¿Debe un gato beber leche?

Antonia Tapia · 17 diciembre, 2014

Después de vacas, el animal que más se asocia con leche parece ser el gato. La imagen tradicional de un gato satisfecho lamiendo de su tazón de leche puede ser engañosa. Se rumorea que los felinos no sólo aman la leche  sino que es ideal  para su dieta. Pero cuánto hay de cierto en estos mitos.

En términos generales los  gatos no deben beber leche. Una vez que han destetado, la mayoría de ellos son intolerantes a la lactosa (azúcar de la leche), ya que no son capaces de producir cantidades adecuadas de la enzima lactasa. Esta enzima, que  es abundante en el nacimiento, pero disminuye con la edad, es necesaria para que puedan digerir adecuadamente leche. Al no tenerla, la leche permanece en el sistema digestivo,  se produce un proceso de fermentación que causa algunos problemas en los felinos. Los síntomas más comunes son   hinchazón, gases  y diarrea.

Excepciones

gato bebiendo leche 2

Sin embargo existen algunas excepciones. Los gatitos jóvenes deben beber  leche para sobrevivir. El proceso de destete comienza en torno a las cuatro semanas de vida, pero antes  su única fuente de nutrición es la leche. Es importante que  a un gatito joven no le des leche de vaca. La mejor leche es la de su propia madre. Si el gatito es huérfano tendrás que darle fórmula especialmente diseñada para su edad. Este producto se puede adquirir de tu veterinario.

¿Todos los gatos son intolerantes a la lactosa? No todos los gatos son intolerantes a la lactosa. La única forma real de saberlo  es darle un poco de leche para ver si le causa diarrea. Ofrece a tu  gato 1 ó 2 cucharadas de leche de vaca y vigílalo las próximas 12 horas. Si no manifiestan problema digestivo, tu gato puede beber leche sin peligro, como un gusto ocasional. Para ellos es una delicia. Pero sólo deben administrarse en cantidades pequeñas, como un regalo. Pero debe hacerlo con moderación. Los productos lácteos, no debe comprender más de 10.5% de la dieta regular de un gato. La leche de vaca no debe ser fuente primaria de alimento, porque carece de nutrientes esenciales.

Si deseas  darle a tu gato leche, la apuesta más segura es comprar leche especial para gato sin lactosa, en un supermercado o tienda de mascotas. Existen  varias marcas disponibles. Estos productos  tratan equilibradamente el sistema digestivo de tu gato.

¿Y la leche de soja? La gente a menudo se pregunta si la leche de soya es una alternativa segura para su gato. Algunas consideraciones: la leche de soya contiene azúcar añadida para mejorar su sabor. Por lo que ésto no es ideal para tu gato.

Algunos gatos son alérgicos a la proteína de soya. Al igual que la leche de vaca, que puede causar problemas de estómago, así como picazón en la piel.

Los productos de soya,  si se administra en grandes cantidades, contienen isoflavonas, fitoestrógenos y otros productos químicos que pueden alterar las hormonas de tu gato.

Si  tu gato recibe todos los nutrientes que necesitan a través de su comida y es alimentado con una dieta equilibrada, nutriva, no es necesario darle leche.  Contiene calorías que tu gato ya está recibiendo a través de su comida. Por lo que si no cuidas las cantidades corres el riesgo en que caiga en obesidad y esto  tiene graves  consecuencias en la salud de tu minino.

 

Los gatos adultos no necesitan leche

gato bebiendo leche 3

A medida  que los gatos se hacen mayores, no necesitan leche. Sin embargo  el agua es esencial.  El agua evita problemas de salud. Los felinos necesitan agua para regular la temperatura corporal, digerir los alimentos y eliminar residuos. Si crees que tu gato no está recibiendo suficiente agua, trata de usar un recipiente  más grande o  coloca varios cuencos de agua en diferentes espacios de tu casa.

Finalmente una conducta recurrente de nuestros mininos ¿sabías que está asociada al consumo de leche? Me refiero al famoso amasado que los felinos suelen hacer sobre las superficies.  Muchos dueños de gatos se preguntan por qué sus gatos disfrutan amasar sus regazos. Los conductistas creen que este comportamiento se asocia con los primeros días de los gatitos. Durante la lactancia, los felinos,  amasan la panza de su madre,  para estimular el flujo de leche.