Fila de San Miguel

Miguel Rodríguez · 3 diciembre, 2017
El ganadero por excelencia

El Fila de San Miguel es una de las razas menos conocidas fuera de su país de origen, Portugal, donde se desempeñaba principalmente como perro ganadero. En la actualidad no asume este rol debido a la modernización de la industria ganadera, por lo que ha pasado a ser perro de compañía.

El Fila de San Miguel

Llamados en portugués Fila de São Miguel, esta raza es originaria de la isla de San Miguel en el archipiélago de las Azores, Portugal. Es descendiente del extinto perro de Terceira y el perro de Castro Laboreiro, introducidos en la isla durante el siglo XVI aproximadamente.

Morfológicamente, los Fila de San Miguel son perros bastante grandes, pensados para el pastoreo de animales grandes como los bovinos, lo que les ha valido el apodo de perros vaca en la isla. Fuera de esta ella, la raza está ganando terreno en toda Europa, aunque en 1984 ya se produjo la primera evaluación sobre el estándar de la raza.

Aspectos físicos

Esta raza pertenece a los molosos: canes pensados para tener una mordida poderosa, ideales para tareas de cualquier tipo. Su mayor atractivo consiste en el pelaje, y este es bastante particular debido a que es rayado o leonado. A continuación se exponen otras características destacables de esta especie:

  • Tiene un cráneo grande que destaca sobre su cuerpo.
  • Su hocico es un poco más corto en relación al largo de su cabeza
  • La mandíbula inferior es más corta que la superior. No obstante, es capaz de brindar una mordida formidable.
  • La nariz es grande y de color negra.
  • Los ojos son redondos y pequeños, separados entre sí.
  • Las orejas están insertadas a la altura de los ojos de corte mediano sin colgar.

En cuanto a su estructura, cabe reseñar que su cuerpo es musculoso y ligero, ideal para correr bajo presión y en resistencia:

  • Pesan en promedio unos 28 kilos los machos y 24 kilos las hembras.
  • Su altura oscila entre los 50 y los 60 centímetros de los machos y de los 48 a 58 centímetros de las hembras.
  • El pecho es grande y ancho, y presenta una espalda recta.
  • Sus extremidades son largas y fuertes, ideales para cualquier terreno.
  • La cola es larga, usualmente sin cortar debido a que es una práctica que está prohibiéndose a lo largo del mundo.
  • Su piel es gruesa y presenta un pelaje corto y liso, de textura áspera.

En resumen, hablamos de un poderoso perro ideado para el campo. Y es que sus mayores atributos son su gran potencia y energía para correr durante largas horas, así como su habilidad para adaptarse a cualquier tipo de terreno.

Comportamiento

El Fila de San Miguel es un can pensado para la ganadería bovina, lo que le brinda una gran inteligencia para realizar esta labor. Es un perro que con gran diligencia cuida de su rebaño, al cual dirige con firmeza y frialdad en algunas ocasiones, pues llega a morder a las vacas, eso sí, suavemente en las patas.

Además, su intelecto le permite también disfrutar en familia, pues se trata de un animal muy amable y cariñoso ante todos los integrantes familiares del hogar. Sirve también como perro guardián, pues gusta de hacer recorridos por el perímetro con gran valentía y seguridad.

Ante los extraños se comporta con mucha frialdad y cautela, siempre alerta ante cualquier cambio brusco o señal de agresividad por parte de otros. En el caso de perros, tiene un carácter dominante, por lo que que de no ser socializado adecuadamente a temprana edad puede llegar a ser problemático.

Entrenamiento

Es un perro adecuado para el campo, no recomendado para entornos urbanos a menos que sea una familia muy activa, ya que requiere de mucho ejercicio y gran espacio para correr en libertad. Así, el no tener estos elementos puede evolucionar en conductas poco deseadas, como nerviosismo, agresividad y tendencias destructivas.

No es una raza para entrenadores primerizos debido a su actitud dominante; el mejor acercamiento es el de una mano experta y amable, que le dicte cómo comportarse adecuadamente.

Salud y enfermedades

Al ser un perro de tamaño considerable, el Fila de San Miguel presenta enfermedades clásicas de los perros de gran tamaño, tales como displasia de cadera y torsión del estómago. Se debe brindar atención a los ojos debido a la humedad que en ellos reside, ya que es condición ideal para los hongos y otras bacterias.

En cuanto al cuidado de su pelaje, con un cepillado diario será más que suficiente para eliminar los pelos muertos de su capa. De igual forma, se debe limpiar con cuidado las zonas en las que presenten pliegues o las que estén en permanente contacto con el suelo.

Por último, se debe prestar atención a las patas del animal, dado que es ahí donde más suelen lastimarse. La incrustación de elementos externos es algo usual en ellos y la aparición de garrapatas es algo delicado porque transmiten piroplasmosis. Con respecto a su alimentación, esta debe controlarse debido a que son canes propensos a tener sobrepeso.