Mantener el cerebro de tu perro en buen estado

Mariela Ibarra Piedrahita 1 octubre, 2015

Desde hace un tiempo diferentes líneas de investigación se han encargado de demostrar que los cambios de comportamiento que presentan los perros se producen debido a transformaciones en su estructura cerebral. Te damos algunos consejos para mantener el cerebro de tu perro en buen estado.

De acuerdo con las investigaciones, las transformaciones en la estructura cerebral se dan debido a cambios complejos en el entorno o en las actividades del perro. Estas procuran nuevas conexiones neuronales y la corteza cerebral se desarrolla producto de la experiencia.

La evidencia reciente demuestra que incluso es posible hacer crecer nuevas células neuronales en áreas importantes del cerebro que están asociadas con el aprendizaje, la memoria y la organización, todas importantes para el comportamiento.

Los aspectos importantes de la experiencia del animal que causan estos cambios positivos en sus cerebros implican la exposición a una gran variedad de lugares que puedan resultar interesantes para ellos, así como permitir el contacto con cosas nuevas y vivir experiencias emocionantes.

juego de inteligencia

Lo ideal es que estas experiencias se combinen con oportunidades de aprender cosas nuevas, resolver problemas e investigar libremente, además de manipular e interactuar con objetos y exponerse a diferentes clases de ambientes.

Los datos son inequívocos en mostrar que los individuos que tienen esta clase de estímulos no sólo tienden a ser más inquisitivos, sino que demuestran una capacidad de aprendizaje más rápida, además de una disposición para realizar tareas complejas en menos tiempo. Igualmente, han mostrado ser menos temerosos y más independientes.

Sin embargo, los beneficios de tales experiencias no se restringen a los cachorros en crecimiento, pues los perros en todas sus facetas, incluso siendo adultos maduros, tienen la capacidad de aprender cosas nuevas, además de compensar la disminución de la eficiencia mental, producto de la edad.

Por lo tanto, para aquellas personas interesadas en dar a su perro la ventaja de un cerebro más eficiente, el truco es simplemente mantener activa la mente del perro, exponerlo a experiencias nuevas y darle cosas nuevas que resolver.

Eso sí, no pienses que debes hacer algo muy difícil o sofisticado. Algunas experiencias diferentes pueden salir de simplemente llevar al perro a nuevos lugares o tomar diferentes rutas durante el paseo diario.

A continuación, te damos algunas ideas para que ejercites el cerebro de tu perro.

Anillos apilados

Al igual que los juguetes pueden enseñar a los niños la coordinación ojo-mano, es posible que enseñar a los perros la coordinación entre el ojo y la pata o el ojo y la boca. 

Por lo tanto, los apiladores de anillos (esos juguetes tan comunes para los bebés humanos) son una excelente opción. Ten en cuenta que lo ideal son los juguetes de madera con colorantes naturales y diferentes texturas, en lugar de usar los plásticos, pues el perro los destruirá en cuestión de minutos.

Este juego consiste en ir enseñando al perro a sentir diferentes texturas en la boca, al igual que puedes arrojar los anillos para que este los busque. Cuando tenga más destreza puedes tirárselo a la boca para hacer que salte y los atrape en el aire. El tamaño del juguete y su peso dependerán del tamaño de la boca de tu perro.

El juego de la copa

perro pelota

Este es un juego similar a los juegos de apuestas. En este debes poner tres tazas boca abajo y meter en una de ellas una golosina que le guste a tu perro pero que tenga un olor neutro. Muéstrale a tu perro dónde pones la golosina y empieza a mezclarlas. Finaliza dándole a tu perro la orden de buscar, verás cómo fácilmente la ubica. Repite el proceso hasta que se acostumbre.

Para complicar un poco el juego, esconde otro objeto. Puede ser una pelota pequeña o algo que ruede, y revuelve las tazas nuevamente. Si tu perro adivina el lugar donde se encuentra la golosina puedes dársela, en caso de que no, muéstrale dónde está, pero no se la des.

Poco a poco, tu perro se irá acostumbrando a la dinámica del juego y esto le ayudará a mejorar su memoria y su concentración.

Imagen cortesía de bernavazqueze.

Te puede gustar