El adax: especie de mamífero artiodáctilo

3 abril, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el biotecnólogo Alejandro Rodríguez
Te contamos más sobre el adax, un antílope que habita en las regiones áridas de África y que actualmente se encuentra amenazado

El animal que nos ocupa hoy es uno de los antílopes más representativos de África. Hablamos del adax, un mamífero que a día de hoy, desgraciadamente, se encuentra seriamente amenazado. Si quieres conocer más sobre él, no te pierdas lo que viene a continuación.

Características generales

El adax (Addax nasomaculatus) fue descrito por el zoólogo francés Henri de Blainville en 1816. Este mamífero artiodáctilo se engloba dentro de la familia de los bóvidos y durante mucho tiempo fue conocido con el sobrenombre del ‘antílope blanco’, debido al color de su pelaje.

Los animales de esta especie tienen una altura media de un metro, y un peso de entre 80 y 120 kilogramos. Al igual que su pariente el órix, el adax es un antílope con cuerpo redondeado y unas largas patas. El pelaje de estos animales varía en función de la estación, más bien marrón en invierno y mucho más claro en verano. Posee una máscara facial inconfundible en forma de X de color blanco.

Pero, sin duda, lo que llama la atención al ver al adax son sus cuernos. Posee un par de cuernos anillados que crecen hacia arriba y se enroscan sobre sí mismos para formar una espiral, un rasgo único de esta especie.

Adax: hábitat

Hábitat y adaptación del adax

Estos animales habitan en zonás áridas, pedregosas y secas del noroeste de África. Por lo tanto, hablamos de una especie que está fuertemente adaptada a este tipo de terrenos difíciles.

Para empezar, la forma de sus pezuñas está adaptada a caminar por suelos arenosos o blandos, y así evitar que se hundan. Su forma de adaptarse al calor extremo y evitar la deshidratación es evitar la transpiración hasta alcanzar una temperatura corporal de 45 grados centígrados. Otro mecanismo se basa en la escasez de agua, ya que pueden sobrevivir sin hidratarse durante largos períodos.

Su periodo de actividad se reduce a la noche y el amanecer, cuando las temperaturas son más llevaderas. Para alimentarse, suele hacer grandes desplazamientos en busca de la escasa vegetación que hay, de la cual también extraen agua. Estos desplazamientos suelen estar ligados a las temporadas de lluvias.

Adax en peligro de extinción

Conservación y estado actual

Hay que destacar que el adax no se caracteriza por su velocidad. Así, son presa fácil de depredadores veloces como leones o leopardos, pero también del ser humano. Su escasa velocidad los convierte en un objetivo de los cazadores, que llegan a reducir o incluso eliminar poblaciones enteras de estos animales.

La reducción de su hábitat, las sequías y el acoso por parte de los humanos está amenazando seriamente al adax. La UICN ha catalogado a esta especie en la categoría de ‘peligro crítico’. Algunos países y organizaciones ya están tomando medidas para su conservación.

Entre ellas, destaca el Parque Nacional de Souss-Massa en Marruecos. En este recinto se están criando y aclimatando varios ejemplares, que posteriormente serán reintroducidos en la naturaleza para asegurar su supervivencia. Otras ejemplares en cautiverio pueden observarse en nuestro país, en el Parque de la Naturaleza de Cabárceno.

  • Hummel, J., Steuer, P., Südekum, K. H., Hammer, S., Hammer, C., Streich, W. J., & Clauss, M. (2008). Fluid and particle retention in the digestive tract of the addax antelope (Addax nasomaculatus)—adaptations of a grazing desert ruminant. Comparative Biochemistry and Physiology Part A: Molecular & Integrative Physiology149(2), 142-149.
 
  • SPEVAK, E. M., BLUMER, E. S., & CORRELL, T. L. (1993). Species survival plan contributions to research and reintroduction of addax Addax nasomaculatus. International Zoo Yearbook32(1), 91-98.