¿Es posible educar a tu gato?

Si bien los felinos presentan un carácter independiente, lo cierto es que es posible adiestrarlos si se tienen buenas formas con ellos, especialmente en la época de cachorros

Educar a tu gato es perfectamente posible. Esto a pesar de la fama de ‘maleducados’ o de ‘ingratos’ que llevan a sus espaldas. La mayoría de las veces, las conductas inapropiadas de estas mascotas tienen su origen en el trato que reciben de sus dueños. En ocasiones, sin que las personas tengan conciencia de que lo están haciendo mal.

La eterna comparación entre perros y gatos

Una parte de la ‘mala prensa’ que arrastran los mininos obedece a las frecuentes e injustas comparaciones con los perros. Más allá de que sean mamíferos cuadrúpedos, y que se hayan adaptado durante siglos a la vida doméstica al lado de los humanos, las diferencias de carácter entre unos y otros son evidentes.

Los perros están genéticamente creados para vivir en manadas y respetar un estricto orden jerárquico. Necesitan un líder que marque pautas y apruebe o desapruebe cada acción.

Los gatos, por el contrario, son independientes y disfrutan de estar solos. Pero esto no significa que les desagrade la vida doméstica, ni mucho menos; la disfrutan en plenitud y, además, agradecen y corresponden la atención y los cariños recibidos.

Estas diferencias entre los caracteres de perros y gatos no significan que su educación y adiestramiento no sean similares. Hay técnicas de educación muy parecidas en ambos casos, con las que conseguimos nuestro objetivo de un buen adiestramiento.

Entrenar y educar

Educar a tu gato y entrenarlo son dos cosas distintas. Lo primero se refiere a enseñar a las mascotas a tener buenos hábitos y a evitar malas costumbres, como rasgar los muebles o subirse sobre la mesa.

Con el entrenamiento se busca que el animal realice tareas o ejercicios especiales: cosas como dar la pata, saltar a través de un aro o hasta hacerse el muerto.

Enseñar a un gato a dar la pata

En ambos casos, la clave maestra está en focalizar la atención en lo positivo. Cada vez que el animal realice una tarea o se comporte de la manera deseada, recibirá un premio.

El premio o la recompensa que el gato recibirá por seguir nuestras instrucciones no necesariamente tiene que ser comida. A los mininos también les gusta recibir caricias especiales y trabajan para conseguirlas.

Trucos para educar a tu gato

Se trata de animales muy inteligentes, aunque al mismo tiempo de carácter fuerte. El hecho de que ‘sepan’ que no deben hacer algo no significa que dejarán de hacerlo. Cuando quieren la atención de ‘sus humanos’, harán todo lo que sea necesario hasta obtenerla.

Si quieres educar a tu gato, uno de los primeros puntos a considerar es que a través de los castigos y las penalizaciones no se obtendrá nada. De hecho, pueden establecer una relación negativa con quien pretende corregirlos, lo que traerá como resultado que sientan miedo y opten por alejarse.

También se debe considerar que son animales propensos a sufrir de mucho estrés. La violencia física y verbal aumentará exponencialmente sus niveles de angustia; estas acciones pueden traer como consecuencia que las conductas que se quieran modificar se acentúen todavía más.

Desde cachorros, mejor

Cuando los gatos reciben indicaciones claras de lo que se espera de ellos en la época de cachorros, es más sencillo que mantengan un buen comportamiento.

Gatos cachorros

Una familia que adopta a un pequeño felino, lo primero que debe mostrar son gestos de amor y cariño. Lo segundo es establecer los puntos donde podrá conseguir comida y agua, así como el lugar donde siempre estará su caja de arena.

Estos pequeños cachorros aprenden muchas cosas a través de los juegos. Es importante educar a tu gato en que sus garras no son para arañar o morder. Para ello, solo será necesario emitir sonidos y gestos de dolor, y el animal entenderá que está haciendo daño.

Comida y descanso: elementos necesarios

Para una sana convivencia entre humanos y gatos, es fundamental que las mascotas tengan cubiertas todas sus necesidades nutricionales. De esta forma, se pueden evitar situaciones indeseadas, como que el animal revuelva la basura en busca de algo para comer.

También es importante para los felinos contar con espacios tranquilos donde pueda dormir sin sobresaltos. Por lo general, escogen sus áreas de descanso en lugares altos y frescos, desde donde puedan controlar visualmente sus ‘territorios’, sin que nadie los moleste.

Te puede gustar