5 consejos y recetas fáciles para alimentar a tu conejo

30 Noviembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bióloga Ana Díaz Maqueda
La alimentación del conejo debe estar basada en el heno, pero pero puede ser enriquecida con otros alimentos, como las ensaladas de verduras y las frutas.

Los conejos son mascotas consideradas fáciles de cuidar pero, como con el resto de animales que suelen compartir su vida con los tutores, esto está lejos de la realidad. Estos bellos mamíferos necesitan cuidados muy específicos, sobre todo en lo que concierne a su alimentación.

Esto se debe a que, entre las principales patologías que pueden sufrir los conejos, están muy extendidas las enfermedades digestivas. Estas pueden aparecer por estrés, por causas congénitas o por una incorrecta y deficiente alimentación. Por ello, si quieres que tu mascota esté sana y feliz, debes conocer cómo alimentar correctamente a tu conejo.

Una mascota ideal con reservas

Los conejos son unas mascotas ideales ya que son cariñosos, tranquilos y poco ruidosos. No obstante, suelen ser animales con un fuerte carácter y bastante tozudos. De ello depende su supervivencia en la naturaleza, por lo que todo tutor debe entender ciertos comportamientos quizá no tan agradables a primera vista.

Si quieres adoptar a un conejo como mascota, lo primero que debes tener en cuenta es la extremada sensibilidad de su aparato digestivo. Estos animales tienen tendencia a sufrir desequilibrios nutricionales y, además, estos pueden derivar en problemas digestivos graves, cuyas consecuencias son fatales en ocasiones.

Aprender a alimentar a tu conejo es crucial si quieres que tenga una vida larga y sana con pocas visitas al veterinario.

Una foto con conejos blancos y negros.

Alimentar a tu conejo de forma natural

Los conejos son animales muy adaptados a una dieta pobre en energía y extremadamente alta en fibra. Por ello, el menú de un conejo mantenido como mascota debería estar basado —casi exclusivamente— en hierbas.

Hoy en día, el error más difundido a la hora de alimentar a un conejo es que muchos tutores basan su dieta en pienso. Este tipo de alimentación para los conejos de granja no supone ningún problema, ya que su esperanza de vida es muy corta y, por tanto, no llegarán a desarrollar ninguna patología.

Sin embargo, ofrecer exclusivamente pienso a un conejo doméstico —que podría llegar a vivir 11 años— no es la mejor opción. Ten en cuenta que estos animales siguen presentando una necesidad de alimentos naturales por mucho que vivan en un hogar. A continuación, te presentamos cinco consejos para mejorar la dieta de tu mascota.

1. Evita sobrealimentar al conejo con pienso

Uno de los mejores consejos que podemos ofrecerte en relación a la alimentación de tu conejo es que evites o elimines completamente el pienso de su dieta. Su uso puede tener varias desventajas, entre las que se encuentran las siguientes:

  • Son pobres en fibra —menos del 18 %—, lo que favorece la aparición de problemas de tránsito intestinal.
  • Las croquetas o granos de pienso requieren poca masticación. Esto disminuye el desgaste de los dientes y promueve la aparición de patologías dentales graves en el animal.
  • Al ser un alimento concentrado, tiene muchas calorías. Esto, unido a la vida sedentaria de un conejo casero, podría causar obesidad.
  • El pienso para conejos suele ser muy rico en calcio. Este mineral se absorbe en el intestino pero, al haber tanto, la mayoría se excreta a través de la orina, lo cual suele provocar la aparición de cálculos renales.

Cambiar la alimentación de un conejo acostumbrado al pienso puede ser complicado, ya que el animal está muy acostumbrado a un tipo de comida y rechaza otros alimentos. Sin embargo, todo tutor debe intentarlo y motivar al conejo a comer alimentos más aptos y sanos para él, como el heno.

2. Ofrece mucho heno a tu conejo

El heno es el alimento imprescindible para un conejo. La dieta de estos animales debe estar basada en un consumido ilimitado de heno. Este puede adquirirse en las tiendas de animales, donde encontrarás una amplia variedad. De esta forma, puedes probar qué tipo de heno prefiere tu mascota.

