El petirrojo: un ave con carisma

Bastante acostumbrados a la presencia humana, es uno de los pájaros que más se acercan a las personas; guarda estrecha relación con la cultura popular, asociado al dios Thor en países escandinavos y a la Navidad en Gran Bretaña

El petirrojo europeo (Erithacus rubecula) es una paseriforme muy común en toda Europa y es uno de los pájaros más carismáticos de este continente, dado su comportamiento curioso y sociable.

Conoce al petirrojo

Los adultos apenas pesan 20 gramos y tienen 20 centímetros de envergadura, pero son inconfundibles: ambos sexos poseen un pecho y una cara anaranjados, cuando el resto del plumaje es gris con alguna tonalidad parda, mientras que las aves juveniles carecen de esas fogosas tonalidades.

Aunque muy extendidos, apenas varían en sus diferentes zonas de distribución, y únicamente se pueden ver cambios en su comportamiento, pues en algunas regiones se consideran aves migratorias. Se distribuyen por toda Europa, norte de África y noroeste de Asia, no apareciendo en países como Islandia, pero sí en las islas británicas.

Por desgracia, este pájaro también sufre las consecuencias del cambio climático, y ya no está pasando el invierno en España, pues las poblaciones del este de Europa ya no tienen tanto frío durante la temporada invernal.

Aunque esta especie se ha liberado en numerosos lugares donde no vivía, no ha colonizado países como Australia o Estados Unidos. La variedad de Islas Canarias se separó del resto hace millones de años, y posee un halo blanco en el ojo que la caracteriza.

Su comportamiento: el secreto del carisma del petirrojo

Sin duda su comportamiento es una de las cosas que más llaman la atención; estos pájaros diurnos se alimentan de invertebrados, bayas y frutas, aunque dependerá de la época del año en la que los veamos. En invierno se ven ayudados por comederos para pájaros, pues seguramente es una de las aves que viven en tu jardín.

Petirrojo: curiosidades

En general, está muy acostumbrado al ser humano, o al menos es particularmente curioso. Cuando caminamos por el bosque, no es raro que el petirrojo salga de entre los árboles a la linde del camino para analizarnos con detenimiento.

Si nos acercamos tardará en marcharse, para luego emitir su voz de alerta, caracterizada por dos pitidos metálicos y secos. Por otro lado, su canto melódico recuerda al de otras aves como el ruiseñor.

Curiosidades del petirrojo

En Gran Bretaña son particularmente confiados, pues siempre se les ha tenido por amigos de los jardineros, al acercarse en busca de gusanos al removerse la tierra. Este comportamiento, que también realizan con animales como el jabalí, les ha valido la simpatía de los horticultores británicos.

Los machos son bastante territoriales, y atacan a otras aves en época de cría, especialmente a otros machos de petirrojo. De hecho, los ataques suponen unas de las principales causas de mortalidad de la especie, e incluso se considera que 1 de cada 10 muertes se produce por territorialidad. 

La abundancia de este pájaro ha permitido realizar múltiples estudios sobre él, en particular sobre su magnetorrecepción: el petirrojo puede detectar el campo magnético terrestre gracias a la luz que entra por su ojo, un mecanismo físico que aún se sigue estudiando y que se sospecha que está relacionado con el entrelazamiento cuántico.

El petirrojo en la cultura

La frecuencia con la que podemos ver a este pájaro también ha permitido que aparezca en numerosas muestras de folclore: es considerado el pájaro del dios Thor en la mitología nórdica, que se relaciona con los truenos y tormentas.

También ha sido asociado a la Navidad y a numerosas leyendas británicas, entre las que destaca que su pecho rojo se debe a que se manchó de sangre al consolar a Jesucristo en la cruz, o incluso que su pecho ardió al intentar buscar agua para las almas perdidas.

Los carteros británicos se vestían de rojo durante la época victoriana, por lo que fueron apodados petirrojos: la vinculación de este empleo con la Navidad esta relacionada con que este pájaro sea parte de las festividades de invierno de los británicos.

De nuevo, estamos ante otro pájaro que influye en la cultura popular de diversos países, y que demuestra la importante relación que hemos tenido con estas aves.

Te puede gustar