Grifón bohemio de pelo duro

Laura · 13 diciembre, 2017

El grifón bohemio de pelo duro, también conocido como Cesky Fousek, es un perro de muestra continental tipo grifón originario de la República Checa. Como en el caso de los pointer, bracos o setter, estos canes suelen asociarse al mundo cinegético, pero esconden mucho más.

Origen del grifón bohemio de pelo duro

Hasta 1914 el Cesky Fousek era el perro de muestra de pelo áspero más importante en la región Checoslovaca. Sin embargo, tras los estragos acaecidos por la Primera Guerra Mundial el grifón bohemio estuvo a punto de desaparecer.

Desde entonces y, ante la alerta de inminente extinción, se propuso una regeneración de esta raza a partir de algunos perros típicos originales. Por medio de una selección planificada se produjo el tipo moderno de Cesky Fousek, cuyo estándar fue recogido por la Federación Cinológica Internacional en 1963.

 

Carácter del grifón bohemio

A pesar de su predestinación cazadora, el Cesky Fousek ha desarrollado un gran apego hacia el hombre, especialmente hacia su amo. Es por ello que además de inteligente, podemos decir que es obediente y leal.

Los expertos coinciden en que esta raza muestra valentía en caso de cualquier amenaza a él mismo o a los suyos, pero no podemos decir que sea un perro irascible o agresivo. De hecho, es paciente con los niños, se adapta bien a la vida en familia y, dada su obediencia e inteligencia, es fácil de adiestrar.

 

Características físicas del grifón bohemio

El grifón bohemio de pelo duro es un perro de muestra de talla mediana-grande y de pelo áspero, que posee cualidades innatas para el trabajo en el campo, en el agua y en el bosque.

Su cabeza es delgada y alargada, rematada con un hocico más largo que el resto del cráneo. En ocasiones, se crea la errónea impresión de que la esta es cuadrada, lo que se debe a que sus arcos supraciliares son muy marcados y prominentes. A diferencia de otros grifones, como el eslovaco, el hueso o protuberancia occipital es poco notable.

Según el estándar de la raza, la altura a la cruz debe ser de 60 a 66 centímetros en los machos y de 58 a 62 centímetros en las hembras. Respecto al peso, este debe oscilar entre los 28 y 34 kilogramos en machos, mientras que en hembras se sitúa entre los 22 y los 28 kilogramos.

En cuanto al manto del grifón bohemio, el pelaje está constituido por tres tipos diferentes de pelo, lo que le hace increíblemente resistente a las bajas temperaturas. Resulta que la primera capa es una lanilla interna suave y densa de 1,5 centímetros de largo que impide el paso de la humedad a la piel; ésta se pierde casi totalmente durante el verano.

Si nos referimos a la segunda, esta la constituye una capa externa de pelo de tres o cuatro centímetros de largo; es duro, áspero y bien pegado a la piel. Por último, se superpone un tercer recubrimiento, esta vez de cerdas de cinco a siete centímetros de largo, que son muy duras y rectas, y cubren el antepecho, la línea de la espalda, la región inguinal y los hombros.

 

Consejos y cuidados del grifón bohemio

El grifón bohemio es un perro resistente, una raza para la que no se ha señalado la especial incidencia de ninguna patología ni enfermedad. No obstante, requiere una serie de cuidados y precauciones, como visitas regulares a la consulta veterinaria que puedan prevenirnos ante posibles problemas comunes a las razas medianas-grandes como la displasia de cadera.

Además, los grifones suelen requerir bastante actividad física y excursiones al campo. Se suele decir que estos perros no se adaptan bien a los pisos pequeños, pero si hay actividad física y largos paseos no tendría por qué haber ningún problema en la adaptación.

En cuanto al pelaje, el grifón tiene una triple capa de pelo largo y robusto que no requiere grandes inversiones de tiempo o dinero. Basta con un cepillado semanal, o dos si estamos en la época de muda.

Fuente de la imagen principal: www.webanimales.com