Cuidados para un perro anciano

En general, los perros mestizos y de tamaño pequeño suelen vivir por más tiempo, mientras que los grandes y de raza pura tienden a presentar una menor esperanza de vida. Por ejemplo, los caniches pequeños o los chihuahuas pueden sobrepasar los 15 años de vida, pero canes como el gran danés rara vez llegan a los 10 años.
Cuidados para un perro anciano
Cesar Paul Gonzalez Gonzalez

Escrito y verificado por el biólogo Cesar Paul Gonzalez Gonzalez.

Última actualización: 24 febrero, 2022

La esperanza de vida del can doméstico varía entre los 9 y los 15 años en promedio, por lo que a partir de los 9 podría comenzar a considerársele como anciano. Aunque suene fácil decirlo, tendrá varias complicaciones de salud y necesitará de muchas atenciones, cariños, cuidados y consideraciones.

Es normal querer que tu fiel compañero te acompañe durante toda la vida. Sin embargo, su ciclo biológico tiene que terminar en algún momento y se debe estar ahí para acompañarlo en sus últimos años. Sigue leyendo este espacio y descubre cuáles son los cuidados que debe tener un perro anciano.

¿Cuáles son los signos de la vejez en los perros?

Los perros que tienen alrededor de 9 años o más ya son considerados ancianos, pues se encuentran en la edad en que se presentan los primeros signos de vejez. Cabe resaltar que lo anterior solo es un promedio y puede variar en cada raza o ejemplar. Por lo tanto, es mejor buscar ciertas señas particulares en su cuerpo para saber si ya se encuentra en dicha etapa. Algunas de estas son las siguientes:

  • Aparición de canas: la presencia de pelaje blanco es un claro indicador de que la mascota se encuentra en su vejez, pues el cuerpo comienza a perder la capacidad de producir los pigmentos naturales de su pelaje. En los perros, las canas aparecen por primera vez cerca del hocico o de los ojos, aunque con el tiempo se vuelven más densas y llegan a cubrir la cabeza.
  • Menor resistencia al ejercicio: al igual que sucede con los humanos, los canes también comienzan a perder la energía que tenían en su juventud. Esto ocasiona que se reduzca la cantidad de ejercicio que realizan o que aumenten las horas de descanso.
  • Cambios en su comportamiento: sin importar la raza, la mayoría de los perros comienzan a volverse más tranquilos y sedentarios. Además, algunos ejemplares también intentan buscar más atenciones, caricias y mimos por parte de sus tutores.
  • Duerme durante más tiempo: el ciclo de sueño de un can joven consiste en cumplir entre 10 y 12 horas del sueño al día. Sin embargo, un perro anciano duerme poco más de 14 horas al día, lo cual incluso puede incrementarse si existen problemas de salud.
  • Aparecen enfermedades crónicas: esto no suele ocurrir en todos los casos, pero también puede llegar a ser una señal evidente de que tu perro alcanzó la vejez. Debido a que el metabolismo de la mascota cambia y comienza a ser menos eficiente, suelen aparecer patologías crónicas típicas de esta etapa, como por ejemplo: las cataratas, tumores, enfermedades renales, incontinencia urinaria, displasias de cadera, artrosis, osteoartritis e incluso disfunción cognitiva.
Un perro viejo tirado en el suelo.

¿Cuáles son los cuidados de un can mayor?

Una vez que tu perro ha llegado a la vejez, su cuerpo comenzará a tener ciertos cambios metabólicos por lo que sus necesidades diarias también se modificarán. Debido a esto, se deben tener ciertas consideraciones en sus cuidados y corregir algunos aspectos de su vida diaria. A continuación, se ofrecen algunos consejos básicos para poder mantener saludable a tu mascota mayor.

1. Dieta

Como se mencionaba, los perros ancianos tienen un metabolismo lento que los hace más propensos a la obesidad. Es por ello por lo que se recomienda cambiar a los piensos tipo senior, los cuales están formulados para adaptarse a sus nuevos requerimientos nutricionales. Sin embargo, en caso de que tu mascota tenga problemas dentales, es preferible optar por una dieta a base de comida húmeda.

Otro punto importante es la hidratación, pues durante la vejez los perros tienden a presentar problemas de insuficiencia renal. Aunque no siempre se pueden evitar, es crucial proporcionarles líquidos para no crear más estrés en los órganos del cuerpo.

