Embarazo psicológico en los perros: causas y tratamiento

María Eugenia Thomas · 28 enero, 2019
Los cambios hormonales tras cada celo son los responsables del embarazo fantasma en perras; la razón por la que estos cambios hormonales ocurren en hembras no embarazadas sigue siendo un misterio

El embarazo psicológico en los perros, también conocido como embarazo fantasma o pseudociesis, es un padecimiento más común de lo que pensamos. Se refiere a una demostración del comportamiento materno combinado con signos físicos del embarazo después del estro en una perra que no está embarazada.

Un embarazo falso puede ocurrir, independientemente de si la perra está o no emparejada. La mayoría de las hembras mostrarán algunos signos de embarazo falso después de un ciclo de celo. Sin embargo, ante la sospecha de un embarazo falso, consulta al veterinario.

Signos del embarazo psicológico en los perros

Los síntomas del embarazo psicológico en los perros comienzan de cuatro a nueve semanas después del período de celo anterior. Estos signos imitan los síntomas del embarazo verdadero. Los más comunes incluyen el agrandamiento de las glándulas mamarias, con o sin producción de leche.

El letargo, los vómitos frecuentes y la retención de líquidos también suelen aparecer en las hembras que lo padecen. A menudo, el animal disminuye su apetito, pero rara vez parece perder peso. Probablemente, esto se deba a la cantidad de líquido en exceso que retiene.

Qué hago si mi perra embarazada no quiere comer

Estos síntomas pueden ocurrir a cualquier edad y no necesariamente siguen en todos los estros. La gravedad de los signos clínicos varía en cada caso y pueden ser distintos de un ciclo a otro en la misma perra.

Algunos cambios de comportamiento del embarazo psicológico en los perros incluyen la anidación, la actividad maternal y la inquietud. Asimismo, puede presentarse una disminución en la actividad física y, en ocasiones, las perras pueden tornarse agresivas.

En algunos casos, la hembra afectada mostrará signos de un trabajo de parto falso y luego protegerá los juguetes u otros objetos pequeños. Esto se debe al instinto maternal que desarrolla tras el falso alumbramiento. Y, tras la carencia de cachorros, se vale de cualquier objeto inanimado.

Causas del embarazo fantasma

Después de que la perra tiene un ciclo de estro, sus ovarios comienzan a producir hormonas, independientemente de si está embarazada o no. Estas hormonas preparan al útero para recibir a los fetos y mantener el embarazo.

Si la perra está embarazada, las hormonas continuarán produciéndose hasta poco antes de que nazcan los cachorros. Si no está embarazada, los niveles de las hormonas comienzan a disminuir después de 4-6 semanas.

En las primeras etapas, el aumento de los niveles de hormonas circulantes provoca cambios que imitan el embarazo. A medida que los niveles hormonales disminuyen en la hembra que no está embarazada, se envían señales al cuerpo que estimulan el parto falso y el desarrollo de la glándula mamaria.

Cómo se trata el embarazo psicológico en los perros

Los casos leves de embarazo falso no requieren tratamiento, ya que los síntomas desaparecerán en aproximadamente 20 días. Si la perra parece estar físicamente enferma, o los cambios de comportamiento son lo suficientemente graves para causar preocupación, el tratamiento está indicado.

Perra embarazada

El tratamiento es sintomático y puede incluir tranquilidad para aliviar la ansiedad. Asimismo, se recomendarán diuréticos para reducir la producción de leche o aliviar la retención de líquidos. En casos raros, se puede recomendar un tratamiento hormonal.

Si la hembra no será utilizada para la reproducción, se recomienda la ovariohisterectomia para prevenir futuros episodios. Idealmente, esta esterilización quirúrgica debe realizarse después de que todos los síntomas se hayan resuelto.

Si se la esteriliza quirúrgicamente mientras experimenta signos de pseudociesis, los síntomas pueden continuar durante varias semanas a pesar del hecho de haber sido esterilizada.

Recomendaciones finales

Para reducir las secreciones de la glándula mamaria, el veterinario podría aconsejarte la colocación de compresas frías o calientes. Esto sirve para minimizar la estimulación que promueve la lactancia.

Un collar isabelino (cono) también puede ayudar a prevenir el comportamiento de amamantamiento que puede estimular la lactancia. En algunos animales, reducir la ingesta diaria de ciertos alimentos puede ayudar a reducir la producción de leche.

También funciona distraer a las perras con otras actividades como sacarlas a pasear con mayor regularidad de lo acostumbrado. Es conveniente aprovechar las salidas de paseo para retirar los muñecos que haya adoptado.

Un puñado de perejil fresco administrado con las comidas inhibe los efectos de la progesterona. Si existiera mastitis –inflamación de las glándulas mamarias– es recomendable consultar con el veterinario para tratarlo apropiadamente.

https://wagwalking.com/condition/false-pregnancy-in-female http://tricountyah.com/pet-education/false-pregnancy-in-dogs.php