El rabilargo: características, comportamiento y hábitat

Eugenio Fernández · 26 abril, 2018
Peculiar por la combinación de colores en su plumaje, este inteligente ave es capaz de atacar en grupo a depredadores como las rapaces para defenderse; con ciertos hábitos carroñeros, esta especie puede repartir comida a sus congéneres por mero altruismo

El rabilargo es un ave perteneciente a los córvidos y, aunque es poco conocido para los lectores de algunas latitudes, es bastante común en el centro y sur de la península ibérica.

Con sus tonos azulados característicos, el rabilargo es un ave que recuerda al arrendajo. Normalmente, mientras que la urraca se encuentra en zonas rurales o incluso urbanas, el rabilargo suele dominar las zonas más salvajes.

Características del rabilargo

Este pájaro es inconfundible: de anatomía similar a la urraca, destaca por su máscara negra sobre plumaje blanco, junto a su cuerpo crema y alas azul metalizado. Este ave, de apenas unos 35 centímetros, vive en bandadas y come diversos alimentos tanto de origen vegetal como animal, pues es un animal muy adaptable.

Esto le permite sobrevivir y aprovecharse de restos tanto humanos, en forma de vertederos, como carroña; de hecho, este pájaro es uno de los protagonistas de los muladares, y también se encuentra en monocultivos de frutales en busca de frutas dulces como los higos o las uvas.

La reproducción del rabilargo comienza en abril, cuando se constituye la pareja y construyen el nido. Los nidos de rabilargo son muy artesanales, y cuentan con recubrimientos de musgo y refuerzos de barro, y suelen estar cerca unos de otros. Así, las parejas buscan tener vecinos para hacer frente a amenazas comunes.

Rabilargo: comportamiento

Comportamiento del rabilargo

Este pájaro tiene un comportamiento similar al de otros córvidos: es bastante sedentario y se mueve en grupos muy inquietos y ruidosos, en constante comunicación entre sus miembros. Por las noches pueden juntarse más de 100 animales en los dormideros.

Al igual que los cuervos y otras aves de este grupo, el rabilargo es un ave muy agresiva con los depredadores, lo que hace que se atreva a atacar a aves rapaces y otros carnívoros, especialmente en la época de cría.

Esto es una ventaja para el resto de animales del bosque: los rabilargos y otros córvidos actúan como alarmas naturales, pues rodean al depredador y comienzan a chillar mientras le siguen continuamente, lo que manda al traste el camuflaje y el sigilo.

Además, al igual que otros córvidos, es un ave extremadamente inteligente, en la que incluso se ha visto cierto altruismo, pues estos pájaros son capaces de repartir comida entre otros miembros de su especie aunque estos no se la pidan.

Rabilargo: hábitat

Hábitat del rabilargo

El rabilargo vive en bosques mediterráneos y zonas de dehesa, especialmente al sudoeste de la península ibérica, donde es frecuente ver volar por merenderos y zonas de bosque a estas aves.

Hay algo muy curioso con respecto al rabilargo, y es el hecho de que solo existen dos poblaciones de este pájaro en el mundo: la población ibérica y la asiática están separadas por miles de kilómetros.

Y es que fuera de territorio ibérico no existe ningún rabilargo en toda Europa, lo que hizo sospechar a biólogos y a otros profesionales de que la población de rabilargo ibérico podría haber sido introducida y constituir una especie invasora.

Una de las teorías más extendidas es que los rabilargos de España llegaron desde Asia en el siglo XVI, a través de los intercambios con marineros portugueses. Los córvidos han sido usados como aves ornamentales y mascotas desde hace siglos, pues son fáciles de entrenar y de que cojan confianza.

Sin embargo, este hecho fue descartado hace pocos años: se han encontrado restos de rabilargo ibérico en Gibraltar. Estos restos fosilizados, de más de 40 000 años, evidencian que la especie ibérica se separó de la asiática tras las últimas glaciaciones que acontecieron en territorio euroasiático.