Algunos tutores optan por utilizar las dietas BARF, las cuales consisten en darles alimentos crudos a los perros. Este nuevo tipo de alimentación ayuda bastante en la nutrición y en la digestión, pero solo si es elaborada por profesionales. Ten en cuenta que para obtener sus beneficios debe estar balanceada y adaptada a cada ejemplar. Por lo tanto, si no se tiene el apoyo de un veterinario, evita ofrecérsela a tu mascota.

2. Atención constante

Los perros que se encuentran en la vejez se vuelven un poco más dependientes de sus tutores. Esto conlleva que busquen mimos, caricias y eviten estar solos durante mucho tiempo. En cierto sentido, es como si se transformaran de nuevo en cachorros pues sus cuidados se parecen mucho a esta etapa.

Es esencial hacer que el perro se mantenga animado y activo, pues su edad lo hace más susceptible a la depresión y al aislamiento. Algo tan simple como acariciarlo mientras descansa o leer un libro a su lado, podría ser suficiente para mantenerlo feliz. Claro está, no olvides salir a hacer ejercicio para evitar el sedentarismo.

3. Actividad física

Los perros ancianos suelen tener una menor resistencia física, por lo que es mejor reducir la cantidad de ejercicio diario. Esto no significa que se deba dejar por completo la actividad física, sino que solo se debe disminuir su intensidad. Además, también necesita actividades sociales que lo mantengan activo y animado.

Una buena estrategia es mantener paseos diarios a un parque cercano en donde pueda convivir con otros perros. Eso sí, el tiempo de cada salida debe ser reducido para evitar que se fatigue demasiado. A pesar de esto, el ejercicio debe formar parte de su vida y no debes dejar que se vuelva sedentario, pues de lo contrario, podría presentar problemas músculo esqueléticos graves.

4. Consultas con el veterinario

Como se mencionaba más arriba, un perro anciano tiene mayor probabilidad de presentar ciertas enfermedades crónicas. Por ello, en esta etapa es crucial visitar al veterinario al menos una vez cada 6 meses por prevención. No te confíes por el hecho de que tu mascota no parezca enferma, ya que la mayoría de las patologías en esta edad se presentan con síntomas sutiles casi imperceptibles.

5. Necesidades esenciales en el hogar

El cuerpo de un perro mayor no tiene la vigorosidad ni la fortaleza de su juventud, lo cual significa que es más susceptible a cambios sutiles en su ambiente. Estos incluyen la variación de temperatura estacional, las corrientes de viento y la humedad. Por ello, es importante adaptar el hogar para que el can no sufra con los cambios ambientales.

Vigila que su cama se encuentre en un lugar fresco, ni muy frío ni muy caliente y con buena ventilación. De ser necesario, cierra las entradas de aire o compra un calentador que mantenga la temperatura estable en su habitación. Ten en mente que cuando un perro es anciano se deben extremar todos sus cuidados, pues su cuerpo se vuelve débil y es más susceptible a otras enfermedades.

Como te podrás dar cuenta, los cuidados de un perro anciano no son nada sencillos. Sin embargo, son imprescindibles si se quiere que mantenga una buena calidad de vida. Recuerda que tu mascota te ha ofrecido gran parte de su vida y varios momentos maravillosos, por lo que al menos se merece pasar sus últimos años sin que le falte nada.

Te podría interesar...
Perros ancianos: ¿pierden la memoria?
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Perros ancianos: ¿pierden la memoria?

Los perros ancianos pueden tener episodios de pérdida de memoria ocasionales, pero, ¿sabrías explicar por qué? Aquí te contamos todo lo que debes s...



  • González-Martínez, Á., Rosado, B., García-Belenguer, S., & Suárez, M. (2012). Síndrome de disfunción cognitiva en el perro geriátrico. Clínica veterinaria de pequeños animales, 32(3), 0159-167.
  • Desachy, F. (2018). Los cuidados del perro día a día. Parkstone International.
  • Castells, E., & Silva, J. R. (2021). Puntos clave de geriatría canina. Grupo Asís Biomedia SL.
  • Camps, J. (2007) Alimentación y cuidados especiales en perros geriátricos. Animalia: revista profesional de los animales de compañía. 199, 38-41.