Vómitos amarillos en perros: causas y síntomas

Aitana Bellido · 11 agosto, 2018
Los vómitos amarillos en perros suelen ser consecuencia de una dieta rica en grasa o de la ingesta de mucha hierba

La salud del aparato digestivo de tu perro puede verse afectada por diversas causas. Averigua a qué se deben los vómitos amarillos en perros y cómo tratarlos.

Qué es lo que vomita exactamente tu perro

La sustancia amarilla que regurgita tu mascota no es otra cosa que bilis. Esta secreción, producida por el hígado, se almacena en la vesícula biliar hasta que se empieza a digerir la comida. Una vez haya empezado el proceso, se libera al intestino delgado para terminar de procesar la comida.

La bilis se compone de agua, lecitina, colesterol, iones bicarbonato y pigmentos y sales biliares. Cuando tu perro vomita esta secreción, suele deberse a que la bilis se cuela en el estómago desde el intestino delgado. Esto suele ocurrir cuando tu perro ha comido alimentos ricos en grasa o demasiada hierba.

Vómito amarillo en perros: remedios

La dieta de los perros que suelen sufrir estos episodios debe componerse de alimentos ricos en fibra y pobres en grasas para empezar a mitigar los síntomas.

Posibles patologías ligadas a los vómitos amarillos en perros

Si un cambio en la dieta de tu mascota no parece mejorar sus vómitos, puede que padezca una enfermedad subyacente que esté provocando este síntoma. Entre las más comunes en estos casos, tenemos:

  • Trastornos gastrointestinales como úlceras, infecciones parasitarias y ciertos tipos de cáncer. La acidez de la bilis puede llegar a irritar en el esófago y llegar a provocar úlceras. Esto se puede dar en razas determinadas como bulldogs, retrievers y perros de tamaño pequeño.
  • Pancreatitis. Se trata de una inflamación del páncreas, el órgano encargado de producir secreciones al aparato digestivo y hormonas como la insulina o el glucagón. Esta patología también puede producirse tras el consumo de alimentos ricos en grasa y resultar en dolor de estómago, diarrea y vómitos amarillos que contienen bilis.
  • Obstrucciones intestinales. Algunos huesos, juguetes o bolas de pelo pueden llegar a acumularse en el intestino de tu animal y dar lugar a obstrucciones intestinales. Si sospechas que tu perro puede estar padeciendo una obstrucción, acude al servicio de emergencias 24 horas más cercano.
  • Alergias. En el caso de alimentos que provoquen alergia a tu mascota, es probable que tras una primera ingestión se produzcan vómitos que pueden contener bilis. En ocasiones, esto se debe a un cambio demasiado brusco en su dieta y puede corregirse progresivamente. Ten en cuenta que los animales pueden desarrollar alergias incluso a alimentos que toman regularmente.
Vómito amarillo en perros: remedios

En cualquier caso, lo primero que tienes que hacer si tu perro empieza a vomitar bilis es llamar a tu veterinario para que diagnostique a tu mascota. Intenta llevarle lo antes posible para que no tu mascota no esté demasiado débil tras estar demasiadas horas sin comer ni beber.