Normas básicas para llevar el perro a la playa

Francisco María García · 20 julio, 2017

Son muchos los perros que al igual que sus amos, disfrutan de un buen baño de playa. También hay otros que si bien no les gusta el agua (o hasta les hace algún daño en su piel o en el pelaje), disfrutan de correr y jugar sin parar en la arena. Por eso hoy nos preguntamos ¿cómo llevar el perro a la playa?

Algunos canes solo van para acompañar a sus dueños, aunque no disfruten tanto. Desde luego, prefieren eso antes de quedarse solos en casa, en un hotel o, peor aún, en una residencia canina.

Para todos los casos, hay normativas que deben cumplirse para llevar el perro a la playa. Códigos que no escapan del más elemental y básico sentido común.

Playas tolerantes que aceptan perros

Lo primero es revisar si la playa o los ayuntamientos que se planean visitar durante el verano (o en cualquier época del año) admiten mascotas en sus costas.

En toda España, incluyendo islas, hay 58 playas tolerantes a los perros (actualización 2017). Sin embargo, hay regiones en los que está totalmente prohibido (País Vasco) o muy limitado (en Cádiz, Almería o Granada solo hay disponible una playa a la que se puede ir con canes en cada Provincia).

Es importante considerar que, visitar con mascotas lugares en donde no son bienvenidas puede acarrear multas que varían entre 90 y 1.500 Euros.

Una vez revisada la lista de destinos en los que está permitido llevar el perro a la playa, es buena idea, por el disfrute del animal (y por ende de su propietario), seleccionar un lugar con aguas tranquilas y olas no demasiado pronunciadas.

Protegerlo (y protegerse) de los rayos del sol

No hay muchas diferencias entre las medidas que hombres y mujeres deben tomar para protegerse de los efectos dañinos de los rayos UV, y las que se deben adoptar para proteger a las mascotas.

  • En lo posible, ir a nadar o jugar fuera de las horas del mediodía, cuando el astro rey se ubica en lo más alto del firmamento. Sus patas también deben cuidarse para reducir los riesgos de quemaduras o ampollas producto de las altas temperaturas de la arena.
  • Utilizar protectores solares. Hay productos específicos para mascotas. Especialistas también recomiendan utilizar soluciones que sean aptas para bebés. Los perros tenderán a lamerse cualquier sustancia extraña que perciban sobre su piel. Por ello no debe contener componentes químicos que puedan resultar tóxicos. Se ha de tener especial cuidado con perros con el pelo corto y blanco, ya que son más propensos a insolarse.
  • En los casos de animales que disfrutan el agua, llevarlos a nadar con frecuencia, para mantenerlos frescos.
  • Mantenerlos, en los momentos de descanso, dentro de toldos, sombrillas o en espacios bajo sombra.
  • Es importante hidratar a nuestra mascota constantemente. Evitar alimentos con altos niveles de azúcar.
  • En lo posible, evita afeitar al animal antes de llevarlo al mar. Una de las funciones de la pelambre es proteger la piel de la exposición directa de los rayos del sol. Al reducirle su tamaño o eliminarlo, se está dejando al animal expuesto y desprotegido.

Normas de convivencia básica para llevar el perro a la playa

Más allá de los cuidados específicos que deben tomarse para el veraneo costero, no hay mucha diferencia entre las normas de convivencia a seguir al llevar el perro a la playa o a caminar en un parque cerca de casa:

  • El animal debe estar todo el tiempo controlado y tranquilo. Ha de estar bajo la constante supervisión de sus dueños. Cualquier infracción o molestia que cause en los alrededores o a otras personas, será responsabilidad única del propietario.
  • Recoger todos los excrementos. Para evitar inconvenientes con algunas personas que puedan sentirse incómodas con tener que compartir el espacio con un can.
  • Se debe portar la cartilla oficial de la mascota, en donde quede constancia que está al día con todas sus vacunas y tiene instalado el microchip de identificación.
  • Si el can está dentro de la controvertida categoría de Animales Potencialmente Peligrosos, debe permanecer todo el tiempo atado y con un bozal. En este caso, el dispositivo para el hocico ha de ser lo suficientemente grande como para permitirle jadear sin ninguna dificultad.
  • Jugar con pelotas es una de las actividades más divertidas para perros y humanos. Hay que hacerlo sin interferir con la tranquilidad de las demás personas.

Después de la playa

Después de una jornada larga de mucho sol, arena y mar, hay que duchar al animal con agua dulce. El salitre sobre la piel tiene de los canes tiene los mismos efectos negativos que sobre la piel humana: genera resequedad e irritación.