Playas y piscinas: la seguridad de tu perro

Cristina · 4 agosto, 2015

Estamos deseando que llegue el verano, el buen tiempo, los días más largos, las comidas más ligeras y sobre todo las vacaciones.

Muchos soñamos con volver a pisar la arena cálida de la playa para después zambullirnos en el mar. Para otros la opción es la piscina donde también podemos refrescarnos.

Si tienes una mascota y decides compartir este tipo de ocio con ella, debes tener en cuenta una serie de cuestiones para que la seguridad de tu perro esté siempre garantizada tanto en la playa como en la piscina.

Saber nadar fundamental para la seguridad de tu perro

vacaciones perro

Muchas personas creen que los perros saben nadar de forma instintiva. Esto se debe a que, cuando este tipo de animales caen al agua, sí son capaces de mover las patas por instinto, pero de ahí a saber nadar media un abismo.

Hay razas a las que, por naturaleza, se les da mejor la natación y otras a las que se les da muy mal e incluso son incapaces de aprender. Así que lo mejor es que compruebes si tu perro es de los que tienen facilidad para estar en el agua o de los que no.

Luego puedes ayudarle mediante juegos a que vaya tomando contacto con el agua, pero cuidando siempre de mantener la seguridad de tu perro. Una vez que tu mascota se sienta como pez en el agua ya puedes llevártelo a la piscina o a la playa.

La seguridad de tu perro en la piscina

Empezaremos por decir que si no dispones de tu propia piscina es complicado que tu perro pueda darse en baño. No conocemos muchas piscinas comunitarias o de un hotel que permitan que las mascotas se bañen.

No obstante, si eres uno de los afortunados que cuentan con piscina en propiedad, entonces sí es posible que tu perro se dé un chapuzón.

Ten en cuenta estos consejos para garantizar la seguridad de tu perro en la piscina:

  • Protegida. Es importante que tu perro solo tenga acceso a la piscina en tu presencia. Por dicho motivo lo más conveniente es que coloques un cerco alrededor de la piscina que tu mascota no pueda sobrepasar, ya que podría caer al agua y ahogarse.
  • Contigo. Por muy bien que sepa nadar tu perro no lo dejes nunca solo en la piscina.
  • Capacidad. Es bueno que compruebes la capacidad que tiene tu mascota para nadar, si consigue salir solo de la piscina o cuál es su resistencia.
  • Cloro. Mucho cuidado con el cloro que emplees en la piscina y el tiempo que tu perro pasa en ella. Sustancias químicas como esta y otras que utilices para mantener limpia el agua pueden dañar al animal.

La seguridad de tu perro en la playa

playa para perros

El principal problema que vamos a encontrarnos a la hora de ir con nuestro perro a la playa es que podamos acceder a ella con nuestra mascota. La mayoría tienen el acceso restringido, sobre todo en los meses de verano. Pero sí podemos encontrar algunas que lo permiten.

Una vez que des con la ideal para acudir con tu mascota, ten en cuenta estos consejos para garantizar la seguridad de tu perro en la playa:

  • Vigilancia. Como sucede en la piscina, no podemos perder de vista en ningún momento a nuestro amigo, no solo en el agua, también fuera de ella. Tienes que procurar que no cause ninguna molestia al resto de los bañistas.
  • Sol. Hay que intentar encontrar un lugar de sombra para que el perro se resguarde del sol para evitar que le cause daños. Sobre todo si tiene el pelo corto, puedes emplear un protector solar para proteger su piel de los malos efectos de los rayos solares.
  • Consulta en tu tienda veterinaria sobre cuál es la crema más adecuada.
  • Hidratación. Ofrece agua constantemente a tu animal para que no se deshidrate. Por supuesto, no permitas que beba el agua del mar, ya que podría ocasionarle diferentes problemas digestivos.
  • Higiene. Es fundamental que no permitas a tu mascota que haga sus necesidades en el agua ni en la arena. Para asegurarte de que no suceda, mantén sus rutinas en cuanto a paseos y permite que encuentre un lugar adecuado para defecar y orinar.
  • No te olvides de recoger sus excrementos como haces siempre.

Ir a la playa o a la piscina con tu mascota puede ser una experiencia muy agradable, pero no descuides jamás la seguridad de tu perro.