Descubre a los ‘cinco grandes’ de África

Yamila · 22 noviembre, 2017
Estos animales salvajes son cotizados y complicados de localizar, y todos presentan características de gran magnitud, como tamaño o carácter depredador

Si bien este término fue acuñado por los aficionados a la caza, debido al tamaño y a la dificultad por conseguir un ejemplar, lo cierto es que ahora todos conocen a los ‘cinco grandes’ de África por los safaris turísticos, los cuales se pueden realizar en varios países.

¿Quiénes son los cinco grandes africanos?

Este término ha ganado tanta popularidad en los últimos tiempos que incluso aparecen representados en los billetes sudafricanos. Pero además de habitar en este país, los ‘cinco grandes’ se pueden encontrar en Kenia, Etiopía, Uganda, Ruanda, Namibia, Tanzania y Botsuana, entre otros, y son los siguientes:

1. Elefante

El elefante africano de sabana es el mayor mamífero terrestre que vive actualmente, ya que puede alcanzar los 3,5 metros de altura y los 6 000 kilos de peso. Camina a lenta velocidad, aunque cuando se enfada o asusta puede correr a una velocidad de 40 km/h.

Una de las principales características de este ‘grande’, que vive hasta los 60 años, es que cuenta con una cabeza de grandes dimensiones; tanto sus orejas como su trompa y sus colmillos son acordes a su tamaño.

En cuanto a su alimentación, es herbívoro y consume una gran cantidad de hierbas y hojas al día, las cuales tritura con sus potentes molares de 10 centímetros de ancho. Estos últimos los cambian varias veces en su vida.

Por otra parte, los elefantes africanos son muy inteligentes, viven en manadas formadas por hembras y sus crías, y en ocasiones son acompañadas por un macho adulto. La matriarca es la hembra de mayor edad y la encargada de guiar a los demás en la búsqueda de alimento, agua o mejores sitios para reproducirse.

2. Rinoceronte

Se trata de otro de los ‘cinco grandes de África’ que se caracteriza por su enorme tamaño: hasta 1,6 metros de alto y 1 500 kilos de peso. En ese continente podemos encontrar dos especies de rinocerontes: blanco y negro, con este último presentando la mayor contextura.

Animales solitarios: rinocerontes

La caza de este animal no es algo nuevo, sino que comenzó en el siglo XIX de la mano de los europeos de élite. Si a esto se le suma el hecho de que los cuernos de rinoceronte son usados para rituales y medicina tradicional, es fácil comprender por qué está en peligro de extinción.

3. León

El ‘rey de la selva’ es otro de los grandes que, si tenemos suerte, podemos ver en un safari, sobre todo en los parques nacionales como el Kruger o el Serengeti. Vive en el área subsahariana y, aunque en la antigüedad había grandes grupos en casi todo el continente, hoy en día está cada vez más disperso y fragmentado en sabanas, herbazales, bosques y arbustos.

Son los felinos más sociales y una manada está compuesta por un grupo de hembras con sus crías y uno o dos machos, que se diferencian por su gran melena. Las primeras se encargan de cazar a las presas: mamíferos grandes, como la cebra, el impala o el ñu; mientras que los segundos de cuidar a los pequeños.

4. Búfalo cafre

Este mamífero habita en los bosques y sabanas del África subsahariana y, si bien es de menor tamaño que sus parientes (los búfalos indios), puede llegar a pesar 1 000 kilos y medir 1,7 metros. Esta especie, como los demás bovinos, presentan un dimorfismo sexual importante: las hembras son de color más claro y sus cuernos son más pequeños.

Búfalo cafre africano

El búfalo se agrupa en manadas que pueden sumar hasta 1 000 individuos, los cuales son guiados por los machos de más edad, ubicados en los laterales del grupo; las hembras y las crías se mantienen en el interior. Sus únicos depredadores son el león y el cocodrilo del Nilo.

5. Leopardo

El último de los cinco grandes de África es de la familia de los félidos, tiene la capacidad de rugir y vive en todo tipo de hábitats, menos en el desierto. A su vez elige sitios donde poder esconderse para aguardar a sus presas y puede comer cualquier animal, sin importar el tamaño, ya que es un auténtico ‘oportunista’.

El leopardo es un animal solitario y suele cazar por las noches; de día duerme en cuevas o entre la vegetación. Incluso pueden observarse algunos subidos a los árboles, desde donde observan a sus posibles ‘víctimas’ o donde almacenan la comida, para evitar que otro animal ‘robe’ su festín.