Dieta y cuidados de un perro diabético

23 enero, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
La dieta administrada al perro diabético debe ser sabrosa, nutricionalmente equilibrada y con alto contenido en fibra insoluble, pero, además, debe cumplir con otros requerimientos, tal como comentamos aquí

En un perro diabético, el nivel de insulina que se produce es insuficiente para metabolizar la glucosa. Recordemos que la insulina es una hormona que toma glucosa de la sangre y la transporta al interior de las células del cuerpo, donde se usa como energía.

Como consecuencia, la concentración sanguínea de glucosa aumenta y, eventualmente, se eleva a niveles en los que los riñones la dejan filtrar a la orina.

Signos y síntomas que manifiesta un perro diabético

Es importante entender que en la diabetes la pérdida de glucosa en la orina arrastra agua con ella mediante un proceso llamado ósmosis. Este evento hace que se produzcan mayores volúmenes de orina de lo normal. En consecuencia, la pérdida excesiva de agua en la orina se compensa con sed y un mayor consumo de agua.

Así, los principales signos clínicos de un animal con diabetes mellitus son: poliuria (micción excesiva) y polidipsia (consumo excesivo de agua).

Además, el perro diabético tiende a perder peso porque el cuerpo descompone las reservas de grasa y proteína –músculo– para producir glucosa y cetonas –un combustible alternativo– en el hígado. Adicionalmente, otros signos clínicos de los diabéticos pueden incluir: cataratas, polifagia (aumento del apetito), intolerancia al ejercicio e infecciones recurrentes.

Perro diabético en el veterinario

Objetivos de terapia para la diabetes canina

Esencialmente, como dueño de un perro diabético, necesitamos comprender que los tres objetivos principales de la terapia para perros diabéticos son:

  • La resolución de todos los signos clínicos. Este punto se refiere a los signos arriba mencionados exceptuando las cataratas. Así, la ceguera causada por la formación de cataratas ocurre en la mayoría de los perros diabéticos. Sin embargo, su padecimiento no depende del control glucémico.
  • Evitar la hipoglucemia inducida por insulina. La insulina es la base de la terapia para el perro diabético y un enfoque conservador para la terapia con insulina es crucial. La mayoría de los perros diabéticos requieren dosificación dos veces al día para controlar adecuadamente sus signos clínicos. Sin embargo la dosificación será determinada en conjunto con tu veterinario.
  • La reanudación del estilo de vida habitual y el nivel de ejercicio. El letargo, típico en el perro diabético, tiende a resolverse rápidamente, por lo cual los perros se vuelven más activos y sensibles poco después del inicio de la terapia con insulina.

¿Por qué controlar la hipoglicemia inducida por insulina es tan importante?

La hipoglucemia severa resultante de una sobredosis de insulina puede causar daño cerebral irreversible, ceguera, convulsiones y muerte. Los signos clínicos leves incluyen debilidad, inquietud, ritmo, anorexia y diarrea.

Cucharadas de azúcar y letras de diabetes

Recomendaciones de dieta para un perro diabético

Idealmente, el perro diabético debe comer justo antes del tiempo esperado de pico de actividad de insulina que se le administre. Así, se ha recomendado como buen compromiso el alimentar al perro inmediatamente después de la inyección de insulina.

Esta medida simplifica considerablemente el régimen de tratamiento en el hogar y aún permite que se logre fácilmente un buen control glucémico. Además, muchos propietarios prefieren este régimen porque creen que su mascota es recompensada por someterse a la inyección.

Tabla 1. Resumen de las recomendaciones de dieta actuales para perros diabéticos

Factor dietético Recomendación
Ingesta de calorías Suficiente para lograr y mantener una condición corporal óptima.

 

Requerimientos nutricionales primarios Que sea sabroso y nutricionalmente equilibrado.

La constancia es importante: suministrar  un número estándar de calorías y debe ser alimentado después de cada inyección de insulina.

Otras recomendaciones nutricionales. Aumentar del contenido de carbohidratos complejos con una alta proporción de fibra insoluble incorporada en los alimentos.

Contenido de grasa disminuido, particularmente si hay pancreatitis concurrente.

Horario de comidas El período postprandial debería coincidir idealmente con el período de actividad máxima de insulina exógena.
Perros diabéticos con enfermedad concurrente Los requerimientos nutricionales de cualquier enfermedad concurrente deben tener prioridad sobre la terapia dietética para la diabetes.
  • Rucinsky, R., Cook, A., Haley, S., Nelson, R., Zoran, D. L., & Poundstone, M. (2010). AAHA diabetes management guidelines for dogs and cats. Journal of the American Animal Hospital Association, 46(3), 215-224.
  • Fleeman, L. M., & Rand, J. S. (2001). Management of canine diabetes. Veterinary Clinics: Small Animal Practice31(5), 855-880.
  • Hoenig, M., Laflamme, D. P., Klaser, D. A., Singer, M. J., & Ferguson, D. C. (2001). Glucose tolerance and lipid profiles in dogs fed different fiber diets. Journal of veterinary pharmacology and therapeutics, 2, 160-169.
  • Rand, J. S., Fleeman, L. M., Farrow, H. A., Appleton, D. J., & Lederer, R. (2004). Canine and feline diabetes mellitus: nature or nurture?. The Journal of Nutrition, 134(8), 2072S-2080S.