¿Qué son las especies clave?

Eugenio Fernández · 15 octubre, 2018
Las especies clave son aquellas cuyo papel en la cadena trófica es fundamental para el ecosistema, y es que ante su desaparición este se vería seriamente desequilibrado

Aunque toda biodiversidad es importante para mantener nuestra vida día tras día, existen especies clave para nuestra supervivencia, ya que su ausencia acabaría con los hábitats de los que dependemos. ¿Quieres conocer a algunas de ellas?

¿Qué son las especies clave?

En ecología, hablamos de especies clave cuando estas tienen unos efectos desproporcionados con la naturaleza que las rodea aunque no existan muchos ejemplares. Esto se debe normalmente a su papel en la cadena trófica en la naturaleza, que hace que su ausencia se note mucho.

El ejemplo claro de estas especies clave son muchos depredadores, sin los cuales ciertos herbívoros serían muy abundantes y se vería modificado el ecosistema, normalmente haciendo desaparecer a muchas especies de plantas que a su vez son vitales para otros animales como los insectos.

El ejemplo de Yellowstone

El caso más sonado probablemente sea el de los lobos del parque nacional de Yellowstone. Tras su desaparición, estos depredadores fueron reintroducidos y el ecosistema cambió completamente. Los ciervos se habían multiplicado por cientos y habían perdido el miedo a ciertas áreas, donde acabaron con las herbáceas, lo que produjo erosión y cambios en los cauces de los ríos.

Estos ríos comenzaron a perder vida, al igual que se redujo el número de plantas de pequeño tamaño, lo cual tuvo efectos en pequeñas aves, osos y otros animales. El retorno de los lobos trajo un aparente reequilibrio al parque natural, por lo que se considera un ejemplo clásico de especies clave.

Reintroducción del lobo en Yellowstone

Las estrellas de mar y las nutrias marinas

Fue Robert Paine quien propuso el término de especies clave tras demostrar los dramáticos efectos que tenía la desaparición de un animal como la estrella de mar. Este hombre se dedicó a retirar a estos animales de las pozas de una playa, lo que hizo que muchas especies desaparecieran, ya que las estrellas de mar son grandes depredadores.

Esto hizo que dos especies de invertebrados tuvieran éxito: los mejillones y los erizos de mar. Curiosamente, estos últimos comenzaron a destruir los corales, por lo que zonas sin estrellas de mar suelen tener sus fondos marinos carentes de vida.

Las nutrias marinas son otras especies que controlan al erizo de mar, por lo que se ha visto que en áreas donde orcas y otros animales consumen a las nutrias marinas desaparecen los bosques submarinos de laminarias y otras especies. Esto demuestra que las especies clave no necesitan ser grandes depredadores como el lobo.

Los ingenieros de los ecosistemas

Otras especies importantes son aquellas que transportan nutrientes y a otros seres vivos. Un ejemplo es el oso pardo, que consume salmones, lo que transmite nutrientes oceánicos al bosque. Además, consume grandes semillas que luego desplaza a través de sus heces.

Oso grizzly comiendo salmón

Esto se lleva al extremo en el caso de algunas grandes tortugas de tierra, los tapires o los elefantes. Incluso algunos primates son vitales para transportar ciertas semillas que no pueden desplazarse a través del viento o la lluvia.

Asimismo, animales como el elefante también modifican el ecosistema destrozando. Sin estos grandes herbívoros, el ecosistema de la sabana no existiría y daría paso a los bosques. Es por ello que la desaparición de los últimos mamuts en Europa posiblemente trajo el retorno de los bosques.

Existen ejemplos aún más claros, como es el caso de los castores, que crean presas, por lo que es literalmente un ingeniero. Dichas presas se terminan por convertir en pantanos y humedales que son fuente de vida. De estos ecosistemas depende el ser humano, por lo que debemos proteger a las especies clave que garantizan nuestra supervivencia.

Ucarli, Y. (2011). Usability of large carnivore as a keystone species in Eastern Black Sea Region, Turkey. African Journal of Biotechnology10(11), 2032-2036.