La época dorada del caballo Franches-Montagnes

8 marzo, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
Un país tan aficionado a la equitación como Suiza tan solo cuenta con una raza autóctona de caballos: la Franches-Montagnes. La historia de esta raza ha estado muy ligada a un evento tradicional en el país helvético, Marché-Concours.

La raza Franches-Montagnes es notablemente homogénea gracias al paciente trabajo de sus criadores. Durante muchas generaciones, en Suiza se han preocupado por preservar las cualidades originales de su caballo. Pero a la vez, intentando borrar, de manera gradual, sus fallas para llegar al caballo Franches-Montagnes.

El origen de la raza

El origen del Franches-Montagnes o Freiberger tuvo lugar en la meseta alta llamada Freiberg, ubicada en la esquina noroeste de Suiza, en la provincia de Jura. Sin duda, a fines del siglo XIV el caballo primitivo de esta región solo podía pertenecer a un tipo de línea bastante ligero, dado el terreno accidentado.

Caballos Franches-Montagnes pastando en los Alpes suizos.

En la meseta, el agua es escasa, el suelo no es muy fértil y los inviernos son largos. A los colonos que aceptaron ir allí se les otorgó la libertad de impuestos: de allí el nombre que se traduce como «Montañas Libres». Sin duda, sus caballos fueron compañeros vitales: cargaron madera, araron los campos y en invierno ayudaron a despejar los pocos caminos de nieve.

Otro documento, que data de 1619, relata una discusión en la Corte Episcopal de Basilea, en la cual se describe el caballo Franches-Montagnes como un animal bello, robusto y resistente. También comentaba que, desafortunadamente, poseía una cabeza pesada y tendencia a sufrir enfermedades como la ceguera.

La mejora del caballo Franches-Montagnes

En el siglo XVIII, la cría de caballos suizos floreció. En esta época la exportación del caballo suizo fue importante, principalmente a Francia. Además, muchos ejércitos europeos se organizaron según el modelo francés, lo que favoreció la caballería.

En este sentido, a finales de este siglo, se establece en suiza una cierta organización de la cría en la región del caballo Franches-Montagnes, bajo la supervisión de los Príncipes-Obispos que fomentan una cría de calidad.

Este hecho, marcó que la cría de caballos estuviera más desarrollada allí que en los distritos adyacentes donde el ganado se usaba más para el trabajo agrícola en las granjas.

La cría moderna del caballo Franches-Montagnes

En el siglo XIX, la ganadería suiza colapsó. En la región Franches-Montagnes, la ganadería fue destruida después de la Revolución Francesa. Cabe señalar que Francia regía en el distrito Jura, entre los años 1792 y 1814. En estos años, se deprimió la región para fortalecer la lucha francesa contra los austriacos.

A partir de 1815, Jura vuelve a pertenecer al cantón de Berna, y se importaron caballos, en un intento de promover la cría y mejorar la calidad de los caballos. Las autoridades cantonales toman el control del uso de sementales.

Se tiene registro, de que en esta época se hicieron esfuerzos para mejorar el caballo Jura, considerado demasiado pequeño. En tal razón, se cruzaron con sementales de Franches-Montagnes, Comtois y sementales de Friburgo, para obtener un verdadero caballo de tiro.

A principios del siglo XIX, con el desarrollo progresivo de los ferrocarriles, el papel clave del caballo en el transporte disminuyó. Como consecuencia, descendió la producción y la calidad se la raza.

Durante la segunda mitad del siglo XIX, se importaron cien sementales anglo-normandos a Suiza. El objetivo era evitar la endogamia y producir un caballo adecuado para la agricultura, el ejército y el transporte. Así, coexistieron caballos pesados ​​y más ligeros. Esto convirtió al Franches-Montagnes en el caballo oficial de Suiza, al que se considera el único caballo ligero de Europa.

El caballo Freiberger es muy apreciado en su país, Suiza.

El caballo Franches-Montagnes y la identidad nacional

La historia del Franches-Montagnes siempre ha estado muy unida en el pasado y en el presente con un evento famoso en toda Suiza: el tradicional espectáculo de la Marché-Concours. Este festival se celebra desde 1897 en la localidad de Saignelégier, distrito Franches-Montagnes del cantón suizo de Jura. En la actualidad, tiene lugar durante el segundo fin de semana de agosto.

El Marché-Concours comenzó siendo una exposición agrícola destinada a la promoción de la ganadería local. En aquellos primeros años, los caballos se vendían como animales de trabajo y por su carne. Así, los caballos Franches-Montagnes compartieron protagonismo con vacas, cabras y gallinas.

A medida que el mundo del caballo fue cobrando importancia, el Marché-Concours cambió de nombre y añadió el apellido des Chevaux a su denominación. En la actualidad, los ejemplares equinos y toda la industria relacionada con los mismos monopolizan este tradicional evento.

  • Gmel, A. I., Druml, T., Portele, K., von Niederhäusern, R., & Neuditschko, M. (2018). Repeatability, reproducibility and consistency of horse shape data and its association with linearly described conformation traits in Franches-Montagnes stallions. PloS one13(8).
  • Mund, A. (2012). A Generic Web Based Software Environment for Breed value Estimation.(Master Thesis). https://diuf.unifr.ch/drupal/sites/diuf.unifr.ch.drupal.softeng/files/teaching/studentprojects/mund/master_anna_mund.pdf
  • Reviriaud, I. (2002). Le cheval Franches-Montagnes (Doctoral dissertation). https://oatao.univ-toulouse.fr/2253/1/celdran_2253.pdf
  • Miraglia, N., Burger, D., Kapron, M., Flanagan, J., Langlois, B., & Martin Rosset, W. (2006). Local animal resources and products in sustainable development: role and potential of equids.In Livestok Farming system. EAAP publication No18: 217-277.