El ciclo vital en anfibios: claves para entenderlo

8 mayo, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
El ciclo de vida en anfibios es un proceso fascinante, caracterizado por enormes cambios durante la metamorfosis de los renacuajos en individuos adultos.

Todas las especies del planeta tenemos nuestro propio ciclo de vida, el cual refiere a las etapas o cambios que atraviesa un organismo desde el nacimiento hasta la muerte. Así, el ciclo de vida se repite y concatena cada nueva generación.

Es común observar que en las primeras etapas de la vida de numerosos organismos las crías conservan la morfología de sus progenitores. Progresivamente,  pasan por diversas fases de crecimiento hasta que están completamente desarrolladas.

Por contrario, otros animales como los escarabajos, las ranas y las mariposas pasan por un proceso llamado metamorfosis. La metamorfosis es una palabra que deriva del griego y significa transformación o cambio de forma.

Por tanto, en los animales que pasan por metamorfosis, las crías no se parecen a sus progenitores. En el proceso de la metamorfosis dos hormonas, la prolactina y la tiroxina, controlan la transformación de huevo a larva y a adulto. Si quieres conocer más sobre este fascinante proceso en anfibios, continúa leyendo.

La reproducción de los anfibios

En general, la temporada de reproducción de ranas y sapos ocurre durante la primavera en climas templados. En sitios de clima tropical ocurre durante la temporada de lluvias. Llegado el momento, las ranas macho emiten fuertes sonidos para atraer parejas. Los machos producen estas llamadas llenando un saco vocal con aire y moviéndolo hacia adelante y hacia atrás, creando un sonido parecido a un chirrido.

Al aparearse, la rana macho se aferra a la espalda de la hembra, enlazando sus patas delanteras alrededor de su cintura o cuello. Este abrazo se conoce como amplexo: su propósito es asegurar que el macho esté en la posición óptima para fertilizar los huevos de la hembra mientras los pone. Dependiendo de la especie, el amplexo puede durar de unos pocos minutos a días enteros.

Fertilización: el inicio del ciclo de vida de las ranas

La fertilización de los huevos ocurre externamente.  Una vez liberados los huevos en el agua por la hembra el macho vierte sus espermatozoides a medida que va ocurriendo el desove. El óvulo y el espermatozoide se fusionan para formar el óvulo fecundado o cigoto. Es una célula única que está destinada a convertirse en un nuevo ser.

El huevo fecundado: cuantos más, mejor

En muchas especies de anfibios, los adultos dejan que los huevos se desarrollen sin mayor cuidado una vez fecundados. Sin embargo, otras especies muestran diversos tipos de cuidado parental. Algunos anfibios tienen formas muy inusuales de cuidar a sus crías.

Los anfibios tienden a poner muchos huevos porque existen innumerables amenazas que dificultan la supervivencia de las larvas. El número de huevos que deposita una rana en un momento varía según la especie, pero más de 2.000 de una vez no es poco común.

Una puesta superficial de rana común sobre el agua.

El renacuajo o larva

Por lo general, tras 6-21 días después de ser fertilizado, el huevo eclosiona y un pequeño renacuajo se libera. El renacuajo toma como primer alimento los restos de su huevo. Por lo general, estas larvas se adhieren a las hierbas flotantes, y tras una semana comienzan a nadar y a alimentarse de algas. En esta etapa se consideran herbívoros.

En su estado larvario, los anfibios presentan branquias externas o internalizadas que les permiten realizar la respiración mediante intercambio gaseoso con el agua. El agua entra a través de la boca y sale por las hendiduras branquiales, donde se realiza el intercambio gaseoso gracias a los vasos capilares asociados a los filamentos que componen las branquias.

Renacuajo con patas

Después de aproximadamente 6 a 9 semanas, pequeñas piernas comienzan a brotar del cuerpo de la pequeña rana o sapo. La forma de la cabeza cambia y el cuerpo se alarga. En este momento los renacuajos pueden incluir elementos más grandes en su dieta, como insectos muertos e incluso plantas.

Se pueden notar pequeños abultamientos que darán lugar a las extremidades anteriores. Después de aproximadamente 9 semanas, el renacuajo se parece más a una pequeña rana con una cola muy larga. ¡Ahora está en camino de estar casi completamente desarrollado! A medida que continúa creciendo, las extremidades delanteras crecen y la cola se encoge.

Renacuajos acudiendo a la superficie.

El adulto completa el ciclo de vida: una bocanada a la vez

Aproximadamente a las 12 semanas de edad, las branquias y la cola del renacuajo se han absorbido completamente en el cuerpo. El cambio clave para aventurarse a tierra firme es perder las branquias y desarrollar pulmones.

Durante su etapa adulta, las ranas tienen dos pulmones y carecen de diafragma. Por tal razón, deben realizar movimientos convulsivos con la garganta para generar la entrada y salida de aire. También es importante apuntar que los anfibios presentan respiración cutánea.

La rana adulta crece y tras un tiempo de desarrollo terrestre se reproduce, comenzando el ciclo de vida nuevamente. Este apasionante proceso es complejo y delicado, y llama la atención por el cambio radical entre larvas y adultos.

  • Just, J. J., Gatz, R. N., & Crawford Jr, E. C. (1973). Changes in respiratory functions during metamorphosis of the bullfrog, Rana catesbeiana. Respiration physiology, 17(3), 276-282.
  • Pough, F. H., & Kamel, S. (1984). Post-metamorphic change in activity metabolism of anurans in relation to life history. Oecologia, 65(1), 138-144.
  • McIndoe, R., & Smith, D. G. (1984). Functional anatomy of the internal gills of the tadpole of Litoria ewingii (Anura, Hylidae). Zoomorphology104(5), 280-291.