El equidna de hocico curvo, un mamífero muy raro

El equidna de hocico curvo es un animal de lo más curioso y desconocido. Ven a aprender sobre él para dar un paso más en su conservación.
El equidna de hocico curvo, un mamífero muy raro
Sara González Juárez

Escrito y verificado por la psicóloga Sara González Juárez.

Última actualización: 12 octubre, 2022

Puede que si te hablamos de los taquiglósidos no sepas enseguida de qué animales se trata, pero seguro que has oído hablar del equidna, ese animal marsupial, mamífero y ovíparo que posee púas en su lomo. En este espacio podrás conocer a una subespecie de esta familia taxonómica, el equidna de hocico curvo.

Existen seres muy extraños en este planeta, pero este probablemente esté entre los primeros puestos. Si quieres saber más sobre el equidna y sus particularidades, estás en el artículo correcto. No te pierdas nada.

Conoce a los taquiglósidos, la familia del equidna de hocico curvo

Equidna: huevos

Los equidnas son los únicos miembros de su familia taxonómica  (Tachyglossidae). Son mamíferos que habitan las islas del continente australiano, como Nueva Guinea, Salawatu o Tasmania. En la actualidad se reconocen 2 géneros:

  • Tachyglossus: equidnas de hocico corto o australianos. El único miembro de este género es el equidna común (Tachyglossus aculeatus).
  • Zaglossus: equidnas de hocico largo o de Nueva Guinea. Aquí se encuentran el Zagloso de Attenborough (Zaglossus attenboroughi), el Zagloso de Barton (Zaglossus bartoni) y el equidna de hocico curvo, el que nos ocupa (Zaglossus bruijni).

Los equidnas son animales que no sobrepasan los 45 centímetros de largo y que están cubiertos de un denso pelaje. Además, por si fuera poco, su lomo posee largas púas que les protegen de los depredadores. Suelen pesar de 2 a 7 kilogramos, dependiendo de la especie y del sexo (los machos son más grandes que las hembras).

El equidna de hocico curvo

La especie que vamos a describir, el equidna de hocico curvo, recibe el nombre científico de Zaglossus bruijniTambién se le conoce como zagloso de Bruijn o zagloso común. Su largo hocico se curva hacia abajo y que representa 2 tercios de la longitud de su cabeza.

No tiene dientes, ya que no los necesita. Su dieta se compone principalmente de insectos como lombrices, termitas y hormigas. Debido a esto, su mandíbula no está muy desarrollada, por lo que se asemeja a la de un oso hormiguero.

Su orden, los monotremas, agrupa tanto a zaglosos como a ornitorrincos. Se trata de mamíferos que han retenido algunas características reptilianas junto a otras más modernas (evolutivamente hablando), dando lugar a una mezcla curiosa:

  • Poseen pelo.
  • Producen leche para sus crías, pero no tienen mamas. En su lugar, poseen dos campos mamarios a ambos lados del abdomen, y la leche se secreta a través de la piel.
  • Ponen huevos.
  • En el caso de los equidnas, poseen una bolsa marsupial donde se incuban los huevos y la cría pasa su primera etapa de vida.
  • Tienen cloaca: el sistema reproductor, digestivo y urinario desembocan en el mismo orificio.

Hábitat

El equidna de hocico curvo es nativo de Nueva Guinea e Indonesia, principalmente en las islas de Salawai, Batanta y Waigeo. Es muy posible que ya se haya extinguido en Salawai.

No viven a lo largo de las planicies costeras, sino que se les encuentra en bosques subtropicales y tierras bajas húmedas. Algunos ejemplares han sido avistados a altitudes realmente elevadas, máximo a 3800 metros sobre el nivel del mar.

Reproducción del equidna de hocico curvo

Este zagloso, como buen monotrema, es ovíparo y mamífero. No se han documentado aún los rituales de cortejo de esta especie, pero sí se sabe que la época reproductora comienza en julio.

La hembra pone un solo huevo (en muy raras ocasiones dos o más) y después lo introduce en su marsupio. Ahí se incuba, eclosiona y la cría permanece a salvo hasta que empieza a desarrollar las espinas.

Dentro del útero, la cría succiona la leche que la madre segrega a través de la piel en los campos mamarios.

Cuando la cría comienza a molestar a la madre con sus púas, esta la saca del marsupio y la oculta en una madriguera. La seguirá amamantando hasta que alcance la madurez sexual y pueda partir hacia su vida independiente.

Estado de conservación

Según la IUCN, esta especie está en peligro crítico de extinción (CR). Son dos sus amenazas principales:

  • La depredación humana: la caza indiscriminada para consumo humano es el factor primario que está haciendo desaparecer las poblaciones. Con las presas también se alimenta a los perros que se utilizan para detectarlos, ya que sin ellos es casi imposible encontrarlos en sus madrigueras. Además, son de hábitos nocturnos.
  • Degradación y conversión del hábitat para la agricultura: si bien este factor no se considera significativo debido a la amplitud del hábitat del equidna de hocico curvo, sí es cierto que les deja sin refugios donde ocultarse. También afecta a otras especies relacionadas con el zagloso, como los insectos de los que se alimenta.

A pesar de que la caza recreativa del equidna se ha prohibido por orden del gobierno de Nueva Guinea, la tradicional se sigue permitiendo. No existen programas de concienciación, control de especies invasoras, seguimiento sistemático o programas de cría. Es muy posible que, si nadie se implica en su conservación, algún día este artículo verse sobre una especie extinta.

Te podría interesar...
La gigantesca “cucaracha” descubierta en el fondo del mar
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
La gigantesca “cucaracha” descubierta en el fondo del mar

La cucaracha encontrada en el fondo del mar es más parecida, en realidad, a una cochinilla. Se trata de la Bathynomus raksasa y es enorme.