Ictus en perros: causas, síntomas y tratamiento

El ictus en perros puede manifestarse de manera repentina. Es muy importante saber identificar esta enfermedad cuanto antes para evitar cuadros mas graves.
Ictus en perros: causas, síntomas y tratamiento
Daniel Aguilar

Escrito y verificado por el veterinario Daniel Aguilar.

Última actualización: 08 febrero, 2022

Cuando se convive con una mascota en casa, siempre se buscará tenerla en las mejores condiciones posibles. Por ello, las enfermedades se encuentran a la orden del día en la mente de los tutores. Muchas de ellas aparecen sin previo aviso y pueden tomarnos por sorpresa, de ahí la importancia de que conozcas su abordaje. ¿Habías escuchado hablar sobre el ictus en perros?

Esta particular patología, que con frecuencia afecta a humanos, también puede manifestarse en tu mascota y poner en riesgo su vida. En este artículo, te contaremos todo lo que necesitas saber de esta enfermedad, para que puedas ser capaz de identificarla rápidamente y actuar de la mejor manera posible.

¿Qué es el ictus en perros?

El ictus o accidente cerebrovascular (ACV) es una patología en la que se ve interrumpido el flujo sanguíneo que va hacia una parte específica del cerebro. Durante esta interrupción, el aporte de oxigenación y glucosa necesario para las células cerebrales no será el suficiente y podrían dejar de funcionar adecuadamente —de forma temporal o permanente—.

Existen 2 tipos de ictus en perros, con etiología y manifestaciones diferentes. Estos son los siguientes:

  • Ictus isquémico o embólico: también conocido como infarto cerebral, el ictus isquémico se presenta cuando un coágulo o émbolo obstruyen la circulación de la sangre en una vena o arteria. Como consecuencia, no habrá un riego uniforme al cerebro y se puede generar una necrosis isquémica de la zona afectada.
  • Ictus hemorrágico: este tipo de ictus en perros se da cuando se rompe un vaso sanguíneo del cerebro. Al producirse esta ruptura, la sangre se acumulará en la cavidad craneal, aumentando la presión interna de las estructuras cerebrales y perjudicando al sistema nervioso en general. Los traumatismos directos o los aneurismas pueden desencadenar este cuadro.
Una radiografía del cráneo de un perro.
Una radiografía del cráneo de un perro.

Causas del ictus en perros

Existen numerosos factores que pueden provocar la presentación del ictus en perros. Cualquier situación que tenga la capacidad de generar la formación de un coágulo o un émbolo en las vías sanguíneas lo suficientemente grande para obstaculizar su luz hacia el cerebro será un detonante.

Tomando en cuenta lo anterior, te presentamos las 7 principales causas por las que los perros pueden presentar esta enfermedad.

Endocarditis

Este término hace referencia a la formación de coágulos a causa de una infección en el pericardio. Seguidamente, los coágulos son capaces de viajar por el torrente sanguíneo, lo que trae como consecuencia la manifestación clínica del ictus en perros.

Coágulos post quirúrgicos

Si tu mascota ha sido sometida a una intervención quirúrgica, posterior a ella pueden aparecer coágulos sanguíneos. El riesgo de generar una obstrucción dependerá del tamaño del coágulo, de su localización y de la salud del can, entre otras muchas cosas.

Trombocitopenia

Una bajada en las plaquetas circulantes en el sistema circulatorio del cánido es capaz comprometer la coagulación. El estado trombocitopénico puede ser causado por varias enfermedades, pero la ehrlichiosis canina es una de las más comunes. El tipo de ictus en perros que traerá consigo una trombocitopenia será de origen hemorrágico.

Neoplasias

La formación anormal de tejido que trae consigo una neoplasia —sin importar su carácter maligno o benigno— puede comprometer la oxigenación del cerebro por la obstrucción de una vía sanguínea. Una hemorragia puede ser aún más propiciada en casos en los que dicho tumor se encuentra afectando la función coaguladora.

Si la neoplasia es autolimitada se considera benigna, pero si crece sin control se trata de un cáncer.

Émbolos de parásitos

La acumulación de parásitos que se encuentran en las vías sanguíneas podría ser la responsable de una obstrucción y generar un ictus en perros de origen isquémico. El gusano del corazón (Dirofilaria imittis) es el parásito más común que puede generar esta situación.

Enfermedad de Von Willebrand

Ésta patología es causada por la falta del factor Von Willebrand, una glicoproteína presente en sangre e indispensable en el proceso de coagulación. El ictus en perros que originará derivado de la condición será de tipo hemorrágico.

Hipertensión arterial

Sin importar el motivo por el cual tu mascota presente una presión arterial muy alta, la predisposición a presentar ictus aumenta con este desajuste. Para evitar esta y muchas otras situaciones similares, lo mejor será mantener siempre al can con el mejor estado de salud posible.

Síntomas del ictus en perros

La mayoría de los signos en procesos de ictus en perros suelen aparecer de forma abrupta. La signología nerviosa que se presente se verá reflejada dependiendo de la zona en la que se encuentre la isquemia.

Convulsiones, ataxia, síndrome vestibular, nistagmo  y parálisis son los signos más frecuentes que pueden presentarse en la enfermedad de ictus en perros. La debilidad muscular y la fiebre también son síntomas típicos de estos pacientes.

¿Cómo diagnosticar ictus en perros?

Por ser una enfermedad multifactorial, la recopilación de información que los diversos estudios complementarios le brindan al médico veterinario será clave para poder identificar el tipo de ictus que presente el can. Una valoración médica general junto con una exploración física completa serán el primer paso en esta búsqueda.

Estudios tales como una hematología, química sanguínea y un urianálisis serán útiles cuando se sospecha de ictus hemorrágico por una bajada en las plaquetas. Pruebas endocrinológicas, análisis del tiempo de coagulación junto con pruebas hemodinámicas —ecocardiograma, electrocardiograma y medición de la presión arterial— serán también una excelente herramienta.

Tratamiento y prevención del ictus en perros

Lamentablemente, no existe un tratamiento específico para tratar esta patología. La terapia de sostén y un tratamiento contra la sintomatología adaptado especialmente al estado del paciente será lo indicado en tu mascota.

Como medidas preventivas para la presentación de ictus en perros, principalmente son considerados los buenos hábitos, tales como una dieta balanceada, suficiente ejercicio, chequeos médicos periódicos y notificación de cualquier conducta extraña en tu mascota. El accidente cerebrovascular muchas veces ocurre cuando una enfermedad se desatiende por mucho tiempo.

Una prueba para el Síndrome del Intestino Irritable en perros.

¿Un perro puede recuperarse del ictus?

Dado que esta patología afecta directamente al cerebro, las secuelas que el paciente pudiera presentar dependerán del área cerebral afectada. Muchas veces, el daño suele ser irreversible, como es el caso del ictus hemorrágico, en el cual el pronóstico es reservado.

Si tu mascota ha conseguido superar esta enfermedad, podría manifestar algunas secuelas de origen nervioso por el daño que el ictus causó en su organismo. Por último, recuerda que los signos pueden aparecer en cualquier momento. Si esto sucede, acude rápidamente a una clínica veterinaria para que tu mascota sea asistida brevemente y al final haya un buen desenlace.

Te podría interesar...
Coágulos sanguíneos: riesgos para el perro
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Coágulos sanguíneos: riesgos para el perro

Aunque los coágulos sanguíneos forman parte del proceso de sanación de lesiones, la formación de grandes coágulos puede resultar mortal.




Los contenidos de Mis Animales se redactan con fines informativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.