Comportamiento de un perro no esterilizado

26 agosto, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el biotecnólogo Alejandro Rodríguez
La esterilización conlleva algunos cambios beneficiosos en nuestras mascotas, pero siempre hay dudas; por eso, en este artículo vamos a contarte cómo puede variar la conducta de un perro no esterilizado

Si tenemos un perro en casa, puede que alguna vez se nos haya pasado por la cabeza la esterilización. Este procedimiento nos puede plantear una serie de dudas como, por ejemplo, si tras pasar por el quirófano, nuestra mascota se comportará igual que un perro no esterilizado. Si este es tu caso, este artículo te interesa.

Esterilización y castración en perros

Antes de hablar sobre las consecuencias y los cambios que nuestros perros experimentan tras este tipo de intervenciones, conviene recordar las diferencias entre ambos. Cuando un perro no esterilizado se somete a cualquiera de los dos procesos, el resultado final es la pérdida de la fertilidad y la prevención de descendencia ‘no deseada’. Sin embargo, las técnicas quirúrgicas son distintas.

La esterilización es el procedimiento menos invasivo para nuestro amigo, y su intervención se realiza sobre los órganos sexuales. De esta manera, el animal será estéril, pero su conducta y su instinto de apareamiento no desaparecerá.

Por otro lado, la castración es una técnica más compleja, en la cual las gónadas –ovarios o testículos– son extirpados por completo. Esto, aparte de garantizar la esterilidad del animal, disminuye la producción de hormonas sexuales y, por tanto, los posibles problemas de conducta derivados.

Perro no esterilizado amamantando a sus crías

¿Un perro esterilizado es más tranquilo?

Existen numerosos estudios que avalan la esterilización y la castración. Aparte de los beneficios ya reportados, este tipo de intervenciones reducen el riesgo de padecer enfermedades relacionadas: cáncer de útero, tumores de próstata o similares. Sin embargo, existen algunas creencias o falsos mitos alrededor de estas prácticas.

En ocasiones, se dice que los animales estériles tienen un carácter mas apacible y tranquilo. Esto no es del todo cierto, y es importante recalcar que el tipo de comportamiento que puede verse modificado es aquel relacionado con las hormonas sexuales.

De esta manera, algunas conductas agresivas o relacionadas con la actividad sexual serán menos frecuentes: la agresividad entre machos o el embarazo psicológico en las hembras, por ejemplo. El comportamiento que el perro ha adquirido con el aprendizaje –o el que viene determinado por factores genéticos– no va a cambiar.

Perro castrado en una silla

También se suele afirmar que un perro no esterilizado será ‘más saludable’ en cuanto a su peso. Es cierto que los cambios hormonales conllevan alteraciones en el metabolismo y esto puede derivar en un apetito más voraz.

Pero con un alimento indicado para ellos –puedes consultar a tu veterinario en este sentido– y ejercicio diario, un perro esterilizado no tiene por qué engordar en exceso.

¿Cómo será un perro no esterilizado?

Después de sentar las bases sobre los beneficios y los falsos mitos de las técnicas para la esterilización canina, debemos saber que –salvo raras excepciones– un perro no esterilizado va a tener un comportamiento similar a uno castrado. La única excepción la encontraremos en la conducta que viene determinada por las hormonas sexuales. Algunos ejemplos de este comportamiento pueden ser:

  • El marcaje territorial de los machos con orina, bien sea en casa o cuando sale a la calle.
  • La agresividad entre machos, debido a la competición por aparearse.
  • El celo, que en ocasiones puede conllevar la fuga con tal de seguir el rastro de una hembra.

Como ya hemos dicho, el carácter que ha forjado el perro –y el que viene impuesto en su material genético– no cambiará demasiado si decidimos no esterilizarlo.

Por eso, si estás pensando en seguir adelante con el procedimiento y aún tienes dudas, lo más responsable es que reúnas la mayor cantidad de información posible y te informes de la mano de profesionales veterinarios. Tu perro seguirá siendo el mismo gran acompañante hagas lo que hagas.

  • Dias, R. A., Baquero, O. S., Guilloux, A. G. A., Moretti, C. F., de Lucca, T., Rodrigues, R. C. A., ... & Ferreira, F. (2015). Dog and cat management through sterilization: implications for population dynamics and veterinary public policies. Preventive veterinary medicine122(1-2), 154-163.
  • Kutzler, M., & Wood, A. (2006). Non-surgical methods of contraception and sterilization. Theriogenology66(3), 514-525.
  • Tepsumethanon, V., Wilde, H., & Hemachudha, T. (2005). Intratesticular injection of a balanced zinc solution for permanent sterilization of dogs. J Med Assoc Thai88(5), 686-9.