Los científicos buscan cómo aumentar la esperanza de vida de tu perro

Luis Francisco · 10 diciembre, 2015

La muerte es un duro e inevitable hecho que ocurre en todas las especies del reino animal, desde el ser humano hasta el perro. Ser testigos del fin de la existencia de nuestras mascotas, representa una terrible adversidad que nos hace sentir desolados y deprimidos, ya que ellos se convierten en miembros especiales de la familia.

Por muchos años se ha tenido como utopía la posibilidad de aumentar los años de vida de los caninos, debido a lo mucho que complementan nuestra existencia con su ternura, sus travesuras y su incomparable fidelidad.

Este deseo se ha traducido en diferentes investigaciones científicas, que si bien han intentado alcanzar este anhelado fin, no han hecho más que fracasar en cada uno de sus intentos a lo largo de la historia.

Sin embargo, actualmente han sido exhibidos diferentes experimentos que por primera vez han convertido la ilusión de extender la vida de los perros en algo tangible, gracias a los impactantes resultados que hasta el momentos han logrado alcanzar.

Se trata de un hecho que ha sorprendido a todos, el cual atraerá todos los focos de las ciencias y la veterinaria debido al innegable impacto que generará en el mundo animal.

Un medicamento para retrasar el envejecimiento

perro comiendo

En diferentes especies animales, las células envejecen con el paso del tiempo por la forma en la cual se degeneran cada uno de sus componentes. Sin embargo, según el Instituto Tecnológico de Massachussetts, varios científicos de Seattle han descubierto que la rapamicina puede ralentizar considerablemente este proceso.

Esto se debe a que dicho medicamento inmunosupresor, también conocido como sirolimus, puede activar los distintos cambios bioquímicos que ocurren con la restricción calórica, si se usa en pequeñas dosis. Esto hace que el organismo produzca un esfuerzo extra para poder mantener la supervivencia por mucho más tiempo de lo normal.

Este fue el primer gran descubrimiento, ya que hasta ese entonces, este fármaco era utilizado principalmente para combatir el cáncer y para evitar el rechazo por trasplante de órganos. Sus primeras pruebas fueron realizadas a gusanos, moscas de fruta y a ratones, quienes vieron alargadas sus expectativas de vidas tras el uso de la rapamicina.

El experimento, llevado a los perros

Tras comprobar los resultados, se decidió realizar el mismo experimento a los perros, con el fin de poder determinar si este medicamento puede ofrecer los mismos resultados en especies de mayor tamaño físico y orgánico.

La investigación llevada a cabo en la Universidad de Washington, bajo el nombre de Dog Ageing, ha sido realizada con 32 caninos de distintas razas y edades. Cuando esta termine, pasados 6 meses, serán chequeados para determinar si ha existido alguna mejora en su esperanza de vida.

Para ello, analizarán factores como las funciones inmunitarias, sus actividades, el peso corporal, medidas cognitivas y la manera en la que el sirolimus afecta las funciones cardíacas.

¿Cuántos años más podría vivir nuestro perro?

Como ya se conoce, en el reino animal las especies con mayor tamaño suelen vivir más tiempo que las más pequeñas, debido a la forma en que utilizan sus energías, ya que en los animales de más envergadura fisiológica, las células son mucho más eficientes, por lo que tienen muchas más posibilidades de tener una vida longeva.

Sin embargo, en el perro ocurre todo lo contrario, debido a que son las razas más pequeñas las que suelen durar más tiempo con nosotros. Estas tienen una esperanza de vida media de 12 a 14 años, mientras que las grandes tienen un promedio de 8 a 10 años.

En el caso de que el medicamento ofrezca los resultados esperados en los caninos, los científicos han determinado que un perro de gran tamaño puede vivir 2 ó 3 años más de lo normal, mientras que uno más pequeño podría tener fácilmente 4 años más de vida.

¡Increíble pero cierto!

caricia perro

Lo que siempre fue una ilusión puede ser dentro de poco tiempo una espléndida realidad, ya que de resultar exitosas las pruebas que se están realizando con los caninos, no solo ellos pueden extender su esperanza de vida, sino también otros adorables animales como los gatos.

Este impresionante proyecto representa una inmejorable noticia no solo para las mascotas, sino también para los dueños, ya que si bien es inevitable el adiós definitivo, nos ofrece la esperanza de poder compartir mucho más tiempo con ellas.