Fisiología canina

Antonia Tapia · 2 enero, 2015

Algunos nombres de la anatomía de tu perro pueden serte muy familiares, pero seguramente otros te parecerán un verdadero enigma cuando lo llevas con su veterinario. A continuación, conocerás algunas partes de la fisiología canina que te pueden ayudar mucho para conocer mejor a tu mascota.

Características

fisiologia canina 2

La cabeza del perro tiene muchas partes con nombres iguales a la de los humanos, lo cierto es que muestran algunas diferencias. Su nariz, por ejemplo, siempre está fría y húmeda. Las orejas también muestran una diferencia dependiendo la raza de los perros, las hay rectas como las del Pastor Alemán caídas como las del Beagel, de botón como las del Fox Terrier y las que son alteradas quirúrgicamente, como las del Doberman.

A diferencia de nosotros, los perros en lugar de boca tienen hocico, que suele salir hacia el frente. En él tienen los bigotes que le ayudan de manera sensorial. Sus ojos suelen ser cafés, aunque hay razas de ojos claros y existe un defecto genético llamado heterocromía que hace que algunos perros tengan los ojos de diferente color.

El cuello se compone de garganta, nuca y cresta. Los hombros son la parte superior de las patas delanteras y en su punto más alto se encuentra la cruz.

El torso de los perros incluye el cuerpo en sí, sin contar todas sus extremidades. El proesterno es la parte alta del esternón y que une todas sus costillas por el frente. Es lo que cierra su caja torácica bajo el pecho, luego sigue su abdomen o vientre.

Su espalda corre desde donde termina su cuello hasta donde termina el costillar, le sigue el lomo que termina en donde comienza su cadera y que es donde nacen las piernas traseras.

Los costados de su cuerpo son los flancos y es la parte que va desde sus piernas delanteras hasta sus piernas traseras.

¿Cuánto sabes de los perros?

fisiologia canina 3

Si pensabas que las patas de los perros son iguales, estás equivocado. Las patas delanteras y las traseras son tan diferentes entre sí como lo pueden ser tus brazos y tus piernas. Las patas delanteras cuentan con un brazo superior que está bajo los hombros, codo, antebrazo y muñecas al igual que los humanos. El codo es la primera articulación que notamos y la muñeca la segunda. De ahí nacen sus carpales o cuartillas se extienden desde la muñeca hasta los dedos. Es el último tramo de la pata y sería el equivalente a nuestra mano.

La pata es la punta de sus dedos de las que nacen sus uñas o garras que suelen estar incorporadas a la última falange. Por la parte inferior cuentan con unas almohadillas que es donde apoyan su peso. Tienen una almohadilla principal y una para cada dedo. También cuentan con almohadillas en la muñeca.

Te darás cuenta que en la parte trasera de sus patas tienen una protuberancia. Se llama espolón y es un vestigio de los pulgares. No tienen una utilidad específica.

Las patas traseras comienzan por el muslo superior que es la parte que baja del torso hasta sus rodillas, son la articulación de la pata trasera que se alinea con su abdomen.

De la rodilla sigue el muslo inferior que llega hasta el corvejón, una articulación de forma rara que se dobla en un ángulo agudo en la parte trasera de sus patas. Es lo que correspondería a tu tobillo. Siguen, la igual que las patas delanteras, los carpales, patas y dedos, con sus correspondientes almohadillas.

Por último viene la cola. Es una continuación de su columna vertebral que en algunas razas es muy larga y carente de pelo lanudo como en los Dachshunds. La grupa es de donde nace la cola, en su pelvis. A algunas razas se le secciona la cola como a los Boxer por motivos estéticos. Lo cierto es que todos los perros tienen una larga cola que les sirve para demostrarnos cuando están felices, moviéndola de un lado al otro o, cuando están con miedo la colocan entre sus patas.

Además de estas características físicas hay algunos datos importantes a conocer como su longevidad. Si bien cada raza tiene tiempos de vida diferentes, en general un perro puede vivir entre doce y quince años. Hay algunas razas, como el Chihuahua o el Yorkshire Terrier, que pueden llegar a vivir hasta veinte años.