¿Cuánta agua tiene que tomar mi gato?

13 septiembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la bióloga Ana Díaz Maqueda
¿Crees que tu gato toma suficiente agua? Cuidado, porque la falta de hidratación puede provocar problemas de salud en los felinos

El gato (Felis catus) es un animal que, generalmente, bebe muy poca agua. Esto se debe a su evolución a partir de su antepasado Felis labica. Este animal vivía en el desierto, por lo que el agua disponible era muy escasa y estaba adaptado para concentrar mucho la orina y, así, reducir la pérdida de agua.

Como descendientes de estos felinos, los gatos actuales, relativamente domesticados, siguen manteniendo muchas conductas de su predecesor, entre ellas la escasa necesidad de beber.

Necesidades hídricas de un gato

Los gatos necesita ingerir entre 55 y 70 mililitros de agua por kilogramo de peso al día. Este volumen no tiene que provenir, necesariamente, del agua de bebida. Un gato puede obtener agua de distintas fuentes:

  • El agua fresca y limpia que directamente les ofrecemos.
  • El agua que contienen los alimentos que ingiera.
  • El agua metabólica, que es aquella que produce el organismo al oxidar los lípidos y los hidratos de carbono.

La sed, en los animales más complejos, está regulada por un conjunto de hormonas y, a su vez, regulada por una región del cerebro llamada hipotálamo. Por el contrario, la saciedad está regulada, en primer lugar, por el contacto del agua con la boca, después por la distensión del estómago y, en último lugar, por la hidratación celular, que está regulada por interacciones muy complejas.

Los gatos son poco sensibles a la pérdida de agua o, al menos, son menos sensibles que los perros, y es que pueden soportar hasta un 8 % de deshidratación.

Gato tomando agua

Factores que influyen en el consumo de agua

Un gato beberá más o menos agua dependiendo de varios factores, como son la alimentación, la temperatura del ambiente y la forma de administrar el alimento.

Si la comida que ofrecemos a nuestro felino está formada, exclusivamente, por pienso extrusionado, aumentaremos considerablemente la necesidad de beber. De hecho, su ingesta aumentará en dos mililitros por cada gramo de pienso que tome. Este tipo de alimento solo contiene entre un 7 y un 9 % de agua.

Aquí debemos resaltar que, aunque el comportamiento del gato con respecto al agua cambie, no tiene importancia, porque el equilibro hídrico se mantiene. El problema puede aparecer cuando a un gato se le cambia de una dieta húmeda a una seca, porque puede adaptar mal el consumo de agua. Como consecuencia, pueden aparecer problemas renales, tales como la formación de cálculos.

Las altas temperaturas pueden influir en la necesidad de beber de un gato. Sin embargo, no es tan acusado como en el perro, ya que estos pierden mucha agua a través del jadeo y la transpiración.

Por último, si el gato tiene el alimento restringido a solo un momento del día, el consumo de agua disminuirá. Beber agua está muy ligado a la ingestión de alimentos, por lo que aquellos animales que tienen comida disponible ad libitum, beberán más agua.

Gato hidratándose

Consejos para que mi gato beba agua

Los gatos suelen beber entre 12 y 16 veces al día, pero por cada vez consumen muy poca cantidad de agua. Para animar a vuestro a tu felino a beber más, te ofrecemos algunos consejos:

  • Ten más de un cacharro de bebida, en lugares distintos del hogar.
  • Cambia el agua, al menos una vez al día.
  • Es mejor que el bol sea de material metálico, vidrio o cerámica.
  • El agua debe estar colocada lejos del arenero y de la comida, para evitar que se contamine, ya que el gato lo notará y no querrá beber.
  • Ofrece al gato comida húmeda una vez al día, nunca mezclada con el pienso.
  • Algunos gatos prefieren beber directamente del agua en movimiento. Por ello, sería interesante conseguirles una fuente electrónica o permitir que beba en fregaderos o lavabos.
  • Beaver BV. (1980) Sensory development of Felis catus. Lab Anim; 14: 199-201.
  • Beaver BV. (2003) Feline Behavior. In: A Guide for Veterinarians.2nd ed. Elsevier Science, USA: 212-246.
  • Horwitz, D., Soulard, Y., & Junien-Castagna, A. (2006). Comportamiento alimentario del gato. Enciclopedia de la Nutrición Clínica Felina; Pibot, P., Biourge, V., Elliott, D., Eds, 439-478.