Consigue que tu perro te respete

Como te hemos comentado en diversas ocasiones, los canes son animales de manada. Por ello deberás poner mucho de tu parte si quieres que tu perro te respete.

En este artículo te explicamos por qué debes esforzarte y cómo puedes hacerlo para conseguir que tu perro te respete.

Por qué necesitas que tu perro te respete

Los perros vienen de los lobos, los cuales siempre han vivido en manadas. Los canes hacen lo mismo, por lo que como en toda manada, necesitan un líder. Si carecen de él, su espíritu de supervivencia los lleva a vivir de forma independiente saltando por encima de quien se les ponga por delante.

Los perros necesitan un líder. Será alguien que les marque quién manda y el camino que deben seguir. Recuerda que los animales actúan por instinto, por lo que siempre se moverán por su instinto de supervivencia que los llevará a dominar a cualquiera, incluido tú si no haces que tu perro te respete.

¿Qué pasará si tu perro no te respeta?

El comportamiento de tu animal no será el adecuado y se traducirá en desobediencia, agresividad (incluso contigo) y en mal comportamiento.

Querrá llamar la atención. Esto puede hacerlo destruyendo cosas, atacando a los miembros de la familia o con ladridos desconsolados que molestarán a los vecinos y demás personas que haya alrededor de él.

Cómo hacer que tu perro te respete

Llegados a este punto y visto todo esto, la pregunta que surge es: ¿Cómo hacer que tu perro te respete? Como siempre te decimos, olvida los castigos, los golpes y los gritos, pues con ellos no conseguirás en absoluto tu objetivo.

El refuerzo positivo siempre es la mejor solución para enseñar cualquier actitud a tu can, incluido el respeto. Por ello, te recomendamos varios pasos para que logres que tu perro te respete.

  1. No permitas que tu perro duerma en muebles de la casa como el sofá o la cama. Tampoco en zonas que son cruciales para vivir en un hogar como las de paso o la puerta. Si hacemos esto, cada vez que queramos pasar por donde él está o sentarnos en “su sitio”, se creerá con derecho a algo, pues tendremos que pedirle permiso y eso lo hará creerse el líder.
  2. No consientas que él te marque cuándo o no jugar. Tú debes ponerle sus horarios y ser quien decida cuándo comienza y termina un juego. Ni siquiera en los juegos consientas que te muerda o empuje.
  3. Nunca vayas al lugar donde está para darle mimos, aunque se ponga pancita arriba y te haga mucha gracia. Recuerda que tú eres el que mandas, y si quiere mimos, que vaya a buscarte o que acuda a tu llamada.

Otros consejos útiles

  1. Siempre debe comer después que los demás miembros de la familia. Esto le ayudará a entender que él es uno más que está sujeto a unas normas que tú has establecido.
  2. No pasará por delante de nosotros al entrar o salir por una puerta. Nosotros somos más que él, y él debe saberlo.
  3. Tiene que obedecer las reglas que se marquen en la casa. Debe saber dónde puede o no subirse, dónde estará su cama y su comida y si tiene algún lugar en la casa, la terraza o el jardín para hacer sus cositas o para jugar.
  4. Ayúdalo a que sea sociable con tus amigos y vecinos. No debemos permitir que se crea el líder de otros que son superiores a él, pues eso puede hacer que quiera retomar ese papel también en casa.
  5. Enséñale órdenes básicas. Es importante para que tu perro te respete que siempre le muestres lo que quieres de él y para hacerlo tienes que enseñarle órdenes básicas que deberá cumplir.
  6. Ejercicio. Un perro que no se ejercita, estará nervioso y estresado y será más difícil que logres su respeto.
  7. Si al llegar a casa te salta y está demasiado excitado, no le hagas caso. Tiene que entender que antes de tener mimos, debe tranquilizarse.

Sigue estos consejos, pero recuerda, sin quitarle el amor y el cariño que se merece, y conseguirás que entre vosotros haya una buena convivencia basada en el respeto y el amor que ambos sentís el uno por el otro.

Guardar