Cuidados para los conejos durante la temporada de calor

Francisco María García · 25 septiembre, 2018
Mejor acostumbrados a la temperaturas moderadas o frescas, es conveniente vigilar el comportamiento o el físico de los conejos durante la temporada de calor

Los conejos durante la temporada de calor necesitan cuidados específicos para preservar su buena salud. En líneas generales, estas mascotas suelen acostumbrarse más fácilmente a climas templados o fríos.

A causa de las características de los conejos, las altas temperaturas en verano los exponen a diversos riesgos, como puede ser el cuadro de cuadro de deshidratación.

Cuando las temperaturas superan los 24ºC debemos estar atentos a si nuestros conejos muestran alguna alteración en su aspecto o comportamiento. Y si se llegan a superar los 30ºC será esencial proporcionarles un ambiente más fresco para evitar que sufran un golpe de calor.

A continuación, veremos un poco más sobre los cuidados para los conejos durante la temporada de calor. Además, te enseñamos cómo prevenir y cómo actuar de urgencia frente a un golpe de calor.

Síntomas de calor en los conejos

Algunas señales nos permiten percibir fácilmente si nuestros conejos son afectados por el calor intenso. Al identificarlas, es esencial actuar rápidamente para evitar que la mascota se deshidrate. Estos son los principales síntomas de calor en los conejos:

  • Jadeo excesivo.
  • Apatía y pocas ganas de jugar.
  • Letargo.
  • Falta de apetito.
  • Estirar las patas y acostarse con la panza en el suelo para refrescarse.
Alimentación del conejo

Tips para cuidar a tus conejos durante la temporada de calor

Ahora que ya sabemos cómo identificar las señales de calor en nuestros conejos, analizaremos las pautas para cuidar a estos pequeños animales en verano. Siguiendo estos consejos, podemos preservar su salud durante la temporada de calor.

Reforzar su hidratación

La hidratación es un cuidado clave para preservar la buena salud de los conejos durante la temporada de calor. Cuando las temperaturas son muy elevadas, los conejos pierden gran cantidad de agua y electrolitos; si no logran reponerlos adecuadamente, pueden sufrir un cuadro de deshidratación.

Para cuidar bien de tu conejo en verano recuerda dejar siempre agua fresca y limpia a su disposición. Además, su bebedero, su comedero y su jaula deben estar en un lugar fresco y bien ventilado. Si se dejan bajo el sol o en una región muy calurosa, el agua se calentará y la comida se puede poner en mal estado.

Proporcionar una alimentación más ligera y refrescante

Los conejos necesitan recibir una nutrición completa y equilibrada a lo largo de toda su vida para fortalecer su sistema inmunológico y preservar su óptima salud. Siempre lo mejor es contar con la orientación de un veterinario para elegir la dieta más adecuada para ellos.

Para complementar la alimentación de los conejos durante la temporada de calor podemos ofrecerles lechugas y frutas frescas. Estos alimentos aportan agua a su organismo y ayudan a mantenerlos bien hidratados.

Ubicar la jaula en una habitación fresca

Durante el verano será muy importante buscar la región más fresca del hogar para ubicar la jaula de nuestros conejos. Lo ideal es que esta habitación esté bien ventilada y tenga una iluminación equilibrada, pero que no exponga el animal a la intemperie.

Comida para conejos

Si las habitaciones de nuestro hogar resultan muy calurosas en verano podemos colocar un ventilador. En este caso, el viento jamás debe estar direccionado al conejo, sino que ha de esparcirse por todo el ambiente para refrescarlo. También podemos añadir uno o dos cubitos de hielo a su agua para mantenerla siempre fresca.

¿Cómo actuar frente a un golpe de calor en los conejos?

Los consejos anteriores serán muy útiles para prevenir un golpe de calor en los conejos. No obstante, también es importante saber cómo actuar frente a esta situación para ayudar a nuestras mascotas.

A continuación, te presentamos, paso a paso, cómo actuar rápidamente frente a un golpe de calor en conejos:

  1. Para bajar la temperatura corporal del conejo empezaremos llevándolo a la zona más fresca del hogar.
  2. Después aplicaremos un poco de agua fresca –no fría o helada– en las axilas, en la cabeza y en las almohadillas del animal. Para ello podemos utilizar un paño limpio, gasas o algodón.
  3. Si observamos que la temperatura corporal sigue muy elevada, podemos pulverizar un poco de agua sobre su pelaje. El objetivo no es bañar al conejo, solo humedecer levemente su pelaje para refrescarlo.
  4. También dejaremos agua fresca a disposición del conejo, pero no debemos obligarlo a beberla.
  5. Mientras, nos esforzaremos para refrescar el ambiente de nuestro roedor para que pueda estar tranquilo y cómodo.
  6. Si nuestro conejo no reacciona, será esencial buscar atención veterinaria de urgencia.

En este proceso, jamás deberemos enfriar de golpe al conejo para evitar un shock térmico. Por ello, no emplearemos hielo ni agua fría para bajar su temperatura corporal.

Además, recomendamos llevar el animal al veterinario aunque se recomponga con estas pautas básicas. El profesional podrá ayudarnos a establecer una dieta más adecuada y algunos cuidados más específicos para los conejos durante la temporada de calor.