Consideraciones para tener un hurón en casa

Antes de adoptar como mascota a este pequeño mamífero hay que tener muy en cuenta que no está tan domesticado como un gato o un perro; requieren de unos cuidados muy específicos en cuanto a alimentación, higiene, ambiente y, sobre todo, adiestramiento

Antes de tener un hurón en casa es importante conocer mejor su carácter, sus necesidades y cuidados específicos. A continuación, te resumimos las principales consideraciones con respecto a este animal.

El hurón: aspectos morfológicos y comportamiento

El hurón es un pequeño mamífero carnívoro que suele pesar entre uno y dos kilos. Su carácter es muy activo y curioso, y es capaz de convivir con adultos y niños cuando ha sido bien adiestrado.

Estos pequeños animales alcanzan la edad adulta al cumplir el primer año y poseen una expectativa de vida de unos ocho años. Es de hábitos nocturnos y puede dormir hasta 15 horas diarias,  aunque siempre en ambientes oscuros.

Tener un hurón en casa: cuidados y consideraciones

El hurón es un animal silvestre que puede ser amansado

El hurón es un animal silvestre cuyos instintos pueden ser amansados, pero no domesticado de manera íntegra. Tener un hurón en casa significa trasladarlo de su hábitat natural y cohibir parte de sus instintos, por lo que se requiere mucho cuidado con su adaptación a una vida hogareña.

Hurón comportamiento

Verdaderamente, los únicos animales totalmente domesticables son los perros y los gatos. Estos animales son dueños de una genética única y pueden mantener las características de su infancia en la fase adulta. Ello les permite no desarrollar integralmente sus instintos y domesticarlo.

Experiencia y tiempo del propietario

Esta es una regla básica para todas las mascotas y para cualquier propietario. Quienes adoptan por primera vez, deben elegir animales más fáciles de cuidar y manipular.

Los hurones son cazadores por naturaleza, tienen mucha energía y requieren muchos cuidados con su higiene, alimentación y socialización. Interactuar con estos animales requiere conocimiento, tiempo y paciencia.

Si la intención es regalar el hurón a un niño, será necesario enseñarlo muy bien sobre las futuras responsabilidades; siempre hay que recordar que un hurón no es un juguete al que se pueda usar y abandonar.

Ambiente y hábitat

Como hemos visto, los hurones tienen mucha energía: les agrada ejercitarse, correr libremente y jugar. Por ello, es importante contar con espacio para tener un hurón en casa; lo ideal es contar con un área al aire libre, con tierra, jardín y árboles.

Hurón en jaula

Por cuestiones de seguridad, se recomienda contar con una jaula amplia para mantener tu hurón. Pero es importante proporcionarles momentos de libertad para conservar su salud física y mental.

Socialización y convivencia

El proceso de socialización consistirá en amansar los instintos cazadores y adaptar las respuestas a diferentes estímulos.  Ello reduce la probabilidad de conductas agresivas y mejora la capacidad de convivencia.

Un hurón puede mostrarse agresivo cuando no es debidamente socializado. Si el propietario no posee tiempo o experiencia para adiestrarlo, un profesional especializado puede ser la solución.

Adecuar presupuestos

Los hurones pueden resultar mascotas razonablemente caras, por lo cual es fundamental planificar y contar con un presupuesto realista y adecuado. Puede ser mejor idea adoptar otra mascota.

Enfermedad adrenal del hurón

Todo empieza con el precio de adquisición en una tienda de animales legalizada, atención veterinaria especializada y los cuidados apropiados durante toda su vida. También se deben considerar los gastos para acondicionar el ambiente, juguetes, alimentos y complementos para la salud del animal.

Pasaporte con chip

Es obligatorio que cada hurón doméstico tenga su pasaporte con chip actualizado. Este documento debe estar acompañado de la libreta sanitaria, con la vacunación y las desparasitaciones al día.

Tener un hurón en casa: alimentación adecuada

El hurón es un animal carnívoro, pero la convivencia con los humanos le hace adoptar hábitos omnívoros. Su dieta debe contener proporciones adecuadas de proteína, fibras, hidratos de carbono, grasa, vitaminas y minerales.

La forma más sencilla de cubrir sus necesidades nutricionales es preferir un buen pienso comercial formulado para hurones; no se recomienda dar carne cruda a tu hurón, para prevenir la contaminación por bacterias y toxinas, ni tampoco restos de comida humana.

Hurón: qué come

Medicina preventiva y cuidados veterinarios para hurones

El programa de vacunación del hurón empieza en su segundo mes de vida y sigue anualmente para toda su vida. Las vacunas más importantes son la de rabia y del moquillo, pues los hurones son muy vulnerables a dichas patologías.

Es fundamental desparasitar periódicamente el animal y tomar medidas preventivas para repeler a los mosquitos. También es recomendable castrar a los hurones domésticos para evitar que el animal se escape durante los períodos de celo.

Tener un hurón en casa: higiene reforzada

Los hurones piden mucha atención con su higiene. Se les debe proporcionar baños periódicos, de dos a tres veces por mes. Durante el invierno, se recomienda disminuir la frecuencia: uno cada dos meses es suficiente.

Es fundamental utilizar productos específicos para la higiene del hurón. Los cosméticos humanos y productos de limpieza pueden intoxicar al animal y dañar seriamente su salud.

Tener un hurón en casa requiere tiempo, conocimiento y paciencia. Antes de elegirlo como mascota, es importante prepararse y acondicionar tu estilo de vida y tu hogar para su llegada.

Te puede gustar