Características del spitz japonés

Yamila · 11 abril, 2019
Los orígenes del Spitz japonés se remontan a hace más de dos siglos; en la actualidad este can de manto blanco, orejas puntiagudas y cola enrollada es de las más populares del mundo

Conocido por su pelaje ‘esponjoso’ de color blanco, sus orejas puntiagudas y su cola enrollada, el spitz japonés es una de las razas más populares de los últimos tiempos. Aprende todo sobre él en este artículo.

Historia del spitz japonés

Podría decirse que es una raza moderna, ya que los orígenes –aunque no son del todo claros– se remontan a los años 20 del siglo pasado. Sin embargo, algunas teorías afirman que el spitz japonés antiguo llegó a tierras niponas en el año 400 a.C. mediante comerciantes marinos.

Es probable, eso sí, que sea un descendiente del Samoyedo, un raza de origen ruso, y que tenga como antepasado al spitz alemán gigante.

Es un perro bastante ‘local’, ya que tardó bastante en salir de Japón hacia otras latitudes. Hoy en día su pureza se debe, en parte, a ello, lo que le ha permitido ser aceptado en la mayoría de los clubes caninos. El American Kennel Club es una excepción, debido a que afirman que es una subespecie del Pomerania.

Características físicas

De tamaño mediano, el spitz japonés mide alrededor de 35 centímetros y pesa unos 10 kilos. Su cabeza es ancha y redonda, tiene hocico fino con trufa negra, ojos oscuros y orejas pequeñas y muy puntigudas. Llama la atención su cola, la cual crece de forma arrollada hacia arriba. Es decir, que se apoya en la espalda, y está cubierta de pelo.

Spitz japonés: características

Su principal característica está relacionada con el color de su manto, que es completamente blanco. El pelaje de la raza es denso, esponjoso y liso. Además, merece la pena destacar otra particularidad: es de doble capa. La interna es más corta y, junto a la externa, puede soportar las bajas temperaturas y la nieve.

Según el lugar donde viva, el spitz japonés puede presentar varias mudas estacionales de pelo, principalmente en otoño y primavera. Además, tiene otras mudas relacionadas a la edad: la primera es a los cinco meses, mientras que la segunda es al año. Las hembras pueden desprender más pelo por los cambios hormonales que se desarrollan por el celo, la gestación o la lactancia.

Temperamento del spitz japonés

Se trata de un perro muy inteligente, activo y leal… Siempre está pendiente de lo que su dueño necesita. A su vez, se adapta a cualquier entorno familiar y de espacio. Por eso, es considerada como una mascota excelente.

Como si eso no fuese suficiente, se lleva muy bien con los niños y con otras mascotas, incluso de otras especies. Aunque en ocasiones puede ser algo dominante y generar conflictos con otros perros.

Spitz japonés: temperamento

Le encanta correr y es un excelente atleta; suele ser elegido como raza para practicar deportes como el agility.

Cuidados del spitz japonés

El principal cuidado del spitz japonés tiene que ver con su pelaje, el cual es propenso a los nudos o a que se le adhiera la suciedad, sobre todo si sale a pasear por el parque. Si no se lo cepilla varias veces a la semana, se enredará y no presentará esa característica ‘esponjosa’.

En cuánto a la actividad física, el spitz de Japón necesita poco ejercicio, pero de cierta intensidad. Por ejemplo, salir a correr unos minutos cada día.

Se trata de un perro bastante saludable, que debido a su pureza de raza no presenta enfermedades hereditarias de consideración. Hay que tener cuidado porque es algo propenso a la luxación de rótula en caso de ejercitarse demasiado.

Si quieres adoptar un perro de porte majestuoso, que llame la atención debido a su belleza, que le guste hacer ejercicio y le encante acompañarte a donde vayas, el spitz japonés es ideal para ti. ¡Solo asegúrate de mantenerle el pelo en buenas condiciones todo el tiempo!

  • Atencia-Fernandez, S., Shiel, R. E., Mooney, C. T., & Nolan, C. M. (2015). Muscular dystrophy in the Japanese Spitz: An inversion disrupts the DMD and RPGR genes. Animal Genetics. https://doi.org/10.1111/age.12266