizadas como el SITRAN, el Sistema Integral de Trazabilidad Animal.

Tanto el crotal auricular como el bolo ruminal llevarán el mismo código de identificación de ovejas y cabras. Es decir, las siglas de España en el crotal o el código 724 en el bolo, seguidos de 12 caracteres, 10 de los cuales corresponden a la identificación individual, mientras que dos de ellos pertenecen a la identificación de la comunidad autónoma.

Normas de la identificación de ovejas y cabras

Por otro lado, los bolos ruminales deben ser introducidos de forma segura en el animal: no pueden pesar más de 85 gramos, ni superar las dimensiones de 75 milímetros de longitud ni 23 milímetros de diámetro.

En general, la legislación es bastante laxa en cuanto a la identificación de ovejas y cabras, siempre que el bolo permita su lectura y se retenga en el rumen del animal, el más grande de los estómagos de los rumiantes.

Cabra blanca en el prado

A la hora de hablar de la identificación de ovejas y cabras, es de vital importancia recordar que existe un plazo de seis meses a partir del nacimiento del animal y, en cualquier caso, antes de que el animal abandone la exploración donde han nacido. En sistemas de ganadería extensiva, las autoridades amplían este plazo a los nueve meses.

Excepciones a la identificación de ovejas y cabras

Como en toda normativa, la identificación de ovejas y cabras cuenta con excepciones: los animales destinados al sacrificio antes de los 12 meses de edad dentro del territorio español podrán identificarse mediante un único crotal en la oreja izquierda, de naturaleza similar a los de uso común, en el que figure la explotación de nacimiento.

Además, los animales destinados a intercambios intracomunitarios o a la exportación a terceros países podrán usar, previa autorización, dos crotales auriculares en lugar de auricular y bolo. Por último, en aquellas razas donde no sea recomendado el bolo ruminal también se podrán usar dos crotales.

En el caso de animales procedentes de un estado miembro de la Unión Europea, estos conservan el médoto de identificación de ovejas y cabras que exista en su país, que podrá ser sustituido por el sistema español en caso de pérdida o deterioro. En el caso de animales de fuera de la Unión Europea, estos deben identificarse como si fueran nacidos en España.

Os recordamos que la identificación de ovejas y cabras, además de la de cualquier animal bajo cuidados humanos, es obligatoria. Por ello, os animamos a informaros de cómo identificar las especies que tenéis en vuestro hogar.

Te puede gustar