El conejo como mascota: qué hay que saber

Francisco María García · 27 septiembre, 2017

Los conejos son los roedores más famosos y cautivantes. Son una excelente opción de primera mascota para los niños. Suelen enseñar mucho sobre la responsabilidad de cuidar y respetar la vida animal. Y sin requerir mucho tiempo o grandes espacios. Así es el conejo como mascota.

Poseen un carácter dócil, activo y juguetón. Y aunque poca gente sepa, pueden ser adiestrados. Pero los conejos también necesitan cuidados específicos con su higiene, nutrición y acondicionamiento físico. Todo ello para un desarrollo saludable.

¿Por qué elegir un conejo como mascota?

Perros y gatos ocupan los primeros puestos en el ranking de mascotas más queridas. Sin embargo, las opciones para quien busca la fiel compañía de un animal doméstico no tienen que limitarse entre felinos y caninos. Existen diversas mascotas más exóticas que son capaces de llenar el hogar de alegría.

Ventajas de elegir un conejo como mascota

Excelente relación espacio-tiempo

Los conejos requieren mucho menos espacio que gatos y perros. En una jaula de buen tamaño y acondicionada debidamente, pueden vivir saludablemente sin más necesidad de espacio. Sin embargo, se aconseja dejarlos saltar y explorar el hogar con la debida observación de sus dueños.

Como suelen ser independientes, requieren poco tiempo de sus propietarios. Pero hay que tener cuidado para no abandonar el animal, principalmente si son regalados a los niños.

Carácter dócil y juguetón

Estos animalitos son mucho más que las largas orejas peludas y el tierno movimiento de su diminuta nariz.

Estos pequeños animales están casi siempre dispuestos a saltar, explorar y descubrir nuevas actividades. Por lo cual, un conejo como mascota puede ser la compañía ideal para los niños en fase de desarrollo.

Y al contrario de lo que puede parecer, los conejos interactúan mucho con sus dueños. Piden mimos, proponen ejercicios conjuntos y disfrutan estar en compañía de humanos.

Disposición para entrenamiento

Los conejos son inteligentes y muy dispuestos al entrenamiento. Con la debida orientación, pueden ser adiestrados al igual que perros y gatos. Incluso contestan por su nombre y siguen a sus dueños.

Muchos conejos domésticos aprenden a hacer sus necesidades en el baño o en la cajita apropiada. También son capaces de memorizar y reproducir trucos, al igual que contestar a comandos diversos.

Diversidad de razas y carácter

A nuestra cabeza puede venir fácilmente la imagen del conejito blanco con ojos rojos. Pero existen diversas razas de conejos, con distintos temperamentos y apariencias.

Por eso, lo ideal antes de adoptar un conejo como mascota es investigar y buscar orientación para elegir el animal que mejor se adapte al estilo de vida.

¿Cuáles son los cuidados para tener un conejo como mascota?

Aunque no requieran mucho tiempo diario, los conejos necesitan algunos cuidados específicos para conservar su salud.  A continuación resumimos los principales aspectos de una crianza adecuada del conejo como mascota.

Eligiendo y acondicionando una buena jaula

Gran parte de la vida de un conejo domestico se desarrolla en el interior de la jaula. Esa es su vivienda, y por eso es tan importante elegirla conscientemente y acondicionarla. El hábitat es parte fundamental de un desarrollo saludable.

La elección debe basarse principalmente en el tamaño del animal elegido. El conejo tiene que moverse para fortalecer su cuerpo y crecer sano. Por eso, lo ideal es optar por una jaula que supere en 4 o 5 veces su tamaño corporal.

Además, la jaula debe contar con un espacio donde el animal pueda refugiarse. Y no pueden faltar un buen comedor y un buen bebedero, ambos apropiados al tamaño del animal.

La higienización es uno de los aspectos más importantes, pues los conejos son animales muy limpios. Se debe realizar semanalmente la limpieza del interior de la jaula y cambiar el heno.

Alimentación balanceada

El conejo precisa una alimentación variada que combine semillas, verduras, cereales, frutas, verduras y frutos secos. El heno es fundamental para su digestión y debe ser ofrecido en abundancia.

Lo ideal es utilizar el pienso comercial como base de proteínas y fibras. Eso sí, complementando con frutas y verduras, de acuerdo con la lista a seguir:

  • Alimentos permitidos: manzana, pera, fresa, ciruela, melocotón, ciruela, kiwi, calabaza, zanahoria y brotes tiernos.
  • Alimentos prohibidos: comida humana condimentada, industrializada o no digerible.

Desgaste de los dientes

La intención es impedir el crecimiento excesivo de los dientes del conejo. Existen varias opciones naturales en el mercado. El veterinario puede ayudar en la elección más adecuada.