Conoce a los anfioxos, animales que querían ser vertebrados

En años anteriores, se pensaba que los anfioxos representaban la transición entre los invertebrados y los vertebrados. Hoy en día, se ha descartado esta teoría. Sin embargo, son los cordados más cercanos al ancestro común del grupo.
Conoce a los anfioxos, animales que querían ser vertebrados
Georgelin Espinoza Medina

Escrito y verificado por la bióloga Georgelin Espinoza Medina.

Última actualización: 19 noviembre, 2022

En las costas del mundo habitan enterrados de manera parcial en la arena, unos seres pequeños, poco llamativos y desconocidos para la mayoría de las personas. Además, que carecen de valor comercial. Sin embargo, son criaturas fascinantes, como sacadas de la imaginación de un zoólogo para explicar sus clases. Se trata de los anfioxos o lancetas de mar.

Están incluidos en el subfilo Cephalochordata y la clase Leptocardii, con una sola familia, tres géneros y apenas 30 especies. Estos animales poseen un modelo corporal sencillo y muy relevante, ya que presentan los rasgos característicos de los cordados. Así, que no te pierdas las próximas líneas con el hábitat, la apariencia y la importancia de estos seres interesantes.

Hábitat de los cefalocordados

Cephalochordata.

Estos animales invertebrados son marinos y presentan amplia distribución, en aguas tropicales y templadas del mundo. Suelen ubicarse en el fondo de los océanos. La mayoría cercanos a las costas, pero existen ejemplares que prefieren vivir a ciertas profundidades. Otras especies forman parte del plancton y nadan libremente.

Características de los anfioxos

Un cefalocordado es un animal con apariencia de pez, de pequeño tamaño y traslúcido. Por lo general, mide entre 3 y 7 centímetros de longitud. Es alargado, con forma lanceolada y ambos extremos en punta, lo que le otorga el nombre de anfioxo.

Poseen en su cuerpo unos cirros o tentáculos que se encuentran en la cavidad bucal, en la parte anterior. También presentan una aleta dorsal, una anal y una caudal.

En la región ventral tienen dos pliegues y posterior a estos, se encuentra un orificio llamado atrioporo, que sirve de salida de la corriente de agua. Además, constan de un ocelo en la región anterior que funciona como órgano fotorreceptor, es decir, sensible a la luz.

Gracias al color traslúcido de una lanceta de mar, se pueden apreciar desde afuera las estructuras internas, como los bloques musculares, las gónadas y la faringe.

Alimentación

Los anfioxos son animales filtradores. La mayoría de las especies permanecen en el fondo marino enterradas en la arena y pueden dejar la parte anterior de su cuerpo al descubierto para filtrar el agua en la búsqueda de alimento.

El modelo corporal es sencillo, el agua entra por la boca impulsada por los cirros de la cavidad, atraviesan las hendiduras faríngeas para que las partículas alimenticias queden atrapadas y pasen al intestino, y por último, es expulsada por el atrioporo. Este agujero también sirve de salida para los gametos.

Reproducción de las lancetas de mar

Los cefalocordados se reproducen de manera sexual. Presentan sexos separados, pero sin una diferencia evidente entre los individuos. Así, para poder distinguir un macho de una hembra, hay que examinar las gónadas de los ejemplares con detalle bajo una lupa.

Los gametos son liberados al exterior a través del atrio durante las primeras horas de la noche, para que se produzca la fecundación. De esta manera, es externa al cuerpo de los animales.

El anfioxo pasa por un estado de larva. Esta es de forma cilíndrica y alargada, de vida libre y planctónica, por lo que es arrastrada por las corrientes mientras se alimenta de algas y otras partículas pequeñas. Asimismo, cuando la larva nace es asimétrica y adquiere simetría bilateral luego que sufre metamorfosis.

Importancia de los anfioxos

Al principio, estos seres se clasificaron de manera errada como moluscos en el año de 1774. Apenas a mediados del siglo XIX se describieron las afinidades corporales con los cordados. Sin embargo, la relevancia de su estudio comenzó con el análisis de la evolución de los vertebrados.

Durante algún tiempo, se consideraron los parientes más cercanos de los vertebrados y aunque este papel ya se ha descartado, su alto valor en los estudios evolutivos no se pone en duda. De hecho, estos seres pequeños y sencillos son muy parecidos a los primeros cordados. Por ello se les llaman fósiles vivientes.

Gracias a su alimentación por filtración, juegan un papel relevante en los recambios de energía de los ecosistemas marinos. Además, en su modelo corporal sencillo reúnen las características principales de los cordados, mientras que en otros animales se pierden o modifican en alguna etapa de su desarrollo embrionario. Estas son las siguientes:

  • Cordón nervioso dorsal.
  • Notocorda de soporte.
  • Hendiduras faríngeas para la alimentación.
  • Cola post-anal, que sirve como propulsor.

Nuevos descubrimientos

Cephalochordata.

En la actualidad, los estudios del genoma de los anfioxos están brindando pistas para comprender mejor los genes de los vertebrados, incluyendo a los del ser humano. Parece ser, que estos organismos más complejos, duplicaron y cambiaron funciones de los genes ya existentes en el ADN de las lancetas, por lo que se dice que su genoma es pre-duplicativo.

Así, a pesar de que los anfioxos son seres tan pequeños, poco llamativos y simples, pueden tener la clave para aclarar nuestro origen y los mecanismos del desarrollo de todos los vertebrados. Una tarea apropiada para estos fósiles vivientes, que sin duda seguirán dándonos información valiosa en los próximos años.

Te podría interesar...
La miñoca: hábitat, características y reproducción
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
La miñoca: hábitat, características y reproducción

Conoce todo sobre la miñoca, un animal pequeño y en apariencia sencillo, pero con una gran labor en el ecosistema.



  • Gee, H. (2008). The amphioxus unleashed. Nature, 453, 999–1000.
  • Higes, C. (2013). Modificando el presente para entender el pasado: el anfioxo y la transición de invertebrados a vertebrados. Biol. on‐line, 2(2), 1-26.
  • Moral-Flores, Luis Fernando Del, Guadarrama-Martínez, Miguel Ángel, & Flores-Coto, César. (2016). Composición taxonómica y distribución de los cefalocordados (Cephalochordata: Amphioxiformes) en México. Latin american journal of aquatic research, 44(3), 497-503.
  • Pascual, J. (2010). Los complejos hox como modelos de evolución genómica en cordados: caracterización y regulación de la expresión del clúster hox en el anfioxo europeo. [Tesis de doctorado, Universidad de Barcelona]. https://www.tdx.cat/bitstream/handle/10803/1908/JPA_TESIS.pdf;jsessionid=EB2356D466C5772191C48C93E5F47C0A?sequence=1