Enfermedades digestivas en perros braquicéfalos

Los perros braquicéfalos son adorables desde un punto de vista estético, pero pueden sufrir diferentes afecciones a nivel gástrico e intestinal. Te las contamos.
Enfermedades digestivas en perros braquicéfalos
Samuel Sanchez

Escrito y verificado por el biólogo Samuel Sanchez el 07 octubre, 2021.

Última actualización: 07 octubre, 2021

Los perros braquicéfalos son aquellos que poseen un cráneo de características distintas a las típicas presentes en la especie Canis lupus familiaris. Algunas de las razas más famosas que sufren esta condición son el bulldog inglés, el carlino o pug, el pekinés y el boston terrier. Todos estos canes son famosos por sus problemas respiratorios, pero ¿sabías que también hay enfermedades digestivas en perros braquicéfalos?

A pesar de que estos canes reportan ciertas complicaciones específicas de su condición, cabe destacar que no viven menos de media que el resto de razas de perros. En las siguientes líneas te mostramos algunas de las patologías gastrointestinales que estos caninos pueden llegar a presentar a lo largo de su vida.

¿Qué son los perros braquicéfalos?

Como hemos dicho, la braquicefalia es una condición que se manifiesta en ciertas razas de canes. Estos animales presentan un acortamiento longitudinal (de delante hacia atrás) del diámetro del cráneo, lo cual les otorga una apariencia de “cara plana” (flat faced en inglés). Por selección genética, los perros braquicéfalos cuentan con morros y canales aéreos bastante reducidos.

Las características más comunes de estas razas son las siguientes:

  1. Paladar blando: el paladar blando es demasiado largo, por lo que su punta sobresale hacia las vías respiratorias e interfiere con el movimiento del aire a los pulmones.
  2. Ventanas nasales estenóticas: las fosas nasales de los perros braquicéfalos están mal formadas. Como son muy estrechas, los animales tienen ciertos problemas a la hora de inhalar.
  3. Eversión de los ventrículos laríngeos: el tejido dentro de las vías respiratorias, justo en frente de las cuerdas vocales, es empujado hacia la tráquea y obstruye parcialmente el flujo de aire.

Como puedes ver, la cavidad oral, las fosas nasales y la zona traqueal mal formadas son un problema a largo plazo para los perros braquicéfalos. Como resultado de su anatomía anormal, son proclives a padecer problemas respiratorios severos.

Un bulldog americano.

Enfermedades digestivas en perros braquicéfalos

Ahora que conoces cuáles son las características de estas razas, estamos preparados para ver por separado cada uno de los problemas digestivos que pueden padecer. No dejes de leer.

1. Disfagia

El término disfagia se utiliza para describir la dificultad de los seres vivos (incluidos los humanos) a la hora de tragar. Esta suele ser un resultado de una anormalidad en cualquiera de las fases de la deglución: oral, faríngea o faringoesofágica. Según estudios, las razas más afectadas por esta condición son el labrador retriever, el golden retriever y el pastor alemán.

Aunque los perros braquicéfalos no sean los más afectados, es una condición que se debe tener en cuenta a la hora de adoptar a un pug o un bulldog. Como su faringe y su paladar no se desarrollan de acuerdo a lo que la especie requiere, es común ver a estos canes teniendo problemas para tragar la comida, los cuales van acompañados de arcadas y náuseas.

2. Infecciones

Las enfermedades digestivas de los perros braquicéfalos incluyen a las infecciones intestinales, pero estas no son exclusivas de las razas con esta condición. Todo can es susceptible de padecer un cuadro infeccioso vírico o bacteriano, si bien es cierto que los que ya presentan condiciones previas (como algunos braquicéfalos) son algo más proclives a ello.

Las infecciones intestinales de los perros suelen manifestarse con diarrea, pérdida de apetito, vómitos, fiebre o febrícula y apatía generalizada. Los cuadros provocados por bacterias entéricas requieren la administración de antibióticos, pero los víricos suelen curarse por sí solos (aunque a veces se necesita soporte veterinario).

3. Macroglosia

El término macroglosia hace referencia a un aumento del tamaño de la lengua en relación con la longitud del cráneo. Si este órgano está severamente alargado, los perros que  lo portan tendrán problemas para ladrar, tragar, comer y dormir. Por desgracia, los canes braquicéfalos tienen una macroglosia que no se puede corregir.

La macroglosia no es una enfermedad digestiva en perros braquicéfalos como tal, pero sí dificulta mucho el acto mecánico de tragar en ellos y da lugar a la disfagia ya citada. No se puede corregir con fármacos, ya que se trata de una mutación congénita presente en el nacimiento.

4. Hernia de hiato esofágico

La hernia de hiato esofágico es una anormalidad del diafragma en la que el esófago y el estómago se prolapsan, lo cual provoca su ingreso patológico en la región torácica. Es una anomalía muy poco frecuente que forma parte de las enfermedades digestivas de los perros braquicéfalos, tal y como indican fuentes veterinarias.

La hernia de hiato esofágico puede ser congénita (heredada) o adquirida tras la aparición trastornos respiratorios y traumas. Algunos casos se tratan con fármacos (Sucralfato y Omeprazol), mientras que otros requieren una actuación quirúrgica inmediata.

5. Otras condiciones

Te hemos presentado algunas de las enfermedades digestivas típicas en perros braquicéfalos, pero existen muchas otras que estos pueden padecer (como el resto de canes) en el entorno oral, faríngeo e intestinal. Algunas de ellas son las siguientes:

  • Gingivitis: la gingivitis es una infección bacteriana a nivel oral que afecta a los perros con una salud dental deficiente. Las colonias bacterianas crecen en exceso por la deposición de sarro y, por ende, las encías acaban infectándose e inflamándose. Puede provocar caída de dientes irreversible si no se trata.
  • Síndrome del intestino irritable: esta enfermedad se presenta en el 10-15 % de los perros de forma estimada. Se trata de una disfunción del colon en ausencia de lesiones y explicar su etiología es bastante complicado.
  • Aerofagia: los perros braquicéfalos son proclives a tragar aire cuando comen, ya que su aparato oral no está bien desarrollado. Por ello, pueden tener problemas derivados de la acumulación de gases en el entorno intestinal.

Además de todas las condiciones citadas, es necesario destacar que los perros braquicéfalos son proclives a la obesidad, pues no pueden realizar ejercicios físicos demandantes. Por esta razón, es necesario idear una dieta específica con el veterinario si se quiere adoptar un can de esta raza.

¿Conoces los cuidados del pug?

Como puedes ver, son muchas las enfermedades digestivas que pueden presentar los perros braquicéfalos. Las razas que presentan la condición citada son bellas y rebosan personalidad, pero sin duda requieren cuidados especiales. Si quieres hacerte con uno de estos canes, piénsalo muy bien e infórmate todo lo posible.

Te podría interesar...
Los 7 tipos de cáncer más comunes en perros
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Los 7 tipos de cáncer más comunes en perros

Por desgracia, existen muchos tipos de cáncer que son comunes en perros. Estos alcanzan su pico de incidencia cuando el animal es senior.