Diferencias entre ciervo, venado y reno

Francisco María García · 11 mayo, 2018
Si bien los dos primeros presentan cuernos en machos en contraposición a la ausencia en las hembras, el último de estos tres cérvidos cuenta con cuernos tanto en ejemplares masculinos como femeninos

Ciervo, venado y reno forman parte de una misma familia de mamíferos conocida como Cervidae. Pese a su parentesco y gran parecido, estas subfamilias poseen algunas importantes características diferenciadoras.

Una gran familia: ciervo, venado y reno

Es importante resaltar que la denominación de ciervo y venado hacen referencia a la misma especie. Es decir, lo único que varía es el nombre; realmente, ambas formas de denominación son correctas para referirse al mismo animal.

En este sentido, cuando alguna persona se refiere a ciervo o venado no se está refiriendo a algún tipo de especie o subespecie, sino más bien a una familia. Por otra parte, el reno sí pertenece a una de estas subfamilias. Cabe resaltar que estas subfamilias tienen en su haber más de 50 especies de mamíferos rumiantes.

Ciervo, venado y reno tienen características muy similares; sus patas suelen ser largas y delgadas, el cuello es largo y el pelo corto. Por otra parte, estos rumiantes suelen hacer la digestión de igual forma, independientemente de la subfamilia a la que pertenezcan.

La digestión suele constar de dos partes: la primera consiste en comer el alimento y la segunda en regurgitar el alimento, de ahí el nombre de rumiantes; este proceso largo, y a veces pesado, es conocido como rumia.

Diferencias específicas entre el ciervo, venado y reno

Ciervo o venado

En el mundo existen 27 especies de venados. Sin embargo, el más conocido es el denominado como Cervus canadiensis. Las principales diferencias que se pueden encontrar entre las 27 subespecies son relativas al tamaño de los cuernos, el color del pelaje y el tamaño de los animales.

Ciervo común: características

En sentido general, las hembras casi siempre son más pequeñas que los machos. Otra característica relevante es que los machos poseen una gran cornamenta que comienza a desarrollarse a partir del primer año de edad.

A medida que pasa el tiempo, la cornamenta va aumentando de tamaño, así como también la complejidad y forma de la misma. Adicionalmente, los machos también tienen pelo en toda el área que se encuentra alrededor del cuello y sobre el lomo.

Los ciervos o venados comunes tienen una fisionomía ideal para poder desarrollar el pastoreo. Esta actividad es clave para su alimentación, ya que estos mamíferos rumiantes son herbívoros.

En cuanto a su lugar de procedencia, los venados se pueden encontrar en diferentes zonas alrededor del mundo: norte de África, Europa, América, Asia y alguna que otra zona ártica.

Reno

El reno, también conocido como caribú, es una subespecie de la familia capreolinae. Vive en el hemisferio norte, y su hábitat originario es la zona de la tundra y taiga.

Caribú o reno

Actualmente, su hábitat o distribución está en el ártico mundial, incluido Groenlandia. Esta asociación de los renos a las zonas frías del planeta es la que los ha incluido en la conocida leyenda del trineo de Santa Claus.

En lo que se refiere a la caza de renos, se trata de una actividad permitida. Además, hay quien dice que la caza es necesaria como forma de mantener el equilibrio en esos ecosistemas fríos.

Al igual que otras subespecies, el macho es más grande que la hembra. De hecho, esta puede llegar a tener un peso que oscila entre los 60 y 170 kilos. En cambio, los machos pueden llegar a ser considerablemente más grandes y llegar a pesar más de 300 kilos.

Una de las diferencias más llamativas de los renos con respecto a otras especies de esta familia es que ambos sexos poseen astas; en el caso de los machos, estos suelen ser de mayor tamaño y desarrollar más ramificaciones. Entre las ramas de las astas, pueden desarrollarse membranas óseas.

La visión es otro de los aspectos más importantes. Los renos del ártico poseen una visión ultravioleta que va más allá del espectro visible. Los investigadores explican que esta característica puede ser particularmente positiva para distinguir el alimento, así como también a los depredadores en el blanco invierno del ártico.

Los ciervos, venados y renos poseen muchas diferencias y al mismo tiempo son muy parecidos, no en vano pertenecen a la misma familia. Estos mamíferos rumiantes se diversifican en más de 50 subespecies, y cada uno posee características diferenciadoras que los hacen únicos y especiales.