Hacer ejercicio junto con tu mascota

Igual que ocurre con las personas, los perros pueden ganar peso fácilmente y perder tono muscular si no hacen ejercicio, por lo que incluir a las mascotas en el ejercicio diario de los dueños es una buena forma de ayudarlo a mantenerse sano. Además, puede ser causa de motivación para el dueño, puesto que esta actividad obliga a la creación de un horario en el que el can depende del humano para hacer ejercicio y mantenerse constante. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el perro no va a decirle al dueño con claridad si está cansado o si la actividad física está siendo demasiado para él, por lo que si quiere hacer ejercicio con su pequeño amigo, el dueño deberá aprender a identificar las señales de agotamiento en su mascota.

¿Qué deporte escoger?

Lo primero que se debe hacer es decidir el tipo de deporte a realizar con el compañero canino. Trotar y caminar son los ejercicios más comunes, hay muchas otras posibilidades. Algunas de ellas pueden usarse para variar la rutina y evitar el aburrimiento por ambas partes. Además, la variedad en el ejercicio, asegura que el can no fuerce sus músculos. Entre las rutinas que humanos y animales pueden realizar juntos están: trotar, correr, caminar, nadar, agilidad, ciclismo, patinar, esquiar, doga o juegos para perros.

Trotar, correr o caminar funciona bien tanto para animales como para personas, aunque hay algunas razas más aptas para realizar estos ejercicios que otras. Los canes con complexión delgada, el pecho y el hocico largos, tienen mayor resistencia y pueden alcanzar más velocidad que otros perros. Es importante no empezar a correr con el perro hasta que su esqueleto haya madurado, o podría tener problemas en su desarrollo.

Nadar es un ejercicio excelente para los perros, especialmente si tienen problemas en las articulaciones, y en humanos es muy bueno para la espalda. Claro que es importante mantener cierta vigilancia con nuestro pequeño amigo mientras está en el agua, no sea que tenga problemas, lo que puede impedir que el dueño nade todo lo que le gustaría. Si un perro no se siente cómodo en el agua, no es conveniente meterlo a la fuerza, es mejor seleccionar otro ejercicio.

canicross

La agilidad puede ejercitarse con un recorrido de obstáculos (vallas, túneles, cuerdas, etc…) para que el perro pueda correr, saltar y arrastrarse. Estos ejercicios le fuerzan a ejercitar diferentes músculos y a ejercitar su cerebro. Y el dueño debe seguirle el paso.

Otra opción es un paseo tranquilo en bicicleta. El perro deberá caminar más rápido de lo normal o incluso correr y gastará buena parte de su energía. El dueño deberá mantener cierta vigilancia sobre su perro durante todo el viaje, puesto que el can gastará más energía que él y éste debe reconocer cuando su mascota está cansada.

Patinar y esquiar son dos deportes que solo los patinadores y esquiadores experimentados deberán realizar con sus mascotas. El perro debe seguir el ritmo de sus amos corriendo, mientras ellos esquían o patinan, pero debe de estar muy bien educado y ser muy obediente para que no tumbe a la persona.

El doga es una mezcla entre dog y yoga. Vamos, que es hacer yoga con el perro. Es un entrenamiento tranquilo y existen clases dadas por expertos. Claro que si no exista esta actividad por tu zona, siempre puedes seguir instrucciones en internet.

Los juegos son también una forma excelente de que un perro haga ejercicio. Además aumentan su socialización.

¿Cómo puedo saber si mi perro está cansado?

ejercicio perro

Si un perro está haciendo ejercicio y de repente se queda atrás, se sienta, se tumba o simplemente se para, puede que no sea señal de terquedad, sino simplemente sea que esté cansado. Para el ejercicio y realízalo de nuevo todos los días tratando de aumentar el tiempo poco a poco para aumentar su resistencia. Además, cualquier señal de cojera es señal de alarma. Si esto ocurre se debe parar el ejercicio y llevar al perro al veterinario.

Cualquier perro que vaya a practicar algún deporte, debe someterse a un chequeo con el veterinario, para que el dueño se asegure de que está en buenas condiciones de salud. Antes de que tu mascota corra con su dueño, deberá ser capaz de caminar entre 30 y 60 minutos sin cansarse. Un perro en forma, suele ser capaz de correr entre 5 y 10 km con su amo. Si un dueño está planteándose correr una distancia más larga con su perro, deberá consultar con su veterinario.