Fauna extinta: el megalodón

Eugenio Fernández · 21 octubre, 2018
El megalodón era un tiburón gigante que se estima que podía superar los 16 metros de longitud; también se cree que su mordida era 10 veces más potente que la del tiburón blanco

De entre todos los animales extintos que poblaron nuestro planeta, el temido megalodón (Carcharodon megalodon) es una de las especies que llama más la atención, al ser uno de los depredadores más terribles que pobló nuestros mares.

Descubrimiento del megalodón

El megalodón es un pariente extinto del tiburón blanco que vivió durante el Cenozoico, por lo que probablemente vivió más de 12 millones de años en muchos de los océanos del planeta. Se cree que algunos ejemplares de este animal pudieron llegar a medir 18 metros de longitud. El megalodón vivía en la mayoría de mares del mundo, y probablemente es una de las especies clave de los ecosistemas que poblaba.

Curiosamente, encontrar dientes de megalodón era algo bastante común, y en el Renacimiento se pensaba que se trataban de lenguas de dragón fosilizadas. Fue en el siglo XVII cuando un naturalista danés los reconoció como dientes de tiburones antiguos.

Tamaño del diente del megalodón

¿Cuánto medía un megalodón?

No sería hasta el siglo XIX cuando esta especie recibiría nombre y apellidos, aunque fue difícil imaginarse como sería este animal, ya que al ser un pez cartilaginoso como el resto de tiburones difícilmente podía fosilizar. Únicamente se han encontrado dientes y vértebras fosilizados, que han permitido estimar el tamaño del megalodón. 

Y es que es difícil estimar la longitud de un animal extinto con tan poco registro fósil. La reconstrucción de su mandíbula fue complicada, y son muchos los científicos que han intentado estimar su longitud, aunque la mayoría concuerda en que podía superar los 16 metros.

Se cree, de igual manera, que el animal podía superar fácilmente las 60 toneladas, por lo que hablamos de un escualo colosal mucho mayor que el tiburón blanco, un animal que apenas llega a los siete metros y pesa casi dos toneladas.

Se cree que el megalodón tenía cinco veces la fuerza de mordida de un tiranosaurio e incluso 10 veces la del tiburón blanco, por lo que se piensa que podía dedicarse a la caza de la ballena más grande del mundo. Posiblemente, podría cortar y quebrar huesos, por lo que todos los mamíferos marinos eran presas de este animal.

Carcharodon megalodon

Se estima que los megalodones jóvenes tenían preferencia en cazar pequeños cetáceos como los delfines y leones marinos, mientras que serían los adultos los que podrían abatir cachalotes. Se piensa que podía fracturar fácilmente la caja torácica de sus presas, lo que causaría una muerte bastante rápida.

¿Por qué desapareció el megalodón?

Son muchas las teorías sobre el final de estos escualos. Principalmente se habla de la caída de los niveles del mar y el enfriamiento oceánico, pues era una especie ligada a aguas cálidas. El declive en sus presas también es otra de sus posibles causas de desaparición, pues mientras los delfines y orcas prosperaron cazando presas de menor tamaño, el megalodón pudo quedarse sin alimento.

Como en la mayoría de las extinciones, es probable que la suma de causas fuera la que llevara al megalodón a su extinción. Son muchos los que dicen que la desaparición de esta especie trajo enormes consecuencias a la evolución de fauna marina y en especial a los cetáceos, que pudieron prosperar sin un tiburón que los cazase.

Recordemos que en el presente las orcas atacan tiburones en Sudáfrica, pero es probable que cuando el megalodón surcaba los mares fuesen los cetáceos los que temiesen a este formidable depredador.

Pimiento, C., Ehret, D. J., MacFadden, B. J., & Hubbell, G. (2010). Ancient nursery area for the extinct giant shark Megalodon from the Miocene of Panama. PLoS one5(5), e10552.