¿Cómo actuar ante una medusa?

Lo primordial es mantener la distancia con este animal, ya que su picadura es venenosa y muy dolorosa; aún muertas en la orilla hay que evitar el contacto con ellas, ya que el veneno sigue latente

También conocida como aguaviva o aguamala, la medusa es un animal muy conocido por todos debido a su cuerpo gelatinoso, con ‘sombrero’ y varias piernas o tentáculos. Apenas vemos una unos asustamos porque su picadura es muy dolorosa. ¿Cómo actuar en esa situación? A continuación te informamos sobre ello.

Características de la medusa

Antes que nada es bueno aprender un poco sobre este animal tan característico de los mares. La medusa es fácilmente reconocible por su forma de ‘campana’ y sus ‘piernas’ largas en forma de velo.

También llaman la atención por su aspecto gelatinoso, porque se mueven muy rápido y para ello llenan esa ‘bolsa’ superior de agua. Algunas especies de medusa tienen la capacidad de brillar para defenderse de los depredadores.

Medusas venenosas

Los tentáculos de este animal están formados por células urticantes, los cuales le sirven para capturar a sus presas o evitar ser atrapada. Cada filamento inyecta veneno, cuya toxicidad o riesgo dependerá de la especie que es picada.

En el caso de las personas, el contacto con una medusa –y su veneno– se traduce en ardor, enrojecimiento, hinchazón y dolor. A excepción de la picadura de la ‘medusa avispa de mar’ o de los ejemplares más grandes (Cyanea y Physalia), que pueden causar la muerte en minutos, el resto de las especies inyecta un líquido que no es peligroso para los humanos.

¿Cómo evitar ser picado por una medusa?

La mejor manera de evitar la picadura de una medusa es alejarse de las zonas en las que aparecen normalmente. También se recomienda no molestarlas ni tocarlas incluso cuando están muertas en la orilla del mar, ya que su veneno sigue latente varios días después del deceso.

Evitar medusas

Entre los consejos para que no te pique una medusa destacamos las siguientes acciones:

1. Presta atención al entorno

Los guardacostas, al igual que los residentes locales, sabrán informarte sobre la aparición o cantidad de medusas de una playa o zona en particular y, sobre todo, si es común que las personas sean picadas por ellas.

Es clave que no te metas en el agua cuando hay vientos demasiado fuertes, ya que estos ‘llevan’ a las medusas muy cerca de las costas. Si el área es propensa a la aparición de ‘flores’ o grupos de este animal, cambia de ubicación en la medida de lo posible.

2. Identifica señales de advertencia

Cuando una playa es ‘visitada’ por medusas habitualmente, suele haber carteles que lo avisan a los turistas y viajeros. Algunas de estas señales son permanentes y otras se colocan cuando los guardacostas divisan una gran población de este animal marino.

En ciertas costas se puede colocar una bandera de color morado, la cual indica que es temporada de medusas y de otras especies peligrosas. No te metas en el mar si la ves flameando en la orilla.

3. Protege tu cuerpo

Si quieres ir a dar un paseo por la orilla del mar te recomendamos que utilices calzado. Así evitarás el contacto con una medusa muerta o moribunda, o incluso con una que ha sido arrastrada hacia la costa por la corriente.

Al andar descalzo tienes más posibilidades de lastimarte también con una piedra, concha o cualquier objeto que haya en la playa. ¡Y serás más vulnerable a picaduras de medusas o cangrejos!

En el caso de que quieras nadar o hacer surf, lo más aconsejable es llevar un traje de neopreno para cubrir la mayor parte de tu cuerpo. Así, si una medusa intenta picarte, le será muy difícil atravesar la tela y llegar a la piel.

4. No toques medusas con la mano

Ten mucho cuidado porque este animal muchas veces es confundido con una bolsa de plástico tirada en la arena. Cerciórate de que no se trata de un desecho antes de manipularlo. Y si te das cuenta de que en realidad es una medusa, lo primero que debes hacer es avisar al guardacostas para que se encargue de retirarla o devolverla al mar de forma segura.

5. Ahuyéntalas

Una buena técnica para evitar que las medusas se te acerquen cuando te has metido en el agua es arrastrar los pies en la arena. A diferencia de lo que se cree, el animal no te picará, sino que se irá lo más rápido posible de tu lado.

Y si tienes mucho miedo al verlas, lo mejor que puedes hacer es salir inmediatamente del agua, aunque debes hacerlo con mucha calma para no asustarla y que reaccione picándote. Por supuesto al estar en la orilla, alerta al guardacostas sobre la situación.

Te puede gustar