Hiena parda: características, alimentación y reproducción

14 Abril, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por el biólogo Samuel Sanchez
La hiena parda es muy diferente a sus compañeras de familia, pues presenta un pelaje largo, lacio y que ocupa todo el dorso de su cuerpo. Por desgracia, es la especie de hiena más rara, debido a sus declives poblacionales.

La hiena parda (Hyaena brunnea) es una especie de la familia Hyaenidae que habita en Namibia, Botsuana Zimbabue, Mozambique y Sudáfrica. Por desgracia, ostenta el premio de ser la especie de hiena más rara del mundo, pues se encuentra casi en peligro de extinción, con un número poblacional de entre 4000 y 10 000 ejemplares adultos totales.

Esta especie se diferencia del resto de hienas por su pelaje liso y caído hacia los lados. Es un animal carnívoro muy diferente a lo que nos viene a la mente a la hora de pensar en una hiena, pues poco tiene que ver con la especie abanderada de este género, Crocuta crocuta —o hiena manchada—. Si quieres saberlo todo sobre esta especie, sigue leyendo.

Taxonomía y filogenia de la hiena parda

La hiena parda (Hyaena brunnea) pertenece al orden Carnivora, que engloba, al menos, 279 especies. Esta agrupación es la quinta más grande dentro de los mamíferos y una de las más exitosas, pues muchos de sus integrantes se encuentran en la cúspide de la pirámide alimenticia de los ecosistemas en los que habitan.

Curiosamente, a pesar de su aspecto similar al de un cánido, las hienas se encuentran en el suborden de los Feliformes, mientras que los Caniformes engloban a perros domésticos, lobos, osos, mustélidos y focas marinas, entre otros. Todos los feliformes tienen un rasgo común: unas bullas auditivas bicamerales, compuestas por 2 huesos unidos a un tabique.

Si hilamos más fino, descubrimos que la hiena parda pertenece a la familia Hyaenidae, un grupo que solo cuenta con 4 especies divididas en 3 géneros. Es la quinta familia biológica más pequeña del orden Carnivora y una de las más reducidas dentro de todos los mamíferos. A pesar de su diversidad baja, las hienas son una pieza clave de todo ecosistema africano.

Las hienas son animales muy curiosos, pues su estilo de vida es muy similar al de los cánidos, pero están filogenéticamente más cerca de felinos como el gato doméstico.

Una hiena parda en la playa.

Descripción física

Las hienas pardas se consideran mamíferos de tamaño mediano tirando a grande, ya que un ejemplar adulto pesa de media unos 40 kilos, con algunos récords fijados en 72,6 kilogramos. Por otro lado, su cuerpo presenta una longitud de unos 144 centímetros y su altura desde los hombros al suelo es de unos 79 centímetros. No es un mamífero pequeño.

Esta especie se diferencia de las demás hienas por su pelaje marrón, liso, largo y colgante por los flancos. Los pelos eréctiles del cuello y espalda alcanzan hasta los 30 centímetros de longitud y estos se erizan durante el comportamiento agonístico, en el que la hiena muestra que se está preparando para luchar.

Es la segunda especie de hiena más grande dentro de su familia, solo superada por la hiena manchada (Crocuta crocuta). A diferencia de esta última, las hienas pardas se alimentan primordialmente de carroña, lo que las convierte en los animales terrestres más grandes capaces de basar la mayoría de su dieta en desperdicios biológicos.

Debido a la escasez de alimento en los ambientes desérticos en los que habita, este animal complementa la ingesta de carroña con el consumo de frutos.

Comportamiento y reproducción

Las hienas presentan un sistema jerarquizado similar al de los lobos, compuesto por clanes de 4 a 6 individuos. Cada clan defiende su territorio y todos los consanguíneos participan en el cuidado de la prole. Estamos ante una especie bastante territorial, que marca los límites de su área de actividad con las secreciones de una glándula anal pronunciada.

Como en cualquier sociedad jerarquizada, a veces las hienas pelean por el poder y, en casos extremos, un macho es capaz de convertirse en líder tras matar al jefe de la manada después de una confrontación física. Por otro lado, la hembra dominante suele ser la más vieja del grupo, sin necesidad de que existan peleas físicas para alcanzar su estatus.

Por último, cabe destacar que casi no existe dimorfismo sexual en esta especie. Los ejemplares adultos son promiscuos y se reproducen de mayo a agosto, su periodo de gestación es muy corto —97 días— y las hembras dan a luz hasta a 5 crías por camada. La maduración sexual en machos se alcanza en 40 meses y en hembras en 24 meses.

Una hiena parda en namibia.

Una situación preocupante para la hiena parda

Como hemos dicho con anterioridad, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN) ha catalogado a esta especie como «casi en peligro (NT)». Sus tendencias poblacionales son estables a día de hoy, pero se estima que no hay más de 10 000 hienas pardas adultas en su ambiente natural.

Por desgracia, la única causa del declive de esta especie es la matanza por parte de los locales. Los granjeros creen que estos animales suponen un peligro para su ganado, pero nada más lejos de la realidad: las hienas pardas son eminentemente carroñeras y no cazan. Es necesario educar a la población para frenar el destino desastroso de esta especie.

  • Mills, M. L. (1984). The comparative behavioural ecology of the brown hyaena Hyaena brunnea and the spotted hyaena Crocuta crocuta in the southern Kalahari. Koedoe, 27(2), 237-247.
  • Faure, J. P. B., Holmes, N. J., Watson, L. H., & Hill, R. A. (2019). Brown hyaena (Parahyaena brunnea) diet composition from Zingela Game Reserve, Limpopo Province, South Africa. African Zoology, 54(2), 119-124.
  • Gilleo, D. Management plan for brown hyena (Hyaena brunnea) populations in South Africa.