Consejos a la hora de tener un conejo en casa

Aunque parezca que a esta mascota vale con limpiarle la jaula y darle de comer, lo cierto es que necesita una serie de cuidados específicos en lo relativo a la higiene y la alimentación, así como tener en cuenta unas pautas de comportamiento para que el animal se sienta a gusto; es sensible, pero no lo expresa como otras especies

Los conejos están empezando a ganarse un hueco en los hogares como animal de compañía. Su pequeño tamaño y su apariencia adorable pueden hacerte pensar que es una buena idea llevártelo a casa. Sin embargo, debemos recordar que cuidar de un ser vivo conlleva ciertas responsabilidades.

Cómo saber si me conviene tener un conejo en casa

En general, sabemos poco sobre los hábitos de los conejos, aparte de que les gusta comer zanahorias y de que tienen una alta tasa de natalidad. Si queremos llevar a uno a nuestra casa, debemos indagar un poco para saber si tenemos los medios y el entusiasmo necesarios para hacer que viva sano y feliz.

En primer lugar, debemos plantearnos si podemos costear el mantenimiento de este animal. Lo más ético a la hora de adquirir cualquier animal es adoptar, y aunque la tasa de adopción es inferior al precio que puede tener un conejo de criadero, tenemos que estar preparados para asumir entre 60 y 90 euros.

A la tasa de adopción, debemos añadir la comida, la jaula, los gastos veterinarios y la aclimatación de nuestra casa. Ya dejemos a nuestro conejo correr libremente por nuestra casa o sólo tener sesiones de ejercicio supervisadas un par de veces al día, debemos tener en cuenta que el conejo roerá todos los cables que encuentre, por lo que es importante proteger nuestros electrodomésticos.

Dieta para conejos domésticos

También tenemos que tener en cuenta que los conejos son animales extremadamente curiosos y sociales que necesitan estímulos constantes. Mantenerlo en una jaula le despojará de muchas fuentes de entretenimiento y podrá hacer que desarrolle un comportamiento nervioso.

Carácter y hábitos de los conejos domésticos

Uno de los mitos que rodea a los conejos es que son animales sucios. Sin embargo, pocos saben que los conejos pueden aprender a hacer sus necesidades en una caja, tal y como lo hacen los gatos, lo cual permite que puedas tener a tu conejo suelto en casa sin que pueda haber accidentes.

Curiosamente, a los conejos les gusta comer y hacer sus necesidades al mismo tiempo, así que una buena manera de incorporar buenos hábitos en su día a día es poner la caja de arena cerca de donde tiene su comida.

Heno para conejos

En cuanto a sus necesidades nutricionales, los conejos se alimentan principalmente de heno fresco, que les ayuda a regular su tránsito intestinal y a mantener su higiene bucal. Los más jóvenes se alimentan de alfalfa, ya que contiene más proteínas y azúcares necesarios para su desarrollo.

En cuanto a su carácter, los conejos son criaturas muy expresivas y alegres que pueden desarrollar un fuerte vínculo con su dueño. Saben qué quieren y cómo lo quieren, y te lo harán saber mediante gestos, caricias o sonidos que acabarás reconociendo.

A los conejos, además, les gusta estar al nivel del suelo correteando libremente. No les gusta que les cojan en brazos ni que les pongan en superficies altas de las que no pueden huir. Si insistes en cogerlo, es probable que acaben huyendo de ti.

Tener a un conejo en casa con niños

Los conejos tienen una esperanza de vida de unos 10 años. Puede que estemos tentados de regalar uno a nuestro hijo o sobrino por su apariencia manejable y encantadora, pero los conejos requieren más cuidados de lo normal y necesitan un dueño responsable que conozca sus necesidades.

Curiosidades de los conejos

Como ya hemos mencionado, a los conejos no les gusta que les cojan en brazos, y es inevitable que un niño intente abrazarlos en algún momento. El animal no lo pasará bien, se debatirá y podría acabar arañándolo.

Además, los conejos no soportan muy bien los ruidos ni el alboroto. Su personalidad les lleva a querer jugar en ambientes tranquilos y silenciosos, y a querer pasar tiempo solos, ya sea comiendo o echando una siesta. Por lo tanto, antes de adquirir uno, asegúrate de que los niños de la casa pueden convivir con un animal de estas características.

Te puede gustar