7 curiosidades sobre el dunnart

El dunnart es un pequeño marsupial depredador de hábitos nocturnos que vive en las zonas desérticas de Australia. Debido a sus hábitos naturales, existen muchos datos que pueden pasar desapercibidos para la mayoría de las personas.
7 curiosidades sobre el dunnart
Cesar Paul Gonzalez Gonzalez

Escrito y verificado por el biólogo Cesar Paul Gonzalez Gonzalez.

Última actualización: 08 octubre, 2022

Los marsupiales son uno de los grupos más peculiares en el reino animal. Se caracterizan por presentar un marsupio, el cual es un tipo de bolsa que se encuentra en su vientre y sirve para incubar a sus crías. Por si fuera poco, existe una gran variedad de ejemplares, desde aquellos tan grandes como los canguros, hasta pequeños como el dunnart.

Aunque parece muy similar a un ratón, el dunnart es en realidad un pequeño marsupial que pertenece al grupo de los dasiúridos. De hecho, esto significa que comparte parentesco con otras especies famosas como los gatos marsupiales o incluso los diablos de Tasmania. Sigue leyendo este espacio y descubre otras curiosidades acerca del dunnart.

¿Quién es el dunnart?

A pesar de su apariencia, el dunnart no puede ser considerado como una rata o un ratón, puesto que no tiene relación alguna con los roedores. Miden en promedio 25 centímetros de largo y pesan alrededor de 70 gramos. Son bastante peludos y la mayoría exhibe colores grises o marrones.

Además, el dunnart también presenta una cola que varía en longitud según la especie de la que se trate. Este rasgo es importante, ya que muchos de los ejemplares acumulan sus recursos (grasa) en esta estructura. Gracias a esta estrategia, son capaces de sobrevivir cuando el alimento escasea en su hábitat.

Dunart sobre una mano
Sminthopsis murina.

Datos poco conocidos del dunnart

Aparte de que es una especie carismática, pequeña y peculiar, este marsupial resguarda algunos otros datos sobre su biología. Conoce algunas curiosidades del dunnart a continuación.

1. Existen varias especies

El término “dunnart” se utiliza para nombrar a todas las especies que se agrupan bajo el género Sminthopsis. En la actualidad, existen más de 20 tipos de dunnart diferentes, así como también varios registros de restos fósiles. Uno de los ejemplares más populares es el dunnart de cola gruesa, el cual tiene una gran distribución dentro de Australia.

2. Están más emparentados con los gatos marsupiales

Tanto el dunnart como los gatos marsupiales son animales que se encuentran emparentados. Ambos forman parte del grupo Dasyuridae, el cual se caracteriza porque todos sus integrantes son carnívoros y presentan dientes bien adaptados para el consumo de carne. Claro está, aún existen ciertos problemas con la clasificación taxonómica de este grupo, lo que significa que podría modificarse en el futuro.

3. Tienen una visión tricromática

Por lo común, la mayoría de los mamíferos presenta una visión dicromática que solo percibe una gama de colores compuesta por tonos verdes y azules. Sin embargo, una de las curiosidades más interesantes del dunnart es que presenta una visión tricromática. Esto significa que percibe los colores verde, azul y amarillo, algo similar a lo que “observan” los humanos.

4. Son capaces de entrar en letargo para ahorrar recursos

El hábitat natural del dunnart suele componerse de ambientes áridos con climas extremos, por lo que ha desarrollado diferentes estrategias para hacerle frente. Una de ellas es el letargo diario, que consiste en reducir su tasa metabólica y su temperatura corporal al mínimo. Gracias a esto, disminuye el consumo de energía (nutrientes) y es capaz de sobrevivir en caso de escasez de recursos.

5. Llega a dormir con sus presas

Los entornos desérticos son uno de los hábitats más difíciles de conquistar. Esto es debido a que durante el día la temperatura se eleva a más de 40 grados centígrados, mientras que en la noche baja alrededor de los 2 grados bajo cero. Por ello, el dunnart tiende a dormir en escondites pequeños bajo tierra, en donde incluso deja que otros animales pequeños se escondan para guardar el calor.

Este curioso comportamiento hace que algunos roedores se acerquen y duerman con ellos. Sin embargo, estos animales son presas naturales de algunas especies de dunnart, por lo que tienen que despertarse antes para emprender la huida y salvar sus vidas.

6. Tienen un proceso de gestación corto

El dunnart exhibe uno de los procesos de gestación más cortos dentro del reino animal. Mientras que en la mayoría dura uno o varios meses, este pequeño marsupial tiene un periodo de gestación de alrededor de 13 días. Es más, el dunnart de cara rayada (Sminthopsis macroura) solo necesita de 9 días.

7. Viven relativamente poco

Debido a su tamaño y a que son presas fáciles para muchos otros depredadores, el dunnart tiene una esperanza de vida bastante reducida. Si bien es cierto que esto depende mucho de la especie que se hable, en general, este marsupial puede vivir desde 15 meses hasta 5 años.

Dunnart sobre arena
Sminthopsis murina.

Como te puedes dar cuenta, el dunnart es un pequeño animal que resguarda muchas curiosidades sobre su vida natural. A pesar de su tamaño, han desarrollado estrategias increíbles que superan por mucho a los animales más grandes. Esta es una muestra más de lo increíble y variada que puede llegar a ser la naturaleza.

Te podría interesar...
10 tipos de marsupiales
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
10 tipos de marsupiales

Los tipos de marsupiales que existen viven en América y Australia. Los primeros son más primitivos filogenéticamente hablando.



  • Selwood, L., & Woolley, P. A. (1991). A timetable of embryonic development, and ovarian and uterine changes during pregnancy, in the stripe-faced dunnart, Sminthopsis macroura (Marsupialia: Dasyuridae). Reproduction, 91(1), 213-227.
  • Ebeling, W., Natoli, R. C., & Hemmi, J. M. (2010). Diversity of color vision: not all Australian marsupials are trichromatic. PLoS One, 5(12), e14231.
  • Stannard, H. J., McAllan, B. M., & Old, J. M. (2014). Dietary composition and nutritional outcomes in two marsupials, Sminthopsis macroura and S. crassicaudata. Journal of Mammalogy, 95(3), 503-515.
  • Withers, K. W., White, D. H., & Billingsley, J. (2000). Torpor in the carnivorous marsupial Sminthopsis macroura: effects of food quality and quantity. In Life in the Cold (pp. 127-137). Springer, Berlin, Heidelberg.
  • Tyndale-Biscoe, Hugh (2005). Vida de los marsupiales. Publicación CSIRO. ISBN 0-643-06257-2.