Llamamos heno a un conjunto de hierbas secas compuestas principalmente por alfalfa, aunque puede contener muchas otras. De hecho, es mejor elegir un heno con poca alfalfa, ya que esta contiene mucho calcio y también podría propiciar la aparición de cálculos renales. 

El heno es un cultivo muy fácil, por lo que si te apetece, puedes producir tu propio heno en casa y ofrecer a tu mascota la mezcla que más le guste. Para ello, sigue los siguientes pasos:

  1. Consigue unas bandejas con poca profundidad, ya que estas plantas necesitan poco sustrato.
  2. Hazte con semillas variadas de alfalfa, diente de león, festuca, tréboles u otras gramíneas y leguminosas.
  3. Siémbralas y, cuando tengan cierta altura —sin llegar a florecer—, córtalas.
  4. Haz pequeños paquetes y déjalos secar durante dos o tres semanas.

3. Verduras para alimentar a tu conejo

Existe la falsa creencia —muy extendida— de que las verduras frescas producen diarrea en los conejos. Además de no ser cierto, ofrecer a tu conejo diferentes ensaladas de verduras es muy beneficioso, pues aportan minerales, vitaminas, fibra y otros nutrientes al animal.

Sin embargo, el conejo debe estar acostumbrado a tomar verduras y estas deben estar a temperatura ambiente, nunca sacadas directamente del frigorífico. Si es la primera vez que se las ofreces, hazlo paulatinamente. Nunca olvides que el alimento principal es el heno, que siempre debe estar disponible. Algunas ensaladas que podrías ofrecer son:

  • Hojas de escarola, hojas de zanahoria, tomate —muy poca cantidad, menos de un cuarto de tomate y sólo una vez a la semana— y col
  • Espinacas, hojas de nabo, zanahoria y trébol fresco.
  • Hojas de diente de león, hojas de remolacha, pimiento rojo y acelgas.

4. Frutas para conejos

Otro alimento natural que puedes darle a tu conejo es la fruta. No obstante, esta no puede ocupar más del 5 % de la dieta del animal. Por ello, solo se contempla ofrecer fruta una vez a la semana en poca cantidad.

La fruta es un alimento muy rico en azúcares y agua, esto puede causar diarreas. A pesar de ello, un poco de fruta a la semana es beneficiosa para la salud del animal. Ocurre lo mismo con las verduras ricas en agua, como la lechuga.

5. Alimentos prohibidos para los conejos

A modo de consejo final, hablaremos de los alimentos prohibidos para los conejos. Para empezar, los conejos son animales estrictamente herbívoros, por lo que no se les pueden ofrecer alimentos de origen animal.

Por otro lado, todos los alimentos ultraprocesados que solemos consumir los seres humanos están totalmente prohibidos para los conejos. Por ejemplo, la comida precocinada, galletas, pan blanco, bollería, yogurt y otros muchos más productos envasados pueden acabar con la vida del animal.

Asimismo, ciertas frutas como el plátano o el aguacate son muy indigestas para los conejos y por ello es mejor no dárselas. Los mismo ocurre con las semillas de las leguminosas. A pesar de que sus hojas son buenas, los guisantes, habas, garbanzos o lentejas no deberían ser ofrecidos al animal.

Alimentar al conejo correctamente es esencial para su bienestar.

La complejidad de la dieta del conejo

Como habrás podido comprobar, el conejo no es una mascota fácil de gestionar desde el punto de vista de su alimentación. Para que este animal se mantenga sano, el tutor debe tener en cuenta una infinidad de factores y variables.

Siempre que desees realizar cambios en la dieta de tu conejo, habla con un veterinario experto en mascotas exóticas y pequeños mamíferos. Este profesional es el más indicado para ayudarte a que tu mascota lleve una dieta equilibrada.

  • Clauss, M. (2012). Clinical technique: feeding hay to rabbits and rodents. Journal of exotic pet medicine, 21(1), 80-86.
  • Sayers, I. (2010). Approach to preventive health care and welfare in rabbits. In practice, 32(5), 190-198.
  • Schepers, F., Koene, P., & Beerda, B. (2009). Welfare assessment in pet rabbits. Animal welfare, 18(4), 477-485.