10 causas de que los perros vomiten alimentos sin digerir

El vómito de los perros puede contener, de manera normal, alimento sin digerir. No obstante, existen algunas patologías que pueden llegar a propiciar esta situación.
10 causas de que los perros vomiten alimentos sin digerir
Cesar Paul Gonzalez Gonzalez

Escrito y verificado por el biólogo Cesar Paul Gonzalez Gonzalez.

Última actualización: 15 septiembre, 2022

El vómito en los perros es un mecanismo natural que permite evitar el consumo de alimentos dañinos para el organismo. Por lo común, es ocasionado por comida en mal estado, toxinas o alguna patología estomacal que impide la digestión. Si bien es cierto que en la mayoría de los casos esto no significa ningún riesgo para los perros, se debe estar atentos en caso de que vomiten alimentos sin digerir.

Aunque suene extraño, es normal que el vómito canino presente alimentos sin digerir, ya que su tiempo en el estómago no siempre es suficiente para disolver la comida. Sin embargo, también es probable que el estómago sufra de algún tipo de problema que le impida procesar el alimento. Sigue leyendo este espacio y descubre algunas de las razones de que los perros vomiten alimentos.

Vómito o regurgitación

Antes de ahondar en el tema, es crucial comprender que existe una gran diferencia entre el vómito y la regurgitación. Por un lado, mientras el vómito emite alimento parcial o totalmente digerido, la regurgitación saca alimento sin digerir.

Esto significa que durante la regurgitación, la comida nunca llega al estómago, sino que se queda en las primeras partes del tubo digestivo (faringe o esófago). Debido a que nunca toca el ácido estomacal, el alimento sale casi íntegro o en forma de bolo alimenticio. Lo normal es que la regurgitación ocurra unos minutos después de la ingesta de alimentos, pues de lo contrario, la comida llegaría al estómago.

Por el contrario, el vómito saca parte del contenido gástrico al exterior. En consecuencia, se pueden observar diferentes fragmentos de comida digerida, aunque también algunos trozos sin digerir. Como se puede intuir, el vómito puede suscitarse varios minutos u horas después de la ingesta de alimentos. Gracias a ello, la comida tiene tiempo para llegar al estómago y comenzar el proceso de digestión.

¿Por qué los perros vomitan alimentos sin digerir?

De manera normal, el perro tarda entre 2 y 5 horas para digerir casi por completo sus alimentos del día. Sin embargo, varios problemas estomacales son capaces de retardar el proceso de digestión y evitar que la comida se desintegre. Por lo tanto, el can podría vomitar alimentos sin digerir 6 u 8 horas después de ingerir su alimento.

En pocas palabras, el simple hecho de que los perros vomiten alimentos sin digerir es un posible indicio de que algo no está bien en su sistema digestivo. Algunas de las causas más frecuentes por las que esto sucede son los siguientes.

1. Malestar estomacal (indigestión)

Esto puede ser provocado por consumir mucha comida, por comer pequeñas cantidades de alimentos prohibidos o por ingerir objetos extraños. Debido a que el estómago es incapaz de procesar todo su contenido, el proceso de digestión se demora. Además, el cuerpo podría propiciar el vómito como una forma de aligerar la carga del sistema digestivo.

2. Hipersensibilidad alimentaria

Los perros pueden tener una reacción de hipersensibilidad a ciertos alimentos frescos, como la carne, las verduras o algunas frutas. En consecuencia, cuando son consumidos, el sistema gastrointestinal de la mascota podría retrasarse y reducir su motilidad. Asimismo, se incentivará el vómito como una forma de sacar la comida que provoque la hipersensibilidad.

Este tipo de problemas es ocasionado por una sobrerreacción del sistema inmune ante las proteínas extrañas. De hecho, es muy similar a una reacción alérgica, solo que con síntomas leves que se solucionan en cuanto el alimento abandona el cuerpo del can.

3. Reflujo

Al igual que sucede en los humanos, diferentes padecimientos estomacales en el can podrían ocasionar que parte del contenido estomacal regrese a la boca en forma de reflujo. Si bien es cierto que esto no es suficiente para ocasionar el vómito, la irritación constante provocada por el ácido predispone a la mascota a vomitar. Por lo tanto, se impide que termine la digestión y es más probable que aparezcan alimentos sin digerir.

