¿Los perros mueven la cola solo cuando están alegres?

La cola no solo sirve como un medio de comunicación para el can, sino que también le otorga estabilidad mientras camina o nada.
¿Los perros mueven la cola solo cuando están alegres?
Cesar Paul Gonzalez Gonzalez

Escrito y verificado por el biólogo Cesar Paul Gonzalez Gonzalez.

Última actualización: 22 enero, 2022

A pesar de que no usen palabras, los perros también han desarrollado diferentes estrategias para comunicarse entre ellos y con otros animales. Uno de los medios más conocidos es el ladrido, el cual les sirve para llamar la atención o advertir algo. Sin embargo, también emplean el lenguaje corporal (como sus posturas o el movimiento de su cola) para relacionarse.

Es normal pensar que los perros solo mueven la cola cuando están alegres, pues es en estos momentos cuando sus tutores observan dicho comportamiento. No obstante, es necesario tener en cuenta que existen diversas razonas por las que agitan esta estructura. Sigue leyendo este espacio y descubre para qué les sirve esta conducta tan singular de su especie.

La comunicación en los perros

La comunicación de los perros se basa en diferentes estímulos auditivos, visuales, olfativos y táctiles. Dentro de estos se encuentran los gestos, las posturas, los sonidos y los olores. Dichas interacciones sirven para transmitir mensajes entre congéneres, establecer su orden jerárquico en la manada y marcar el territorio.

A simple vista puede parecer que el “lenguaje” de los perros es sencillo, pero en realidad es extremadamente complejo. El ejemplar debe detectar y analizar cada señal recibida para emitir una respuesta en apenas unos segundos, lo cual solo se logra al agudizar todos sus sentidos.

Los expertos en etología entienden gran parte de las conductas que emplean los perros para comunicarse. Sin embargo, aún no se termina de comprender su lenguaje por completo. Es posible que falte mucho para captar a la perfección lo que intentan expresar los canes, aunque esto no es esencial para convivir de manera adecuada con ellos.

Un perro se intenta morder la cola.

Comunicación visual

Los ojos del perro son incapaces de detectar los colores y los detalles específicos de los objetos, pero están muy bien adaptados para reconocer movimientos. Esto le permite interpretar con facilidad las señales visuales que recibe de sus congéneres y sus tutores. De hecho, estos mamíferos incluso pueden aprender y replicar las conductas que observan.

El lenguaje corporal es el principal medio de comunicación visual que tienen los perros. A través de diferentes posiciones, comportamientos y movimientos de ciertas partes del cuerpo, se logra dar señales con un contexto variado. En este tipo de interacción visual intervienen los ojos, la cola, las orejas, el pelaje, las patas, la cabeza y la boca.

Los perros no utilizan solo una parte de su cuerpo para comunicarse, sino que emplean muchos de sus rasgos en conjunto para poder integrar su mensaje en una misma posición corporal. Esto hace que se puedan identificar algunas emociones por medio de ciertas posturas, como las siguientes:

  • Feliz: los perros lucen un cuerpo relajado, ojos suaves, pupilas un poco dilatadas, orejas hacia adelante y mueven la cola de manera suave.
  • Nervioso: el can presenta las orejas hacia atrás o de lado, las pupilas dilatadas, la cola baja o entre las patas, el cuerpo tenso, puede bostezar, suele rechazar el contacto, se mueve lento y se observa alerta.
  • Asustado: en esta postura tiene el cuerpo rígido y hacia abajo, las orejas hacia atrás, se le eriza la piel de la espalda, tiende a gruñir y puede ladrar.
  • Agresivo: el perro luce una postura corporal rígida, se inclina hacia un lado, tiene la cola entre las patas o erguida, las pupilas dilatadas, se lame los labios, llega a bostezar, tiende a gruñir y suele ladrar.

¿Cuál es la importancia de la cola en la comunicación?

La cola es uno de los elementos claves en el lenguaje corporal de los perros, pues su efusividad refleja casi al instante su estado emocional. No solo se mueve cuando está feliz, sino que también puede reflejar otras sensaciones, como las siguientes:

  • Preparación: con las orejas y la cola erguida, esta postura indica que el can se encuentra listo y atento para cualquier situación.
  • Negociación: detiene de manera súbita el movimiento de la cola. Suele suceder cuando algún extraño intenta acariciarlo y no se siente cómodo con ello.
  • Agresión: en esta postura la cola se encuentra erguida y erizada, la altura a la que la eleva indica el nivel de amenaza que siente. Es acompañado con gruñidos o ladridos y suele vaticinar una posible agresión por parte del can.
  • Sumisión: el perro baja su cola y puede llegar a ponerla entre sus patas traseras. Podría interpretarse como una señal de “perdón” o para pedir que “no le hagan daño”.
  • Curiosidad: en el momento que algo le causa curiosidad al can, levanta de manera súbita su cola y la mantiene en posición horizontal.

El movimiento de la cola puede guardar más secretos

Según un estudio publicado en la revista Current Biology, los perros también tienden a modificar el lado hacia el que mueven su cola según la emoción que tengan. Por ejemplo, ante sensaciones felices la dirección del movimiento se inclina más hacia la izquierda (con el can de frente). Por otro lado, durante experiencias poco gratas la cola se mueve hacia la derecha.

Un perro enseñando la cola.

Aunque se conoce bastante sobre el lenguaje corporal y los métodos de comunicación que utiliza el can, aún no se comprende por completo lo que significan todos y cada uno de sus gestos. Es probable que los perros muevan su cola para mostrar más sensaciones o emociones, pero esto solo podrán comprobarlo los estudios pertinentes.

Te podría interesar...
Tu hijo necesita entender el lenguaje corporal de tu perro
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Tu hijo necesita entender el lenguaje corporal de tu perro

Es muy importante que tu hijo aprenda el lenguaje corporal de tu perro pues así sabrá cuándo puede y debe acercarse a él y cuándo no.



  • Quaranta, A., Siniscalchi, M., & Vallortigara, G. (2007). Asymmetric tail-wagging responses by dogs to different emotive stimuli. Current Biology, 17(6), R199-R201.
  • Dehasse, J. (1994). Desarrollo sensorial, emocional y social del perro joven. Bull Vet Clin Ethol, 2(1-2), 6-29.
  • Bueno, R. Á. (2018). Etología canina: Guía básica sobre el comportamiento del perro. Veterinaria.
  • Ruíz Ferro, C., & Cantor Muñoz, P. (2018). ¿ Cómo hablar perro?: perro negro, diseño animal. (Tesis de grado, Universidad de Bogotá).
  • Bentosela, M., & Mustaca, A. (2010). Comunicación entre perros domésticos (Canis familiaris) y hombres. Revista Latinoamericana de Psicología, 39(2), 375-387.