El Libro Rojo: la Lista Roja de las especies amenazadas

Este artículo fue redactado y avalado por el biotecnólogo Alejandro Rodríguez
· 14 febrero, 2019
Elaborado por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, este inventario da cuenta del estado actual de conservación de muchas especies

En el año 1963 la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) decidió abordar la creación de un documento que reflejara la conservación de las especies a nivel mundial. Nació así el Libro Rojo, también llamado la Lista Roja. A continuación vamos a contarte en qué consiste este documento y por qué es tan importante su actualización.

¿Qué es el Libro Rojo?

Este documento se considera como el inventario más completo del estado de conservación a nivel mundial de todas las especies animales y vegetales.

Está elaborado por la UICN, la organización medioambiental más grande del mundo y que fue fundada en 1948. Aparte de este, muchos países y organizaciones elaboran su propio Libro Rojo, donde incluyen a las especies regionales especialmente vulnerables.

Para su elaboración, intervienen expertos de otras organizaciones como BirdLife International o la Zoological Society of London. Basándose una serie de criterios de riesgo de extinción, actualizan el Libro Rojo anualmente.

Además, se realiza una revisión a mayor escala cada cuatro años, y se añaden o eliminan nuevas especies mediante un proceso intenso de revisión por pares.

El objetivo máximo del libro es concienciar a la población sobre la urgencia y la necesidad de la conservación de especies. También sirve como herramienta para ayudar y asesorar a la comunidad internacional.

¿Qué categorías tiene?

Según el riesgo de extinción de la especie, actualmente la UICN considera nueve categorías o grados de riesgo, ordenados de mayor a menor:

  • Extinta.
  • Extinta en estado silvestre.
  • En peligro crítico.
  • En peligro.
  • Vulnerable.
  • Casi amenazada.
  • Preocupación menor.
  • Datos insuficientes.
  • No evaluado.
Gorila de montaña (Gorilla beringei beringei)

Las distintas especies pueden variar su grado de riesgo, en función del análisis anual. Por ejemplo, en 2018 el gorila de montaña (Gorilla beringei beringei) ha pasado de estar ‘en peligro crítico’ a ‘en peligro’ gracias a la recuperación de su población.

Otro ejemplo es la tortuga mexicana (Gopherus flavomarginatus), que ha caído desde ‘vulnerable’ a ‘en peligro crítico’. Esto se ha debido, en gran parte, a la pérdida de su hábitat.

¿Qué hay de las especies en España?

Dentro de nuestros bosques, mares y montañas existen muchas especies que están catalogadas dentro del Libro Rojo. Es el caso del macaco de Berbería (Macaca sylvanus), que habita en el peñón de Gibraltar. Actualmente se encuentra dentro de la categoría ‘en peligro’.

Otro animal que se encuentra en esa categoría es la musaraña de Canarias (Crocidura canariensis), un pequeño animal endémico de las islas.

Macaco de Berbería (Macaca sylvanus)

Un ejemplo que quizá sorprenda es el del conejo común (Oryctolagus cuniculus). A pesar de estar incluido en la lista de las 100 especies exóticas invasoras más dañinas del mundo, su estado actual es catalogado como ‘casi amenazado’.

Gran parte de la reducción de su población tiene un origen vírico. El exponente más claro es la mixomatosis, una enfermedad transmitida a través de pulgas y garrapatas que llegó a exterminar hasta el 90 % de los conejos silvestres.

La reducción del número de conejos, a su vez, está afectando a otros animales que se alimentaban del conejo. Es el caso del lince ibérico (Lynx pardinus), que también está catalogado en el Libro Rojo como ‘en peligro’.

El águila imperial ibérica (Aquila adalberti) también se ha visto afectada por la desaparición del conejo, y actualmente está considerada como ‘vulnerable’ por la UICN.

Todo esto pone de manifiesto la importancia de la conservación de los hábitats, una tarea donde todos podemos aportar en mayor o menor medida.

Fuente de la imagen principal | https://www.iucn.org/