¿Cuánto tiempo vive un perro?

Francisco María García · 29 agosto, 2018
Además de si es de raza o mestizo, o del tamaño del can, también influyen los cuidados recibidos a lo largo de su vida

Al adoptar un perro, inevitablemente pensamos en su esperanza de vida, porque lógicamente deseamos que nuestros mejores amigos nos acompañen durante muchos años. No obstante, la muerte es parte del ciclo de vida de todos los animales y debemos disfrutar cada instante junto a nuestro compañero. A continuación, veremos qué hay que hacer para estimar cuánto tiempo vive un perro.

¿Es posible estimar cuánto tiempo vive un perro?

El objetivo de predecir cuánto tiempo vive un perro es tan complejo como calcular su edad aproximada en años humanos. Para ello, se debe considerar algunas variables inherentes a su propio organismo, como su herencia genética, linaje, raza y tamaño.

Realmente, el cálculo de la esperanza de vida de un perro también necesita tener en cuenta su calidad de vida. Los cuidados, el ambiente, la nutrición y la medicina preventiva que ofrecemos a nuestros peludos impactan directamente en su longevidad.

Además, como cada perro es un ser único, su organismo puede tener características muy especiales. Por ello, algunos canes pueden superar todas las previsiones respecto a su longevidad.

Probablemente, el más claro ejemplo de ello ha sido Bluey, un pastor australiano que ha vivido 29 años; la esperanza de vida calculada para su raza se sitúa entre 13 y 15 años. Hasta el día de hoy, este perro ostenta el récord mundial de perro más longevo registrado.

Problemas de comportamiento en perros mayores

Por todas estas razones, es imposible definir exactamente cuánto tiempo vive un perro. Se puede estimar la esperanza de vida promedio de una raza canina, considerando sus características genéticas, su morfología y su metabolismo. Al realizar este tipo de cálculos, siempre debemos considerar que este promedio puede aumentar o disminuir según las condiciones de vida de cada animal.

Promedio de vida de los perros de raza 

En líneas generales, los perros de porte pequeño o mediano suelen vivir más que los perros grandes o gigantes. La esperanza de vida de un perro pequeño, como el chihuahua, el shih tzu o el lhasa apso, está entre 17 y 20 años. Y muchos ejemplares pueden superar fácilmente esta expectativa.

Para los perros medianos, como el shar pei, el chow chow y el pastor australiano, la longevidad promedio se sitúa entre 13 y 15 años. En los canes de raza grande, como el rottweiler o el golden retriever, esta esperanza de vida queda entre 10 y 13 años. Para los perros gigantes, como el terranova o el san bernardo, la longevidad queda entre 8 y 11 años.

¿Es cierto que los perros mestizos viven más?

Hay una creencia muy extendida de que los perros mestizos son más sanos y viven más que los canes de raza. De hecho, la mayoría de los perros mestizos muestran notable resistencia física y pueden vivir largos años junto a sus familias.

Los perros ‘puros’ han sido sometidos a numerosos cruces selectivos durante el proceso de creación y estandarización de su raza. El principal objetivo consistía –y aún consiste– en reforzar o exagerar ciertos atributos físicos y capacidades instintivas.

Perros mestizos y de raza

En el proceso de los cruces, se consiguen individuos cada vez más ‘perfectos’, según los patrones establecidos por las antiguas sociedades cinófilas. Desafortunadamente, muchos criadores recurren a cruces endogámicos –entre individuos emparentados genéticamente– para mejorar la ‘pureza’ del linaje.

Cruces selectivos, incidencia sobre la longevidad

En la práctica, esta alta consanguinidad tiene consecuencias lamentables para la salud de las crías. Malformaciones, sistema inmunológico debilitado, problemas de fertilidad, patologías degenerativas, dificultad de aprendizaje… Estos son algunos de los muchos trastornos asociados a la endogamia en los perros.

A su vez, los canes mestizos no han sido inducidos a cruces endogámicos o selectivos, así que gozan de una gran diversidad genética. De esta forma, muestran baja predisposición a desarrollar enfermedades hereditarias y degenerativas que afectan severamente a la mayoría de las razas caninas.

Esta es una de las principales razones por las que los perros mestizos suelen ser más longevos que los canes de raza. Pero que sean más sanos y resistentes no significa que no necesiten cuidados para preservar su buena salud.

Así como cualquier raza canina, los canes mestizos deben recibir una adecuada medicina preventiva durante toda su vida. En necesario respetar las visitas cada seis meses al veterinario, la carta de vacunación y desparasitaciones.

Una alimentación equilibrada, actividad física diaria y estimulación mental adecuada también serán cruciales para su calidad de vida. Además, independiente de la raza o tamaño de tu perro, el amor y dedicación serán claves para su longevidad.