Cómo educar un gato

Mariela Ibarra Piedrahita · 31 diciembre, 2014

Existe el mito de que los gatos son ingobernables, cosa que no es cierta en absoluto. Lo que sucede es que hay una confusión de términos, una cosa es educar un gato para lograr una convivencia sana y pacífica con él y con los miembros de tu hogar y otra cosa es adiestrarlo para que haga trucos. Ambas cosas son posibles, pero la educación es imprescindible mientras que el adiestramiento puede ser opcional. A continuación les dejamos algunos consejos sobre cómo educar a tu gato

En primer lugar hay ciertos elementos que debes tener presente y que son necesarios para saber cómo educar un gato:

Cómo educar un gato

educar gato 2

1- Que use la caja de arena

Esto es de vital importancia para las personas que comparten un espacio pequeño con su gato, por ejemplo un departamento, o en caso de que al gato no se le permita salir. La higiene es algo que se debe garantizar dentro de la convivencia entre cualquier persona y su mascota, los excrementos y la orina fuera de lugar pueden ser, además de algo muy incómodo, focos de bacterias y demás problemas derivados por este motivo. Por esto es importante enseñarle al gato a usar la caja de arena.

Para ello debes ubicarla en un lugar de fácil acceso y que esté ventilado para evitar los malos olores, después ponerlo en ella para dejar que la explore y se sienta cómodo dentro, a los gatos les gusta hacer sus necesidades en la tierra o arena, así que no será difícil que se adapte a usarla. Puedes ponerlo en la caja después de que se levante, de comer o cuando lo veas haciéndolo en otro lugar, será solo cuestión de tiempo antes de que se acostumbre a usarla con frecuencia.

2- Que no muerda o rasguñe

Tan increíble como parece los gatos pueden llegar a ser unos verdaderos mordedores, ni que decir de sus afiladas uñas. En caso de que no hayas educado a tu gato para que arañe o muerda, tus manos habrán sufrido las consecuencias. Debido a los roles de jerarquía será normal para un gato que muerda o que te arañe cuando tienes un contacto excesivo con él, sin embargo, no es normal que lo haga en cualquier ocasión o que te produzca heridas.

Si quieres evitar que tu gato te haga daño debes acostumbrarlo desde cachorro al contacto físico, así como socializarlo con otras personas y animales. Debes entender que los gatos te dirán en qué momento quiere que lo toques y cuando no quiere que te acerque, parte de la relación con los gatos es entender su estado y su lenguaje. Procura frotarlo con frecuencia cuando él se encuentre relajado, buscar darle caricias suaves en la cabeza, barbilla y lomo, evita la panza, esta zona es muy sensible, por lo que las caricias terminan produciéndole dolor.

3- No limarse las uñas en tus muebles

educar gato 3

Los gatos usan los arañazos en los objetos como una manera de marcar el territorio, por lo tanto dejarán rastros visuales a otros animales. Así que esto será un poco difícil con ellos, en especial si es una conducta que se ha vuelto continua. Lo mejor que puedes hacer es comprar un rascador o darle algo para que el gato se lime las uñas y enseñarle a usarlo.

Cuando lo veas rascándose las uñas en un sitio que no es el que corresponde repréndelo, ya sea diciéndole ¡NO! O rociándolo con un poco de agua. Posterior a esto puedes llevarlo a al rascador para que él sepa que ese es el lugar apropiado para hacerlo.

Necesitarás un poco de paciencia y recuerda no usar la violencia con ellos, esto los volverá desconfiados. En caso de que uses las palabras, lo mejor es usar siempre la misma.

4- Que se deje cepillar

Algo con lo que evitarás muchos problemas de salud de tu gato será cepillándolo con frecuencia. Sin embargo, esto puede ser una verdadera cruz si tu pequeño amigo no está acostumbrado. Usa con frecuencia un cepillo especializado para gatos, y que corresponda a uno que funcione con su tipo de pelo. Puedes incluir el cepillo en los rituales de caricias, así el gato se sentirá cómodo mientras lo haces.