4. Enfermedad inflamatoria intestinal

Aunque es poco frecuente, el vómito con alimentos sin digerir en los perros podría ser ocasionado por el síndrome de la enfermedad inflamatoria intestinal. Como su nombre lo dice, es una condición en la que el intestino se irrita de manera constante, lo que interfiere en los procesos de digestión y absorción de nutrientes. En consecuencia, los perros tienden a vomitar poco después de alimentarse.

5. Megaesófago

El megaesófago es una condición en la que las paredes del esófago se debilitan y se agrandan. Por lo tanto, se genera una especie de “bolsa” que atrapa algunos alimentos y líquidos durante su ingesta, los cuales no llegan al estómago y se mantienen en este espacio hasta que se regurgitan. Contrario a la regurgitación normal, en estos casos los alimentos podrían demorar varias horas en ser expulsados.

6. Problemas en la laringe o el esófago

A pesar de que el megaesófago es el problema más conocido que afecta el esófago, no es el único. Otras patologías como la miastenia gravis o la polineuropatía por parálisis laríngea pueden fomentar la regurgitación de los alimentos. Si bien esto no ocasiona vómito como tal, la mayoría de los tutores podrían confundirlo.

7. Problemas en el páncreas

La inflamación del páncreas también puede desencadenar la presencia de vómitos poco tiempo después de ingerir los alimentos. Cabe resaltar que el páncreas es uno de los encargados de la producción del ácido estomacal, por lo que cualquier afección en este órgano produce problemas en la digestión.

8. Bloqueo intestinal

El bloqueo u obstrucción intestinal es un problema serio en el que el intestino de los perros impide el paso de los alimentos. En consecuencia, el estómago es incapaz de vaciar su contenido, de manera que se produce una acumulación y un retardo en la digestión. Conforme esta condición se agrave, el cuerpo del can comenzará a incitar el vómito para liberar espacio, el cual contendrá varios alimentos sin digerir.

9. Hipomotilidad intestinal

Se conoce como hipomotilidad intestinal a la condición que ocasiona un tránsito lento en el sistema digestivo del can. Por lo tanto, el estómago tiene serias dificultades para vaciar su contenido, de manera que se propician los vómitos en un intento para liberar espacio. Claro está, debido a que el proceso digestivo es lento, lo que vomiten los perros contendrá varios fragmentos de alimentos sin digerir.

10. Problemas de estrés

Al igual que en los humanos, algunas emociones fuertes podrían ocasionar que el estómago del can expulse su contenido. En el caso de los perros, el estrés es uno de los problemas más habituales, así que es normal que este sea el desencadenante de los vómitos. Eso sí, no siempre se observan fragmentos de alimentos sin digerir.

Un perro en estado de estrés mirando a la cámara.

Como te puedes imaginar, estas son solo algunas de las causas más usuales que pueden provocar que los perros vomiten alimento sin digerir. Si bien no todas constituyen un riesgo inmediato para su salud, es importante detectar su origen para atenderlo lo antes posible. Recuerda que su bienestar depende por completo de ti, así que ofréceles la atención profesional que requieren.

Te podría interesar...
16 síntomas de enfermedad en perros
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
16 síntomas de enfermedad en perros

Todo tutor debe conocer los síntomas de enfermedad en perros, pues solo así se podrá evitar que una patología se cronifique.



  • Martín, F. M. (2012). Megaesófago en la especie canina: abordaje según los principios de la Medicina Veterinaria Tradicional China y la acupuntura. Revista Internacional de Acupuntura, 6(4), 158-161.
  • Souza Heguaburu, M. I. D., & Fernández Túmolo, F. V. (2015). Megaesófago en un canino por miastenia gravis.
  • Jergens, A. E., & Simpson, K. W. (2012). Inflammatory bowel disease in veterinary medicine. Frontiers in Bioscience-Elite, 4(4), 1404-1419.
  • Rodríguez-Alarcón, C. A. (2018). Gastroenterología ii cavidad oral, esófago, hígado y páncreas. Enfermedades no dentales de la cavidad oral. Instituto de Ciencias Biomédicas.
  • Rodríguez-Alarcón, C. A. (2018). Enfermedades médicas del esófago. Instituto de Ciencias Biomédicas.