Gato cobarde: ¿cuál es la razón?

16 enero, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la bióloga Elsa M. de Arribas
Los gatos se caracterizan por ser misteriosos y cautelosos. Y es está cautela la que puede provocar que sea calificado de cobarde.

Si hay algo por lo que destacan los gatos es por su peculiar comportamiento. A menudo, no es sencillo entender por qué se comportan así o cuál es la razón, por ejemplo, de que el gato sea cobarde.

Comportamiento del gato

En ocasiones, puede costar interpretar el comportamiento de los gatos, el porqué detrás de su forma de actuar. A veces, puede llegar a pensarse que los gatos tienen una vida secreta.

No obstante, que no cunda el pánico: existe una disciplina que estudia el comportamiento del gato y el porqué de sus acciones. Esta disciplina es la etiología felina y permite distinguir entre miedo y estrés.

El estrés es una respuesta fisiológica global o un conjunto de reacciones gracias a las cuales el gato puede adaptarse a una nueva situación. En sí no es negativo, siempre y cuando no sea excesivo o se prolongue demasiado en el tiempo.

Por otro lado, el miedo es una respuesta adaptativa ante una situación o estímulo que el animal detecta como peligroso. Al percibir la amenaza se desencadena la situación estresante.

El lenguaje corporal

El lenguaje corporal es detectado por los gatos e influye en su comportamiento más que el tono de voz o las palabras. Por lo tanto, es conveniente saber cómo actuar delante de un gato.

Gato asustado

Así pues, al ser más grande que él, el gato interpretará como amenaza si se camina de frente y se lo mira fijamente. Por ello, se aconseja acercarse lateralmente o de espaldas, agachados y realizando un semicírculo. Así se aproximan los gatos entre sí.

Otra forma de aproximarse al gato es parpadeando lentamente y girando la cabeza hacia un lado. El felino podrá interpretarlo como una señal de amistad. Esto ocurrirá si el gato parpadea y mira hacia otro lado.

Poco a poco podrás irte acercando a él. Si el gato mantiene su mirada fija sobre la persona que se acerca o bufa, es mejor retirarse. Respeta siempre el espacio del animal.

¿El gato nace cobarde?

La personalidad del gato y cómo haya sido educado de cachorro influirá en su comportamiento futuro. Los gatos que no hayan socializado mostrarán más miedo ante situaciones de estrés y les costará adaptarse.

El miedo tiene un factor hereditario, ya sea aprendido de los padres o por malas experiencias. Entre los principales comportamientos que se observan en un gato con miedo, están bufar, dar golpes con las patas y huir. Según la situación, el gato tenderá a actuar de una manera o de otra.

Normalmente, una manera  de detectar el miedo es observando sus orejas, que se repliegan hacia atrás. Al mismo tiempo, la cabeza desciende, pero clava la mirada hacia arriba.

Si el gato se encuentra en su territorio, optará por defenderlo aunque tenga miedo. Aullará o emitirá un sonido penetrante con la idea de ahuyentar a sus enemigos. Otra opción es saltar sobre el intruso detectado.

¿Cómo actuar ante un gato cobarde?

Ha de tenerse en cuenta que el comportamiento de un gato asustado es muy claro. Por ello, hay que saber cómo actuar en esas situaciones de estrés y tensión.

En primer lugar, es importante moverse lentamente y no realizar movimientos bruscos que pueda malinterpretar. Si sabemos qué le está asustando, alejemos al gato de ello y esperemos hasta que se tranquilice.

Con los gatos, un requisito muy importante es la paciencia y el respeto. Aunque el instinto sea agarrar al felino y tocarlo para tranquilizarlo. Si no te tiene confianza, es mejor no hacerlo.

Ha de tenerse en cuenta que los gatos son animales independientes y desconfiados. Por eso, aunque se sigan las indicaciones del lenguaje corporal explicado, si a la primera ocasión se le toca o coge, sentirá que se le ha mentido y no confiará en la persona.

Los gatos cobardes o que no son receptivos se mostraran tensos y no mirarán a los ojos. Y, aunque ronroneen, no es un ronroneo de felicidad; es de incomodidad. Es mejor dejarle tranquilizarse.

Por el contrario, sabemos que un gato está receptivo cuando se frota contra la persona, la mira parpadeando y se muestra tranquilo. Es en esa situación en la que tanto el gato como el dueño disfrutarán del momento.

Ser cariñoso con un gato

Sin embargo, si el gato manifiesta este comportamiento a menudo, sería adecuado consultarlo con un veterinario. Y, así, poder solucionar lo antes posible el problema y que el gato esté tranquilo y feliz.